Fin de la gue­rra en Si­ria no sig­ni­fi­ca paz

To­das las mi­li­cias par­ti­ci­pan­tes con­ser­van in­fluen­cia y con­tro­lan te­rri­to­rio que re­sul­ta­rán de­ci­si­vos a la ho­ra fi­nal

El Sol de Tlaxcala - - Mundo - CARLOS SIULA

PA­RÍS, Fran­cia. La in­mi­nen­te ca­pi­tu­la­ción del gru­po yiha

dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) pon­drá pun­to fi­nal a las hos­ti­li­da­des a sie­te años de gue­rra en Si­ria. Pe­ro el ce­se de los com­ba­tes no sig­ni­fi­ca­rá -ni mu­cho me­nos- el re­torno a la paz. El país pa­re­ce con­de­na­do a trans­for­mar­se en es­ce­na­rio de una nue­va lu­cha de in­fluen­cias en­tre las po­ten­cias que des­pe­da­za­ron al po­der y que aho­ra se pre­pa­ran a ca­pi­ta­li­zar los di­vi­den­dos del apo­yo que le brin­da­ron a Bas­har al As­sad pa­ra que pu­die­ra man­te­ner­se en el po­der.

En el tea­tro de som­bras que se per­ci­be de­trás de los cam­pos de ba­ta­lla se adi­vi­na la pre­sen­cia de los gran­des ac­to­res mun­dia­les que gra­vi­ta­ron en el con­flic­to.

EU, Ru­sia, Is­rael, Irán, Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta, Qa­tar, los kur­dos y las múl­ti­ples mi­li­cias chií­tas que or­bi­tan en torno del gru­po proira­ní Hez­bo­lá -es de­cir to­dos los que tu­vie­ron un pro­ta­go­nis­mo esen­cial en la gue­rra- con­ser­van in­fluen­cia y con­tro­lan te­rri­to­rio que re­sul­ta­rán de­ci­si­vos a la ho­ra de las de­ci­sio­nes cru­cia­les. Un com­po­nen­te ca­pi­tal del nue­vo puzz­le es la pres­cin­den­cia del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí Ne­tan­yahu quien di­ce no te­ner ob­je­cio­nes a la per­ma­nen­cia de As­sad en el po­der, só­lo que man­ten­ga a Hez­bo­lá y las otras mi­li­cias chií­tas a más de 50 km de la fron­te­ra con Is­rael. Es­to im­pli­ca­ría tam­bién a las fuer­zas ira­níes y alia­dos

Ex­per­tos sos­pe­chan que el ob­je­ti­vo a lar­go pla­zo es la crea­ción de una en­ti­dad chií­ta in­de­pen­dien­te. Esa pers­pec­ti­va re­sul­ta in­con­ce­bi­ble no so­lo pa­ra Is­rael, EU y los kur­dos, sino tam­bién pa­ra los paí­ses su­ni­tas de la re­gión co­mo Irak, Tur­quía, Ara­bia Sau­di­ta y Qa­tar, que te­men una even­tual “ex­pan­sión chií­ta”, guia­da por Irán.

El pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan, por su par­te, as­pi­ra a con­ser­var una pre­sen­cia tur­ca en el nor­te de Si­ria pa­ra pro­te­ger a las fuer­zas de opo­si­ción a As­sad y man­te­ner ba­jo con­trol a los kur­dos.

La mu­ti­la­ción de al­gu­nas por­cio­nes de te­rri­to­rio no es el úni­co pe­li­gro que ace­cha al ré­gi­men. Aun­que lo­gre man­te­ner­se en pie, As­sad ja­más po­drá re­cu­pe­rar la au­to­ri­dad que te­nía an­tes del es­ta­lli­do de 2011 por­que 7 años de gue­rra ge­ne­ra­ron la emer­gen­cia de au­tén­ti­cos se­ño­res de la

gue­rra que sal­va­ron al ré­gi­men y que aho­ra as­pi­ran a com­par­tir el po­der.

/REUTERS

pe­lean en Si­ria, co­mo Is­rael en los Al­tos de Go­lan, o Tur­quía en las in­me­dia­cio­nes de la ciu­dad de Afrín Di­ver­sas fuer­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.