Mé­xi­co an­te el l mun­do: coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co

El Sol de Zacatecas - - Analisis - Ro­dri­go Cas­ta­ñe­da rcastm@hot­mail.com fa­ce­book.com/rod­cast­mir twitter.com/rod­castm *Vi­ce­pre­si­den­te Na­cio­nal de In­no­va­ción y Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co - CA­NA­CIN­TRA

Es­te vier­nes 12 de oc­tu­bre ce­le­bra­mos un aniver­sa­rio más del en­cuen­tro en­tre dos cul­tu­ras, Amé­ri­ca y Eu­ro­pa. Des­de ha­ce si­glos, las prin­ci­pa­les ra­zo­nes pa­ra em­bar­car­se en bus­ca de nue­vas tie­rras obe­de­cían a mo­ti­vos co­mer­cia­les, y la tra­ve­sía de Cris­tó­bal Co­lón ha­ce 526 años no fue la ex­cep­ción.

Co­mo en aque­lla épo­ca, tam­bién aho­ra el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal es una ex­ce­len­te es­tra­te­gia pa­ra con­so­li­dar la eco­no­mía de cual­quier país. En la ac­tua­li­dad, no exis­te nin­gu­na na­ción que sea com­ple­ta­men­te au­to­su­fi­cien­te, y el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal es una ma­ne­ra de equi­li­brar y apro­ve­char las for­ta­le­zas de las dis­tin­tas re­gio­nes.

En es­tos úl­ti­mos días los re­flec­to­res se han con­cen­tra­do en el Acuer­do Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá (USM­CA, por sus si­glas en in­glés), en el que afor­tu­na­da­men­te se ha lle­ga­do a buen puer­to. Ade­más de re­co­no­cer al equi­po en­car­ga­do de es­ta di­fí­cil ne­go­cia­ción, tam­bién se­ría desea­ble apro­ve­char las en­se­ñan­zas po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que nos de­jó es­te pro­ce­so.

Sin du­da, la prin­ci­pal lección es que nues­tra eco­no­mía no de­be­ría de­pen­der de un so­lo so­cio co­mer­cial, ya que es­to sig­ni­fi­ca es­tar a mer­ced de otros vien­tos po­lí­ti­cos. Por eso, ade­más de man­te­ner una bue­na re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos, de ma­ne­ra pa­ra­le­la Mé­xi­co de­be for­ta­le­cer sus re­la­cio­nes con nue­vos so­cios co­mer­cia­les, clien­tes y pro­vee­do­res.

Es­ta ten­den­cia ya se es­tá lle­van­do a ca­bo me­dian­te el Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca (TPP) que Mé­xi­co ra­ti­fi­có en abril de es­te año, y el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio con la Unión Eu­ro­pea (TLCUE), que en­tró en vi­gor en 2000 y se ac­tua­li­zó es­te 2018.

Aun­que no aca­pa­re las por­ta­das, la Unión Eu­ro­pea es el ter­cer so­cio co­mer­cial de Mé­xi­co, muy cer­ca de Ca­na­dá, y aún nos fal­ta apro­ve­char el ver­da­de­ro po­ten­cial de es­tos acuer­dos. Pa­ra dar­nos una idea de su mag­ni­tud, la Unión Eu­ro­pea re­pre­sen­ta un mer­ca­do de 28 paí­ses y más de 500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

De ahí la im­por­tan­cia de sa­car el má­xi­mo de es­tos acuer­dos, sin ol­vi­dar que pa­ra ser un pro­ta­go­nis­ta mun­dial tam­bién se re­quie­re for­ta­le­cer el mer­ca­do in­terno y la com­pe­ti­ti­vi­dad de in­dus­tria na­cio­nal. Nues­tro país tie­ne la ca­pa­ci­dad de par­ti­ci­par exi­to­sa­men­te en una eco­no­mía in­ter­na­cio­nal abier­ta, ofre­cien­do pro­duc­tos ren­ta­bles y de al­to va­lor agre­ga­do.

Por su­pues­to, el li­bre co­mer­cio no es una pa­na­cea pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y se de­ben ana­li­zar cui­da­do­sa­men­te los pros y los con­tras de ca­da tra­ta­do. Pe­ro siem­pre se­rá me­jor pa­ra la in­dus­tria y pa­ra el con­su­mi­dor fi­nal con­tar con una ma­yor va­rie­dad de ser­vi­cios y pro­duc­tos li­bres de aran­ce­les.

El aniver­sa­rio del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca es una bue­na ra­zón pa­ra vol­ver la mi­ra­da a la Unión Eu­ro­pea, una re­la­ción que co­men­zó ha­ce si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.