Una bom­ba de tiem­po, al­gu­nas cons­truc­cio­nes

El Sol de Tijuana - - Local - JUAN MIGUEL HER­NÁN­DEZ

Ti­jua­na.- Ti­jua­na lle­gó a su lí­mi­te de cre­ci­mien­to. El he­cho de que si­gan las cons­truc­cio­nes en gran par­te de la ciu­dad es una bom­ba de tiem­po pa­ra las fa­mi­lias que ha­bi­ten esas vi­vien­das.

Lo an­te­rior lo plan­teó el in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y de Edu­ca­ción Su­pe­rior de En­se­na­da (Ci­ce­se), Luis Mendoza Gar­ci­la­zo, quien ex­pu­so que an­tes de ini­ciar cual­quier edi­fi­ca­ción se de­ben rea­li­zar los es­tu­dios per­ti­nen­tes pa­ra des­car­tar cual­quier riesgo.

“En al­gu­nas zo­nas lle­gó al lí­mi­te, la den­si­dad de la po­bla­ción es­tá al má­xi­mo. Se­rá di­fí­cil mo­ver a la gen­te, pe­ro sí dar­les a co­no­cer el lí­mi­te en el que es­tán cons­tru­yen­do sus vi­vien­das pa­ra que se­pan que sus vi­vien­das se pue­den ve­nir aba­jo por ac­ción de la gra­ve­dad del pe­so”, ex­pli­có.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que en el área de Va­lle de las Pal­mas no se ha de­tec­ta­do has­ta el mo­men­to que ha­ya ma­te­rial sua­ve geo­ló­gi­co, lo que se­ría una opor­tu­ni­dad pa­ra con­ti­nuar con el cre­ci­mien­to de la ciu­dad en esa área.

“En las áreas po­ten­cia­les de des­li­za­mien­tos ya es­tán ha­bi­ta­das; to­dos los lo­me­ríos, Me­sa de Otay. Te­ne­mos una idea de dón­de es la prio­ri­dad de que se dé el fe­nó­meno de des­li­za­mien­tos; que es don­de hay cier­ta geo­lo­gía, ca­ño­nes, en­ton­ces te­ne­mos que ana­li­zar con ma­yor de­ta­lle pa­ra evi­tar ries­gos”, ex­pu­so.

Mendoza Gar­ci­la­zo atri­bu­yó los des­li­za­mien­tos ocu­rri­dos los úl­ti­mos dos años y que han de­ja­do dam­ni­fi­ca­das a más de 200 fa­mi­lias a cau­sas na­tu­ra­les y ma­las ac­cio­nes de cons­truc­to­ras.

“El ori­gen de la cau­sa es el ti­po de sue­lo de cier­tas áreas de Ti­jua­na, to­dos los ma­te­ria­les geo­ló­gi­cos. En al­gu­nos si­tios los blo­ques es­tán in­cli­na­dos a fa­vor de la gra­ve­dad, hay con­di­cio­nes na­tu­ra­les que la ha­cen sus­cep­ti­ble al fe­nó­meno, si a ellos le su­mas el fac­tor urbano, el fac­tor po­bla­cio­nal, ca­da uno va res­pon­dien­do a di­fe­ren­tes cau­sas; en al­gu­nos si­tios domina más lo na­tu­ral, en otros he­chos ci­vi­les, co­mo cor­tes, ex­ce­so de pe­so. Ca­da uno tie­ne di­fe­ren­tes cau­sas”, apun­tó.

Ra­món Hur­ta­dos

En al­gu­nas zo­nas se lle­gó al lí­mi­te de la cons­truc­ción; la den­si­dad de la po­bla­ción es­tá al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.