Es el mo­men­to de trans­for­mar el sis­te­ma de trans­por­te ur­bano

El Sol del Centro - - Análisis - Jesús En­rí­que Ra­mí­rez Co­rreo: cro­m_ags@hot­mail.com Fa­ce­book: CROMA­guas­ca­lien­tes

An­te el ac­tual es­ce­na­rio de cri­sis que hay en el trans­por­te pú­bli­co ur­bano, es ne­ce­sa­rio que el Go­bierno del es­ta­do, en su pa­pel de au­to­ri­dad y re­gu­la­dor de es­te ser­vi­cio, de una vez por to­das se fa­je y ha­ga va­ler la ley an­te un gre­mio que por dé­ca­das ha ob­te­ni­do múl­ti­ples be­ne­fi­cios con ba­se al chan­ta­je y a cas­ti­gar al usua­rio, no só­lo con ele­va­das ta­ri­fas sino con un pé­si­mo ser­vi­cio co­mo el que pres­tan.

Ha­ce unos días, el 2 de oc­tu­bre pa­ra ser pre­ci­sos, los con­ce­sio­na­rios pre­sen­ta­ron por es­cri­to una so­li­ci­tud de in­cre­men­to de tres pe­sos a la ta­ri­fa del trans­por­te, al­go así co­mo 40%, ci­fra des­pro­por­cio­na­da res­pec­to del ín­di­ce de pre­cios y de la pro­pia in­fla­ción.

No, en efec­to, no se tra­tó de una broma de mal gus­to sino una pos­tu­ra bas­tan­te fir­me la de los due­ños de los ca­mio­nes, quie­nes no du­da­ron en to­mar co­mo rehe­nes a los usua­rios, esos que les dan de co­mer y por cier­to muy bien, pe­ro que en su afán por ob­te­ner ma­yo­res be­ne­fi­cios, hoy no se tien­tan el co­ra­zón pa­ra de­jar va­ra­dos a mi­les y mi­les de per­so­nas que dia­ria­men­te tie­nen que usar y pa­de­cer el pé­si­mo ser­vi­cio de ca­mio­nes.

An­te una si­tua­ción de cri­sis, el Man­da­ta­rio es­ta­tal de­be­rá ana­li­zar que, en el ca­so es­pe­cí­fi­co de com­ba­tir a ATUSA, tie­ne ya de su la­do a la gran ma­yo­ría de lí­de­res de opi­nión, de los cien­tos de mi­les de usua­rios y des­de lue­go, de la po­bla­ción en­te­ra, in­clu­so, de aque­lla que no usa el trans­por­te pú­bli­co pe­ro que ve que es una ur­gen­cia que Aguas­ca­lien­tes cuen­te con un ade­cua­do sis­te­ma.

Des­de la CROM, le he­mos ex­pre­sa­do nues­tro res­pal­do pa­ra que, den­tro de la le­ga­li­dad, so­me­ta al or­den a los con­ce­sio­na­rios quie­nes por mu­chos años han go­za­do de ple­na im­pu­ni­dad, por­que bas­ta con que pa­ren 24 ho­ras el ser­vi­cio, pa­ra des­qui­ciar por com­ple­to la vi­da pro­duc­ti­va de la en­ti­dad. Tan­to po­der no es bueno en po­cas ma­nos.

La pru­den­cia se­rá la me­jor con­se­je­ra pa­ra to­dos, tan­to pa­ra con­ce­sio­na­rios co­mo pa­ra las au­to­ri­da­des. Una pos­tu­ra de exi­gen­cia de au­men­to del 40% es­tá fue­ra de to­da ló­gi­ca, así co­mo una pos­tu­ra de no au­men­to a ul­tran­za, no con­du­ce a otro ca­mino más que a in­cre­men­tar la anar­quía que pri­va en es­te me­dio.

De he­cho, la pos­tu­ra del Go­bierno del es­ta­do no ha si­do de ce­rra­zón al au­men­to de la ta­ri­fa, só­lo que ha con­di­cio­na­do pa­ra que, pri­me­ro, se me­jo­re el sis­te­ma de trans­por­te, en te­mas co­mo la fre­cuen­cia, pun­tua­li­dad, re­co­rri­do de ru­tas com­ple­tas, tra­to res­pe­tuo­so de los cho­fe­res ha­cia los pa­sa­je­ros, en fin, hay una lis­ta am­plia de me­jo­ras que de­be­rán co­men­zar por ha­cer an­tes de pe­dir au­men­to a la ta­ri­fa.

Fi­nal­men­te, reite­ra­mos en la CROM nues­tro res­pal­do a las de­ter­mi­na­cio­nes que to­me el Man­da­ta­rio es­ta­tal pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, y es­te res­pal­do in­clu­ye, aque­llas me­di­das san­cio­na­do­ras que es­tán pre­vis­tas en la ley, por más du­ras que és­tas sean.

In­sis­to: es el tiem­po de aca­bar con el mo­no­po­lio en el ser­vi­cio de trans­por­te ur­bano, por­que ya no es po­si­ble so­por­tar la pé­si­ma ca­li­dad con la que los trans­por­tis­tas ope­ran, y ade­más lo ha­cen con uti­li­da­des, por­que eso de que ope­ran con nú­me­ros ro­jos, es una fa­la­cia, ya que si fue­ra cier­to, su es­tra­te­gia hu­bie­ra si­do otra muy di­fe­ren­te al chan­ta­je en el que vol­vie­ron a caer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.