Ale­jan­dro Ruiz Ji­mé­nez

Du­ran­te mi ser­vi­cio so­cial, en la zo­na media de San Luis Po­to­sí, tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a una fa­mi­lia. Mis­ma que es­ta­ba for­ma­da por seis hi­jos va­ro­nes, el pa­dre y la ma­dre.

El Sol del Centro - - Portada - Ale­jan­dro Ruiz Ji­mé­nez

Lo pe­cu­liar era que to­dos ellos eran pa­re­ci­dos, ex­cep­to el ter­ce­ro; el cual ha­bía si­do adop­ta­do des­de re­cién na­ci­do. Nin­guno de ellos era con­sien­te de tal si­tua­ción ya que to­dos se lle­va­ban me­nos de dos años y los pa­pás ha­bían re­suel­to no de­cir­lo a nin­guno. Con el pa­so del tiem­po y ya du­ran­te su ado­les­cen­cia, el jo­ven se en­te­ró de la ver­dad en for­ma ac­ci­den­tal, por lo cual se sin­tió con­tra­ria­do, en­fa­da­do, en­ga­ña­do y se que­ría ir de la ca­sa. Si­tua­ción por la cual acu­die­ron a con­sul­ta pa­ra apo­yar­les.

To­man­do en cuen­ta el ori­gen de la de­ci­sión de adop­tar (re­co­men­da­ción del mé­di­co, del abo­ga­do o del psi­có­lo­go o co­mo opor­tu­ni­dad for­tui­ta etc.) la si­tua­ción se com­pli­ca­rá, cuan­do no se di­ce la ver­dad; o co­mo de­cía mi que­ri­da abue­la: “LA VER­DAD ES CO­MO LOS MUER­TOS EN EL RIO, TAR­DE O TEM­PRANO FLO­TA...”.

So­bre to­do por­que la ma­la in­for­ma­ción so­bre el te­ma des­en­ca­de­na­rá en prác­ti­cas inade­cua­das.

Si con­si­de­ra­mos que adop­ti­vo sig­ni­fi­ca aque­lla per­so­na o co­sa que es adop­ta­da co­mo pro­pia sin ser­lo. Hay que re­co­no­cer que aquel ma­tri­mo­nio que to­ma la de­ci­sión de adop­tar un hi­jo, “per se” ya ma­ni­fies­ta una gran ca­li­dad hu­ma­na y una gran ca­pa­ci­dad de amar en teo­ría; ca­so con­tra­rio po­dría ser una res­pues­ta has­ta egoís­ta: ¡DIOS DI­JO QUE NO Y YO DI­GO QUE SÍ!

Apro­xi­ma­da­men­te un trein­ta por cien­to de las adop­cio­nes se efec­túan por me­dio de ins­tan­cias es­pe­cia­li­za­das. El res­to se rea­li­za, a tra­vés de una ter­ce­ra per­so­na. Con fre­cuen­cia su­ce­de que una ma­dre que no pue­de con­ser­var a su be­bé en­cuen­tra a una fa­mi­lia que, por un mo­ti­vo u otro, desea adop­tar un ni­ño sien­do es­ta una for­ma más na­tu­ral pa­ra arre­glar una adop­ción, y des­de el mo­men­to del na­ci­mien­to (ma­ter­ni­dad) se arre­gla el en­cuen­tro con la ma­dre re­cep­to­ra, aun­que des­pués se reali­cen los trá­mi­tes le­ga­les.

Du­ran­te mi prác­ti­ca co­mo Ta­na­tó­lo­go Hu­ma­nis­ta y Trans­per­so­nal (te­ra­pis­ta de due­lo) me ha to­ca­do ver se­cue­las de di­cha reali­dad en la que los adop­ta­dos HAN LLE­GA­DO HAS­TA EL SUI­CI­DIO O SE CON­VIER­TEN EN IN­DI­VI­DUOS SOCIOPATAS; DES­TRU­YEN­DO HAS­TA LA FA­MI­LIA QUE LES ADOP­TÓ

Ocul­tar­le al hi­jo adop­ti­vo la in­for­ma­ción so­bre su ori­gen ge­ne­ra una at­mós­fe­ra de am­bi­güe­dad, se­cre­to y ten­sión pa­ra és­te,

No bas­ta el de­seo de adop­tar un hi­jo; im­pli­ca asu­mir múl­ti­ples res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra sa­ber lo que se va a afron­tar. Es im­por­tan­te es­tar pre­pa­ra­do pa­ra ha­cer­lo.

¿QUÉ CON­VIE­NE SA­BER AN­TES DE TO­MAR LA DE­CI­SIÓN DE ADOP­TAR? :¿De dón­de pro­vie­ne?

La edad y sus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res.

No su­po­ner, e in­ves­ti­gar lo que más se pue­da.

Los ni­ños du­ran­te el pri­mer año de vi­da desa­rro­llan un víncu­lo úni­co, y muy fuer­te con su ma­dre, és­te ape­go los lle­va a sen­tir­se in­se­gu­ros y te­me­ro­sos cuan­do ya no es­tán con ella; POR LO CUAL SE RE­CO­MIEN­DA ADOPTARLE AN­TES DE LOS TRES ME­SES. Así ha­brá me­no­res re­per­cu­sio­nes psi­co-emo­cio­na­les y de due­lo tan­to pa­ra la ma­dre bio­ló­gi­ca co­mo pa­ra el ni­ño en adop­ción.

Ser cons­cien­te de lo que sig­ni­fi­ca la adop­ción.

¿Qué ti­po de ni­ño quie­res?

Si tie­ne dis­ca­pa­ci­da­des o re­quie­re tra­ta­mien­tos

¿CUÁN­DO DE­CIR­LE QUE ES ADOP­TA­DO?

Es im­por­tan­te sa­ber cuán­do ex­pli­car­le al hi­jo que es adop­ta­do ya que de no ha­cer­lo, és­te po­dría sa­ber­lo por me­dio de su am­bien­te so­cial y SE SEN­TI­RÁ DES­CON­CER­TA­DO POR LO QUE NO VOL­VE­RÁ A CON­FIAR EN SU FA­MI­LIA.

Se su­gie­re ini­ciar des­de los tres años de edad y acla­rar­le que no es ma­lo; sien­do és­ta una for­ma de “blin­da­je” pa­ra que no ten­ga efec­to el bull­ying. HAS­TA QUE DESA­RRO­LLE UNA IMA­GEN DE PRI­VI­LE­GIO.

Mien­tras más sim­ples y sen­ci­llas sean las res­pues­tas a sus in­quie­tu­des, su en­ten­di­mien­to en eta­pas pos­te­rio­res le ge­ne­ra­rá tran­qui­li­dad, por ha­ber­le edu­ca­do en va­lo­res.

Has­ta re­afir­mar QUE A PE­SAR DE VE­NIR DE OTRA PER­SO­NA SIEM­PRE FUE AN­HE­LA­DO Y DESEA­DO CON GRAN ILU­SIÓN.

LA IN­VI­TA­CIÓN DE HOY ES A DAR­NOS CUEN­TA DE NUES­TRO PRI­VI­LE­GIO DE VI­VIR Y LA GRA­TI­TUD POR HA­BER SI­DO DESADOS Y DE QUE SE NOS DE­JA­RA NA­CER, CRE­CER Y DESA­RRO­LLAR­NOS.

GRA­CIAS A LAVIDA POR MIS PA­DRES...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.