El en­du­re­ci­mien­to dis­cur­si­vo con­tra el “ile­gal” en EE.UU.

El Sol de Tlaxcala - - Análisis - Ra­fael Al­fa­ro Iza­rra­raz*

Ser ile­gal en Es­ta­dos Uni­dos, es de­cir, no con­tar con do­cu­men­tos que acre­di­ten una re­si­den­cia de ma­ne­ra le­gal, cum­ple en nues­tros tiem­pos una fun­ción eco­nó­mi­ca muy im­por­tan­te, de­bi­do que los ame­ri­ca­nos sos­tie­nen una com­pe­ten­cia a muer­te con eco­no­mías “emer­gen­tes” co­mo la Chi­na y en ge­ne­ral con na­cio­nes ubi­ca­das en el con­ti­nen­te asiá­ti­co, ha­cia don­de se tras­la­da el pe­so de la eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta, se­gún Al­fre­do Ja­li­fe-Rha­me.

An­ti­gua­men­te, y ha­blo de ha­ce ape­nas unas dé­ca­das, lo le­gal e ile­gal era me­nos san­cio­na­do y se con­ta­ba con al­gu­nos me­ca­nis­mos que ha­cían que la lí­nea que se­pa­ra las fron­te­ras de una na­ción y otra se con­tem­pla­ran con una mi­ra­da en la que ar­día me­nos el sen­ti­mien­to de “ra­za”. Las eco­no­mías de los paí­ses más desa­rro­lla­dos, de EU en par­ti­cu­lar, apro­ve­cha­ron de­li­be­ra­da­men­te la ne­ce­si­dad de mano de obra ba­ra­ta de otros paí­ses pa­ra fun­da­men­tar su ex­pan­sión eco­nó­mi­ca.

El ile­gal era una fi­gu­ra per­mi­si­ble en cier­tos lí­mi­tes, por­que la pro­pia eco­no­mía lo­cal así lo re­que­ría. La cla­se me­dia de esas na­cio­nes se li­bró du­ran­te dé­ca­das de lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que eran con­si­de­ra­das co­mo im­pro­pias, que pa­ra na­da veían con bue­nos ojos em­plear­se co­mo la­va pla­tos, co­ci­ne­ros, lim­pia­vi­drios, me­se­ros, al­ba­ñi­les o de otras ac­ti­vi­da­des en el cam­po, por men­cio­nar al­gu­nas.

En épo­cas en las que tan­to en el cam­po co­mo en las ciu­da­des se re­que­ría de po­bla­ción pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co, por ci­tar un ejem­plo cer­cano a nues­tra ex­pe­rien­cia, las fron­te­ras se abrían a dis­cre­ción a la mi­gra­ción “ile­gal”, en ra­zón de las ne­ce­si­da­des que apre­mia­ban a la in­dus­tria de la cons­truc­ción, los ser­vi­cios y re­la­ti­vas a le­van­tar la co­se­cha en los cam­pos de los Es­ta­dos Uni­dos. La “mi­gra” se ha­cía de la vis­ta gor­da y, los mi­gran­tes, cru­za­ban has­ta por el mis­mo “puente” fron­te­ri­zo.

El en­du­re­ci­mien­to del dis­cur­so con­tra los ile­ga­les no es pa­ra evi­tar su in­gre­so a esas eco­no­mías por­que aho­ra son más re­que­ri­dos que en el pa­sa­do, lo cual no quie­re de­cir que no se li­mi­te su in­gre­so y se les ex­pul­se. Las con­di­cio­nes han cam­bia­do. Pe­ro de fon­do, to­do es par­te de la dispu­ta eco­nó­mi­ca en­tre sí, que sos­tie­nen las na­cio­nes al­ta­men­te desa­rro­lla­das y de la que for­ma par­te el mi­gran­te. El eje de la eco­no­mía mun­dial en la ac­tua­li­dad es la mano de obra ba­ra­ta.

Pa­ra com­pe­tir es ne­ce­sa­rio que la mi­gra­ción acep­te con­di­cio­nes la­bo­ra­les aún peo­res que aque­llas a las que lo­gra­ron ac­ce­der sus an­te­pa­sa­dos. La fun­ción del en­du­re­ci­mien­to del dis­cur­so de las na­cio­nes del nor­te bus­ca do­ble­gar a los mi­gran­tes an­tes de que lo­gren lle­gar a sus te­rri­to­rios en las “me­jo­res” con­di­cio­nes que im­pli­quen su apro­ve­cha­mien­to co­mo mano de obra su­per-ba­ra­ta. Las di­fi­cul­ta­des de in­gre­so es par­te de una es­tra­te­gia del “de­bi­li­ta­mien­to” del “otro”.

Su cri­mi­na­li­za­ción, igual, es par­te del dis­cur­so. No es lo mis­mo re­ci­bir a mi­gran­tes a los que se les abría las puer­tas pa­ra que in­gre­sa­ran legales y que por tan­to, en el pa­sa­do im­pli­ca­ba el res­pe­to en torno a acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de tra­to la­bo­ral, a re­ci­bir a quie­nes de an­te­mano son ca­ta­lo­ga­dos co­mo cri­mi­na­les y, de an­te­mano, se les in­ti­mi­da con el des­pla­za­mien­to del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano en la fron­te­ra me­xi­ca­na.

El ile­gal es co­lo­ca­do en una con­di­ción de mi­nus­va­lía so­cial que to­ma di­men­sio­nes eco­nó­mi­cas en el mo­men­to en que al­guien re­quie­re de sus ser­vi­cios, por­que los ocu­pan. Por ejem­plo, un tra­ba­ja­dor me­xi­cano que se tras­la­da a los Es­ta­dos Uni­dos y que in­gre­sa al mer­ca­do la­bo­ral, re­sul­ta más “ba­ra­to” pa­ra sus em­plea­do­res

El ile­gal es co­lo­ca­do en una con­di­ción de mi­nus­va­lía so­cial que to­ma di­men­sio­nes eco­nó­mi­cas en el mo­men­to en que al­guien re­quie­re de sus ser­vi­cios, por­que los ocu­pan. Por ejem­plo, un tra­ba­ja­dor me­xi­cano que se tras­la­da a los Es­ta­dos Uni­dos y que in­gre­sa al mer­ca­do la­bo­ral, re­sul­ta más “ba­ra­to” pa­ra sus em­plea­do­res por­que al no con­tar con do­cu­men­tos que acre­di­ten su con­di­ción, se le re­ser­va en la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na un lu­gar en em­pleos mar­gi­na­les.

por­que al no con­tar con do­cu­men­tos que acre­di­ten su con­di­ción, se le re­ser­va en la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na un lu­gar en em­pleos mar­gi­na­les.

Es­ta con­di­ción lo ubi­ca a los ojos de quie­nes lo con­tra­tan co­mo un su­je­to “dé­bil”, en la me­di­da en que no pue­de ser con­tra­ta­do por­que quien su­pues­ta­men­te con­tra­ta tra­ba­ja­do­res ile­ga­les co­me­te un de­li­to no so­la­men­te ju­rí­di­co sino tam­bién mo­ral, por­que se co­lo­ca en con­tra de las po­lí­ti­cas dis­cur­si­vas ra­cis­tas y con­tra­rias a los in­tere­ses “na­cio­na­les”, que le quitan el em­pleo a la po­bla­ción lo­cal.

Se con­tra­ta a tra­ba­ja­do­res ile­ga­les y se les en­vía a tur­nos ves­per­ti­nos o noc­tur­nos en don­de la vi­gi­lan­cia de las au­to­ri­da­des es dé­bil o de plano se ha­cen de la vis­ta gor­da pa­ra per­mi­tir un ti­po de re­la­ción la­bo­ral ad­ver­sa al mi­gran­te. Así, em­pre­sas me­dia­nas y pe­que­ñas, y a ve­ces no tan pe­que­ñas, sub­sis­ten los em­ba­tes de la com­pe­ten­cia mun­dial.

En es­tas em­pre­sas se da un pro­ce­so de se­lec­ción de los mi­gran­tes, en don­de se les ha­cen exá­me­nes de con­su­mo de dro­gas, dis­ci­pli­na la­bo­ral y as­pi­ra­cio­nes. A los que res­pon­den a las ne­ce­si­da­des que re­quie­ren los em­pre­sa­rios se les brin­da la opor­tu­ni­dad has­ta de que “sean pe­di­dos”, es de­cir, de que los em­plea­do­res con­tra­tan­tes les arre­glen pa­pe­les pa­ra tra­ba­jar en la in­dus­tria lo­cal y que de­jen de vi­vir en con­di­ción de ile­ga­les.

En la eco­no­mía de los ser­vi­cios per­so­na­les y so­cia­les la si­tua­ción no cam­bia. Si al­gún ile­gal, hom­bre o mu­jer, lo­gra em­plear­se en el cui­da­do de ni­ños, en­fer­mos o adul­tos, la di­fe­ren­cia de sa­la­rio pue­de ser bas­tan­te con­si­de­ra­ble. Las pre­ten­sio­nes eco­nó­mi­cas sue­len re­du­cir­se has­ta en un cin­cuen­ta por cien­to de­bi­do a la con­di­ción de no po­seer pa­pe­les. Y las fa­mi­lias de nor­te­ame­ri­ca­nos o de me­xi­ca­nos legales, apro­ve­chan muy bien es­ta con­di­ción.

El dre­na­je ha­cia arri­ba de re­cur­sos que pro­vie­ne del en­du­re­ci­mien­to del dis­cur­so con­tra los mi­gran­tes, es con­si­de­ra­bles e im­por­tan­te pa­ra una eco­no­mía, co­mo la nor­te­ame­ri­ca­na, in­fe­liz­men­te, en ple­na de­ca­den­cia. *Pe­rio­dis­ta por la UNAM, doc­tor en Cien­cias por el Co­le­gio de Post­gra­dua­dos-Cam­pus Pue­bla y pro­fe­sor de la UATx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.