La es­pe­ran­za de los jua­ni­tos

El Sol del Centro - - Análisis - Jo­sé Luis de An­da

1966. Jua­ni­to el de La Co­lo­ra­da, es un jo­ven­ci­to de 8 años de edad que sue­ña ser agró­no­mo, e igual que otros Jua­ni­tos de di­fe­ren­tes co­lo­nias a lo lar­go de las vías de fe­rro­ca­rril, es­tu­dian en al­gu­na de las es­cue­las de Ca­ñi­tas Fe­li­pe Pes­ca­dor o Fres­ni­llo.

In­clu­so Es­ta­ción Ca­ma­cho. Los lu­nes suben al tren que los tras­la­da, y re­gre­san a sus ca­sas el vier­nes en el mis­mo trans­por­te que re­co­rre la ru­ta. Jua­ni­to el de Ca­ma­cho, ade­más de es­tu­diar en la es­cue­la Jo­sé Vas­con­ce­los, le ayu­da a su pa­pa a cui­dar 18 chi­vas y 6 va­cas que les per­mi­te pro­du­cir que­so que lle­van a Torreón, don­de los ven­den pa­ra man­te­ner la fa­mi­lia. De re­gre­so via­jan­do en el tren, mi­ra por la ven­ta­ni­lla la gran­de­za del se­mi­de­sier­to don­de las pal­mas ma­jes­tuo­sas y mi­llo­nes de oco­ti­llos so­por­tan las in­cle­men­cias del tiem­po.

Jua­ni­to el de Sta. Cla­ra, sien­do el ma­yor de la fa­mi­lia se de­di­ca en tiem­po com­ple­to a las la­bo­res del cam­po y a aten­der la tien­da que le per­mi­te ayu­dar a su ma­ma viu­da, pa­ra man­te­ner a sus 7 her­ma­nos. Su pa­pa mu­rió en un de­rrum­be de la mi­na, don­de en com­pa­ñía de otros cam­pe­si­nos se de­di­ca­ban a ex­traer mi­ne­ral. Gra­cias al tren de pa­sa­je­ros oca­sio­nal­men­te acu­den a Torreón pa­ra com­prar aba­rro­tes en la cen­tral de abas­tos.

Jua­ni­to el de Es­ta­ción Pa­che­co es­tu­dia en Fres­ni­llo, y ca­da vier­nes re­gre­sa a su ca­sa pa­ra sá­ba­do y do­min­go ayu­dar a su pa­pa, quien ade­más de tra­ba­jar en la re­co­lec­ción de le­chu­gui­lla y cui­dar ga­na­do ca­prino, se ocu­pa en tem­po­ra­da de ca­ce­ría co­mo guía, ac­ti­vi­dad que le pro­por­cio­na in­gre­sos pa­ra so­bre­vi­vir al­gu­nos me­ses. Al igual que Is­rael Mar­tí­nez de La Co­lo­ra­da, son al­ta­men­te co­ti­za­dos por los ca­za­do­res que prac­ti­can es­ta sin igual dis­ci­pli­na. Me in­clu­yo, ade­más Alfredo Ávi­la y Ed­mun­do Man­ri­que.

Jua­ni­to de es­ta­ción Opal; es un jo­ven em­pren­de­dor que co­mer­cia­li­za pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad y los ad­quie­re en Fres­ni­llo o Torreón. Gra­cias al ser­vi­cio de pa­sa­je­ros que dia­ria­men­te re­co­rre de sur a nor­te y vi­ce­ver­sa; los mi­les de Jua­ni­tos de di­fe­ren­tes eda­des y ac­ti­vi­da­des que vi­ven a lo lar­go del ra­mal fe­rro­ca­rri­le­ro re­suel­ven sus más ele­men­ta­les ne­ce­si­da­des de es­tu­diar o tra­ba­jar; ge­ne­ran­do em­pleos y apor­tan­do mi­llo­nes de pe­sos pa­ra el era­rio pú­bli­co.

2018. el ser­vi­cio de pa­sa­je­ros por fe­rro­ca­rril ha­ce años fue can­ce­la­do. De pron­to; des­pués de 80 años de vi­vir en so­cie­dad y con­cor­dan­cia el ser­vi­cio de pa­sa­je­ros y car­ga del fe­rro­ca­rril; los cien­tos de po­bla­cio­nes ale­da­ñas a las vías que­da­ron ampu­tadas a to­da ac­ti­vi­dad nor­mal. Ac­ti­vi­dad que les per­mi­tió sur­gir y cre­cer. Mi­llo­nes de Jua­ni­tos na­cie­ron en fa­mi­lias ne­ta­men­te cam­pe­si­nas, y cre­cie­ron for­mán­do­se pre­ci­sa­men­te en esas po­bla­cio­nes.

Cuan­do lle­ga­ron a te­ner ur­gen­cias mé­di­cas, te­nían al­ter­na­ti­va de via­jar a Fres­ni­llo o Za­ca­te­cas; o a Torreón o Gó­mez Pa­la­cio. Aho­ra los po­cos que se afe­rran a su tie­rra y en­fer­man, tie­nen que al­qui­lar trans­por­te pri­va­do oca­sio­nal, sea au­to­bús “tras­torno” de pa­sa­je­ros o ca­mio­ne­tas que co­bran un “ojo de la ca­ra”.

Oja­lá y una de las pro­me­sas de cam­pa­ña que AM­LO enar­bo­ló, sea ges­tio­nar y obli­gar se re­ins­ta­le el ser­vi­cio de pa­sa­je­ros por fe­rro­ca­rril. Con es­to; mi­llo­nes de Jua­ni­tos y sus fa­mi­lias re­gre­sa­rían a sus lu­ga­res de ori­gen, que unos obli­ga­dos por es­tar ais­la­dos, y otros por la in­se­gu­ri­dad im­pe­ran­te, de­ci­die­ron bus­car en otros lu­ga­res me­jo­res opor­tu­ni­da­des, de­jan­do par­ce­las fér­ti­les sin sem­brar.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas con­fia­bles, mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que na­cie­ron y cre­cie­ron en el se­mi­de­sier­to del al­ti­plano, emi­gra­ron ma­yor­men­te en la ile­ga­li­dad al “sue­ño ame­ri­cano”. Un enor­me por­cen­ta­je de ellos se­rán de­por­ta­dos; y con el ser­vi­cio de pa­sa­je­ros que ¡SE­GU­RA­MEN­TE! el PRE­SI­DEN­TE ya en fun­cio­nes ges­tio­ne y lo­gre, ten­drán con­di­cio­nes idea­les pa­ra re­to­mar los usos y cos­tum­bres que sus an­te­pa­sa­dos con amor y sen­ti­do de per­te­nen­cia les in­cul­ca­ron. Jus­to en el apa­ren­te y hos­til lu­gar, se en­cuen­tran re­cur­sos na­tu­ra­les que bien ex­plo­ta­dos per­mi­ti­rán se man­ten­gan y desa­rro­llen.

Yo: Jo­sé Luis. Hi­jo de Jo­sé y nie­to de Do­nas­ciano; co­no­cí y co­noz­co a mu­chos Jua­ni­tos del se­mi­de­sier­to que sue­ñan con un Mé­xi­co me­jor co­mu­ni­ca­do y me­nos in­se­gu­ro.

¡Áni­mas AM­LO lea es­ta co­lum­na y se en­te­re que ade­más del NAICM y el tren MA­YA exis­ten otras prio­ri­da­des!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.