Eva­lua­ción edu­ca­ti­va

El Sol de Tlaxcala - - Local - A Ar­tu­ro Duen To­rres

An­te la vir­tual, to­da­vía, des­apa­ri­ción del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción Edu­ca­ti­va (INEE), se han ge­ne­ra­do múl­ti­ples pos­tu­ras al res­pec­to, po­la­ri­zan­do las tendencias, así co­mo la evi­den­te sus­ti­tu­ción de los in­tere­ses co­lec­ti­vos por los par­ti­cu­la­res; sin du­da tam­bién, ba­san­do esos in­tere­ses en los pa­pe­les de los ac­to­res prin­ci­pa­les en es­te pro­ce­so de eva­lua­ción de to­do un sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Des­de lue­go, en su de­fen­sa han sur­gi­do opi­nio­nes de aca­dé­mi­cos e in­ves­ti­ga­do­res de uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción del país, ba­jo el ar­gu­men­to de for­ta­le­cer las ta­reas del INEE en lu­gar de ex­tin­guir­las; en ese acuer­do pa­re­ce sos­te­ner­se la te­sis so­bre la im­por­tan­cia de con­tar con evi­den­cias per­fec­ta­men­te de­fi­ni­das pa­ra orien­tar las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas y con­du­cir­las a esa as­pi­ra­ción le­gí­ti­ma lla­ma­da edu­ca­ción de ca­li­dad.

Sin em­bar­go, co­mo si fue­se una con­tra­dic­ción, tam­bién ex­pre­san la ne­ce­si­dad de re­plan­tear sus fun­cio­nes, se atien­da un di­se­ño de go­bierno más abier­to, se es­cu­chen vo­ces di­ver­sas y se pro­pon­ga un plan de aus­te­ri­dad en tér­mi­nos de los sa­la­rios de los al­tos man­dos; de igual ma­ne­ra, su­gie­ren, de­be­rán es­ta­ble­cer­se cri­te­rios de in­for­ma­ción de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por los maes­tros y las es­cue­las. En es­te sen­ti­do, la pro­pues­ta, así lo pa­re­ce, de­fien­de una ins­ti­tu­ción al mis­mo tiem­po de cues­tio­nar­la en sus pro­ce­sos.

En una úl­ti­ma par­te, al re­fe­rir­se a la eva­lua­ción do­cen­te, le atri­bu­yen al INEE, eso lo tie­ne por pro­pia na­tu­ra­le­za, la ca­pa­ci­dad pa­ra de­ter­mi­nar o es­ta­ble­cer los cri­te­rios téc­ni­cos pa­ra el di­se­ño y la ca­li­fi­ca­ción de las eva­lua­cio­nes que apli­can las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas, pri­vi­le­gian­do el dia­lo­go ra­zo­na­do y el con­tras­te de las ideas in­for­ma­das; en es­te sen­ti­do, se en­ten­dió co­mo la de­fen­sa de los de­re­chos la­bo­ra­les de los maes­tros tras­to­ca­dos por la re­for­ma edu­ca­ti­va, de­fen­dien­do tam­bién a la edu­ca­ción pú­bli­ca co­mo la vía pa­ra cons­truir un país más justo e igua­li­ta­rio, sien­do es­to un le­ga­do que to­dos de­be­mos cui­dar con la ra­zón y el en­ten­di­mien­to. Na­da nue­vo pue­de apre­ciar­se, so­lo el cui­da­do de no opo­ner­se a las de­ci­sio­nes del pró­xi­mo go­bierno.

Des­de otra pers­pec­ti­va, las de­cla­ra­cio­nes he­chas dis­cur­so pa­re­cen de­fen­der las cau­sas de los maes­tros, so­li­ci­tan­do al Con­gre­so la des­apa­ri­ción del mul­ti­ci­ta­do Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Eva­lua­ción de la Edu­ca­ción, así co­mo la po­si­bi­li­dad de re­ver­tir to­do lo pu­ni­ti­vo de la re­for­ma edu­ca­ti­va, aun­que sin te­ner mu­cha cla­ri­dad en las pro­pues­tas; en es­te sen­ti­do, pue­de apre­ciar­se un in­te­rés más po­lí­ti­co que aca­dé­mi­co, en lo ge­ne­ral de lo edu­ca­ti­vo, pues pa­re­cie­ra exis­tir in­sis­ten­cia en los tér­mi­nos la­bo­ra­les sin con­si­de­rar, co­mo de­bie­ra ha­cer­se, en la edu­ca­ción en sí mis­ma; esa pu­die­ra ser una de las for­ta­le­zas del cam­bio en la fu­tu­ra ad­mi­nis­tra­ción gu­ber­na­men­tal, es de­cir, aco­tar ca­da uno de las par­tes y aten­der las ne­ce­si­da­des co­rres­pon­dien­tes; en es­te sen­ti­do, la eva­lua­ción no es so­lo pa­ra los maes­tros, sino de to­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal.

De ahí la im­por­tan­cia de de­li­mi­tar con mu­cha pre­ci­sión pa­ra no in­cu­rrir en in­va­sión de con­tex­tos, de­be ser im­por­tan­te se­pa­rar ca­da una de las par­tes que in­te­gran el pro­ce­so, o los pro­ce­sos, de eva­lua­ción; co­mo el pri­mer sín­to­ma de aten­ción, par­ti­cu­la­ri­zan­do sus ele­men­tos con el áni­mo de re­sol­ver sus pro­ble­mas; por ello, co­mo si fue­ra el pri­mer ele­men­to so­me­ti­do al pro­ce­so, de­ja­ría­mos a los do­cen­tes en el aná­li­sis pri­ma­rio de su desem­pe­ño; otor­gán­do­le, de acuer­do a su ca­pa­ci­da­des, las opor­tu­ni­da­des res­pec­ti­vas en los ni­ve­les es­ca­la­fo­na­rios; di­cho de otra ma­ne­ra, a ma­yor pre­pa­ra­ción y desem­pe­ño, me­jo­res es­pa­cios la­bo­ra­les así co­mo me­jo­res sa­la­rios.

Con es­te plan­tea­mien­to se pre­su­po­ne, una mi­nu­cio­sa re­vi­sión a los re­gla­men­tos que nor­man la Ley Ge­ne­ral del Ser­vi­cio Pro­fe­sio­nal Do­cen­te y, por su­pues­to, a to­dos los pro­ce­sos de eva­lua­ción del desem­pe­ño; in­clu­yén­do­se lo re­la­cio­na­do al in­gre­so a es­te ser­vi­cio. Con­si­de­ran­do, por quie­nes de­fi­nen los me­ca­nis­mos, re­or­ga­ni­cen las for­mas, pri­me­ro, en cuan­to a la de­fi­ni­ción de los per­fi­les; los pro­fe­sio­na­les, aun­que no de la edu­ca­ción, en­cuen­tran mu­chas li­mi­ta­cio­nes; a pe­sar de te­ner en sus do­cu­men­ta­les pro­ba­to­rios, la ca­pa­ci­dad pa­ra de­fen­der una cá­te­dra, si su li­cen­cia­tu­ra no se en­cuen­tra per­fi­la­da pier­de la po­si­bi­li­dad de in­cor­po­rar­se al sis­te­ma; es­ta se­ría una pri­me­ra área de opor­tu­ni­dad, re­vi­sar nor­mas y per­fi­les, ayu­da­ría a re­sol­ver al­gu­nas de las de­fi­cien­cias en los tra­ba­jos en las au­las.

Otra de las par­tes, así se ha­ce evi­den­te, es la re­la­ti­va a los pro­ce­sos de pro­mo­ción a fun­cio­nes di­rec­ti­vas, don­de el ma­yor pe­so es­pe­cí­fi­co lo tie­ne la for­ma­ción aca­dé­mi­ca, ol­vi­dán­do­se de otros cri­te­rios, co­mo el co­no­ci­mien­to de la nor­ma­ti­vi­dad edu­ca­ti­va, la ex­pe­rien­cia en car­gos si­mi­la­res, así co­mo la an­ti­güe­dad en el ser­vi­cio; por eso, aun­que no sea lo úni­co, quie­nes ocu­pan un car­go di­rec­ti­vo sin te­ner tam­bién un per­fil ade­cua­do, afec­ta los pro­ce­sos ins­ti­tu­cio­na­les. Con es­ta ba­se, no so­lo se­ría un dis­cur­so esa bús­que­da afa­no­sa de me­jo­rar la ca­li­dad edu­ca­ti­va, sino dar­le prio­ri­dad a to­dos aque­llos que me­re­cen la opor­tu­ni­dad de ser par­te del com­ple­jo pro­ce­so que se rea­li­za co­ti­dia­na­men­te en las es­cue­las.

Sin ne­gar la po­si­bi­li­dad so­bre la exis­ten­cia de otros pun­tos de opi­nión, lo cier­to es que el Sis­te­ma Edu­ca­ti­vo Na­cio­nal, no ne­ce­si­ta ex­hor­tos, per­mea­dos de in­tere­ses po­lí­ti­cos, ni tam­po­co car­tas abier­tas de in­tere­sa­dos en me­jo­rar las con­di­cio­nes ac­tua­les de la edu­ca­ción; co­mo tam­po­co pue­de su­po­ner­se que de­ro­gar to­dos los com­po­nen­tes de la lla­ma­da re­for­ma edu­ca­ti­va se­rán la sal­va­ción in­me­dia­ta del de­te­rio­ra­do y pros­ti­tui­do sis­te­ma; aquí lo que ver­da­de­ra­men­te se ne­ce­si­ta, es la par­ti­ci­pa­ción de­ci­di­da de to­dos y ca­da uno de los ele­men­tos que la con­for­man; asu­mien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des y cum­plien­do ca­bal­men­te con sus obli­ga­cio­nes; no ha­brá me­jo­res for­mas de cam­biar, sino se ha­ce des­de el ori­gen de los pro­ble­mas; en el fu­tu­ro se­xe­nio; las opor­tu­ni­da­des pa­ra lo­grar­lo po­drán ser muy al­tas en la me­di­da del in­te­rés del go­bierno y de los pre­su­pues­tos que se des­ti­nen pa­ra ello.

Mien­tras ocu­rre lo es­pe­ra­do por mu­chos, la des­apa­ri­ción del INEE se­gui­rá pen­dien­te has­ta en cuan­to el nue­vo go­bierno asu­ma el com­pro­mi­so cons­ti­tu­cio­nal de aten­der los pro­ble­mas del país; por lo tan­to, so­lo in­cer­ti­dum­bre y, tal vez, la cons­truc­ción de nue­vas ex­pec­ta­ti­vas en fun­ción a las pro­me­sas he­chas al ma­gis­te­rio na­cio­nal. La re­con­ci­lia­ción del gre­mio, co­mo una po­si­bi­li­dad, se­ría uno de los fac­to­res fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar erra­di­car las ma­las for­mas muy an­qui­lo­sa­das en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal; si eso pu­die­ra lo­grar­se na­die, con se­gu­ri­dad, ten­dría te­mor a pre­sen­tar­se a una eva­lua­ción de su desem­pe­ño; por lo tan­to, ha­brá que es­pe­rar pa­ra ver los re­sul­ta­dos.

La edu­ca­ción es el desa­rro­llo en el hom­bre de to­da la per­fec­ción de que su na­tu­ra­le­za es ca­paz. Im­ma­nuel Kant

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.