ES­FUER­ZO RECOMPENSADO

AGUS­TÍN ZA­RA­GO­ZA SU­PERÓ VA­RIAS PRUE­BAS, CA­MINO A MÉ­XI­CO 68, JUS­TA EN LA QUE CON­QUIS­TÓ LA PRE­SEA DE BRON­CE

El Sol del Centro - - Olímpicos - POR OSIRIS MÉN­DEZ

Per­se­ve­ran­cia y te­na­ci­dad, bien po­drían ser los ca­li­fi­ca­ti­vos que lle­va­ron al ex bo­xea­dor me­xi­cano Agus­tín Za­ra­go­za, a su­bir al po­dio en los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co 1968, des­pués de que­dar mar­gi­na­do un ci­clo an­tes rum­bo a los JO de To­kio 1964.

A cin­cuen­ta años de dis­tan­cia, re­me­mo­ra con ESTO la se­rie de sa­cri­fi­cios que su­peró pa­ra cum­plir su sue­ño, no só­lo de par­ti­ci­par en unos JO, sino de ga­nar una me­da­lla en una dis­ci­pli­na que en esa jus­ta fue la que apor­tó más pre­seas con cua­tro, de las nue­ve que ga­nó en to­tal nues­tro país.

“El bo­xeo, des­de pe­que­ño me gus­tó, sa­bía que esto era lo mío. Bus­qué ca­li­fi­car a To­kio 64, pe­ro me ven­ció en la eli­mi­na­to­ria Al­fon­so Ra­mí­rez, fue un mo­men­to de mu­cha tris­te­za, pe­ro me re­pu­se, di­ge­rí esa ex­pe­rien­cia, no me di por ven­ci­do, sa­bía que pron­to me lle­ga­ría otra opor­tu­ni­dad y me lle­gó en mi país”, ex­pre­só el na­ci­do en San Luis Po­to­sí.

La re­van­cha per­so­nal no tar­dó en lle­gar­le, con el ci­clo olím­pi­co de cara a Mé­xi­co 68. Me­ses an­tes del arran­que de esa jus­ta, se ins­ta­la­ba co­mo el me­jor pe­so wel­ter a ni­vel na­cio­nal, pe­ro en el selectivo per­dió.

Sin em­bar­go, los en­tre­na­do­res po­la­cos, En­ri­que No­wa­ra y Ca­si­mi­ro Ma­zek, le die­ron la opor­tu­ni­dad, con la con­di­ción que de­bía aban­do­nar los 66 ki­lo­gra­mos pa­ra tre­par a los 75, es de­cir, su­bir de wel­ter a pe­so me­dio y pelear por el bo­le­to en un selectivo in­terno que re­sul­tó muy dispu­tado.

“Fue una ba­ta­lla con­mi­go mis­mo, si que­ría es­tar en esos Jue­gos Olím­pi­cos te­nía que ha­cer ese sa­cri­fi­cio. Di el pe­so convencido en que lo me­jor es­ta­ba por ve­nir; ga­né mi pa­se en el selectivo, de­ci­di­do des­pués a ir por la me­da­lla”.

EN RU­TA AL PO­DIO

En su pri­mer en­fren­ta­mien­to, desafió al ja­mai­cano Dins­da­le Wright, quien im­po­nía por su fí­si­co bien tra­ba­ja­do.

“Mi pri­mer ri­val no era muy fron­tal, pe­ro pe­ga­ba fuer­te, pre­fe­rí la téc­ni­ca al com­ba­te abier­to y con jabs de iz­quier­da lo man­tu­ve a dis­tan­cia pa­ra ven­cer­lo con cla­ri­dad, esa vic­to­ria me dio mu­cha con­fian­za”.

En su si­guien­te plei­to, la afi­ción aba­rro­tó las tri­bu­nas de la Are­na Mé­xi­co, pues es­ta­ba a un pa­so de ase­gu­rar la pre­sea an­te el che­cos­lo­va­co Jan Hei­duk, que im­pre­sio­na­ba con su 1.91 me­tros de es­ta­tu­ra.

“Mi ri­val era tan al­to que yo pa­re­cía un enano a su la­do y eso que yo me­día más de 1.80 (.182 me­tros). Pe­ga­ba fuer­te con la de­re­cha, pe­ro era len­to y eso lo apro­ve­ché pa­ra pe­lear­le aden­tro e im­pe­dir que me ma­ne­ja­ra con su dis­tan­cia. Cuan­do anun­cia­ron la de­ci­sión 4-1 a mi fa­vor, sal­té de pu­ro gus­to y có­mo no, si ya te­nía ase­gu­ra­do el bron­ce”, re­me­mo­ró. En las se­mi­fi­na­les se en­fren­tó al elu­si­vo so­vié­ti­co Ale­xey Ki­se­lev y el ga­na­dor iría di­rec­to a la fi­nal.

“Ki­se­lev pe­lea­ba siem­pre en re­ver­sa. Su es­ti­lo ha­bi­li­do­so ter­mi­nó por su­pe­rar­me. Re­cuer­do que me des­cui­dé y me co­nec­tó un po­ten­te gol­pe de iz­quier­da a la bar­bi­lla. Caí de ro­di­llas a la lo­na, pe­ro me le­van­té; sin em­bar­go, No­wa­ra y Ma­zek aven­ta­ron la toa­lla y me sor­pren­dí. Po­día se­guir, pe­ro ya era im­po­si­ble”, ex­ter­nó con cier­ta nos­tal­gia.

Ya en el po­dio, la emo­ción lo in­va­dió y así tra­jo al pre­sen­te el mo­men­to de gloria que vi­vió, con la me­da­lla en su pe­cho.

“Es un gra­to re­cuer­do, pa­sé a la his­to­ria con esa me­da­lla. El ser me­da­llis­ta en mi pro­pia ca­sa fue al­go de mu­cha sa­tis­fac­ción. La me­da­lla no só­lo es mía, es de to­do mi país y de la gen­te que cre­yó en mí”, evo­có con ges­to lleno de sa­tis­fac­ción.

Fue una ba­ta­lla

con­mi­go mis­mo, si que­ría es­tar en Mé­xi­co 68 te­nía que ha­cer ese sa­cri­fi­cio. Di el pe­so convencido en que lo me­jor es­ta­ba por ve­nir; ga­né mi bo­le­to y des­pués fui por la me­da­lla” A. ZA­RA­GO­ZA

ME­DA­LLIS­TA ME­XI­CANO

2nda ron­da Se­mi­fi­nal PKOT3

El es­pi­ga­do pe­lea­dor me­xi­cano co­nec­ta un po­de­ro­so vo­la­do de de­re­cha a su ri­val.

El me­da­llis­ta me­xi­cano li­bró du­ros com­ba­tes du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co 68.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.