LU­CHA CON­TRA EL DES­TINO

Hay cos­tum­bres que se han ido per­dien­do, ade­más de un fac­tor cla­ve de iden­ti­dad: la lengua

El Sol de Tijuana - - Nacional Nternacional - POR REY­NA GÁ­MEZ

Los Tohono O’od­ham, asen­ta­dos en So­no­ra y Ari­zo­na, lu­chan por pre­ser­var su iden­ti­dad me­dian­te la con­ser­va­ción de su lengua y cos­tum­bres: la sal­va­guar­da de sus tra­di­cio­nes son el ca­mino ha­cia la pos­te­ri­dad, para evi­tar ser ol­vi­da­dos

SO­NOY­TA, Son.- Asen­ta­dos en el nor­te de Mé­xi­co y el sur de Es­ta­dos Uni­dos, los Tohono O’od­ham se en­cuen­tran lu­chan­do no so­lo con­tra la di­vi­sión an­te la po­si­ble cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo, sino por pre­ser­var su lengua y tra­di­cio­nes.

Las dan­zas, le­yen­das y el idio­ma son par­te de la iden­ti­dad de es­ta et­nia que se en­cuen­tra asen­ta­da ma­yor­men­te en el es­ta­do de Ari­zo­na, Es­ta­dos Uni­dos.

De­bi­do a es­ta se­pa­ra­ción de na­cio­nes hay cos­tum­bres que se han ido per­dien­do y en Mé­xi­co son po­cos los que per­ma­ne­cen en sus co­mu­ni­da­des de ori­gen por la mi­gra­ción que se ha pre­sen­ta­do por la fal­ta de tra­ba­jo.

Ac­tual­men­te vi­ven de ma­ne­ra dis­per­sa en los mu­ni­ci­pios de Puer­to Pe­ñas­co, Plu­tar­co Elías Ca­lles, Al­tar, Pi­ti­qui­to, Sá­ric, Ca­bor­ca y Mag­da­le­na, por lo que no exis­te un cen­so exac­to de las per­so­nas que ha­bi­tan en So­no­ra.

Doraly Velazco León, ade­más de ser la directora de la pri­ma­ria Tri­bu Pá­pa­go, tam­bién es lí­der de la co­mu­ni­dad y busca sal­va­guar­dar la lengua, dan­zas y tra­di­cio­nes. “Qui­to­vac es una co­mu­ni­dad que se con­si­de­ra el cen­tro de la cul­tu­ra, es un lu­gar de re­fe­ren­cia en cuan­to a tra­di­cio­nes de los Tohono O’od­ham”, co­men­tó.

Ade­más de ser in­te­gran­te del gru­po de mu­je­res que par­ti­ci­pa en la tra­di­cio­nal dan­za cel­ko­na, en­se­ña a los ni­ños la lengua na­ti­va y ha in­du­ci­do a sus hi­jos para par­ti­ci­par en la pas­co­la pues con­si­de­ra que es una ma­ne­ra de apro­piar­se de la cul­tu­ra.

“No so­lo es de­cir soy Tohono O’od­ham, tam­bién hay que co­no­cer su cul­tu­ra; si no tie­nes eso, no tie­nes na­da”, ex­pre­só.

El prin­ci­pal pro­ble­ma para trans­mi­tir la cul­tu­ra es el co­no­ci­mien­to, in­di­có, de­bi­do a que és­te no fue he­re­da­do de pa­dres a hi­jos y se ha te­ni­do que in­ves­ti­gar. “Do­ra la ex­plo­ra­do­ra les en­se­ña a los ni­ños a con­tar en in­glés, y yo ha­go que se apren­dan los nú­me­ros en su lengua”.

Por su par­te, Ali­cia Chuhuhua, go­ber­na­do­ra Tohono O’od­ham de Ca­bor­ca, ase­gu­ró que de­bi­do a los es­par­ci­mien­tos que se han pre­sen­ta­do en la et­nia la lengua se es­tá per­dien­do Ca­be des­ta­car que la mi­gra­ción, di­jo, no so­lo se ha lle­va­do a los jó­ve­nes que no en­cuen­tran un lu­gar don­de tra­ba­jar, sino tam­bién su lengua. Ac­tual­men­te so­lo hay tres jó­ve­nes en edad la­bo­ral que no se han ido a tra­ba­jar a Es­ta­dos Uni­dos, So­noy­ta o Puer­to Pe­ñas­co, y que vi­ven en las co­mu­ni­da­des del Cu­ma­ri­to y el Ba­jío.

Ase­gu­ró no sa­ber exac­ta­men­te qué pa­sa, pues an­te­rior­men­te quie­nes sa­lían de sus co­mu­ni­da­des se­guían co­mu­ni­cán­do­se con su len­gua­je na­ti­va, tal co­mo es su ca­so, pues es de las po­cas per­so­nas que aún la ha­bla.

Al res­pec­to, el in­ves­ti­ga­dor so­cial del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH), Ser­gio Ale­jan­dro Agui­lar Zeleny, in­di­có que en el la­do me­xi­cano es­tá en ries­go de per­der­se la dan­za pas­co­la Tohono O´od­ham por­que no hay mú­si­cos en So­no­ra; hay dan­zan­tes jó­ve­nes, pe­ro no hay mú­si­cos, ellos es­tán del la­do es­ta­dou­ni­den­se.

FAL­TA DE APO­YOS

El Coor­di­na­dor Ge­ne­ral de la Co­mi­sión Es­ta­tal para el De­sa­rro­llo de los Pue­blos y Co­mu­ni­da­des In­dí­ge­nas (CEDIS), Jo­sé An­to­nio Cruz Casas, ase­gu­ró que hay di­ver­sos ti­pos de pro­gra­mas de ayu­da, pe­ro que son las be­cas las más so­li­ci­ta­das. Acep­tó que los pá­pa­gos son una de las et­nias que re­ci­ben me­nos apo­yos de­bi­do a que no se en­cuen­tran de ma­ne­ra con­jun­ta, ra­zón por la cual tam­po­co se tiene un cen­so exac­to de los des­cen­dien­tes que aún vi­ven en Mé­xi­co. Di­jo que son al­re­de­dor de mil y mil 200 Toho­nos, pe­ro se des­co­no­ce la ci­fra exac­ta.

“Es una ét­nia muy dis­gre­ga­da, es­tán en Ca­bor­ca, Al­tar, So­noy­ta, Pi­ti­qui­to, in­clu­si­ve Pe­ñas­co, por lo que es un po­co di­fí­cil te­ner­los iden­ti­fi­ca­dos en la zo­na en la que vi­ven. Sí es­ta­ban iden­ti­fi­ca­dos cuan­do vi­vían en sus lu­ga­res de ori­gen, pe­ro por cues­tio­nes de seguridad tu­vie­ron que emi­grar, en­ton­ces nos es com­pli­ca­do te­ner en fí­si­co des­cen­dien­tes ori­gi­na­rios”, ex­pre­só.

ILUS­TRA­CIÓN: ALE­JAN­DRO OYER­VI­DES FO­TOS: SER­GIO GÓ­MEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.