Di­vor­cios afec­tan gra­ve­men­te a hi­jos

El Sol del Centro - - Local 3 - MA­RIO LUIS RA­MOS

En Aguas­ca­lien­tes exis­te una gran can­ti­dad de di­vor­cios, que de­jan gra­ves se­cue­las emo­cio­na­les en los ni­ños de los ma­tri­mo­nios ma­lo­gra­dos y quie­nes al fi­nal ter­mi­nan aban­do­na­dos por sus dos pa­dres.

La di­rec­to­ra ge­ne­ral del Sis­te­ma de Pro­tec­ción In­te­gral de los De­re­chos de las Ni­ñas, Ni­ños y Ado­les­cen­tes (Sipinna), Adria­na Jurado Va­la­dez, re­fi­rió que el da­ño que su­fren los me­no­res cu­yos pa­dres en­fren­tan un pro­ce­so de se­pa­ra­ción es igual al que de­ja el fa­lle­ci­mien­to de un fa­mi­liar cer­cano.

“Nues­tros ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes es­tán da­ña­dos emo­cio­nal­men­te, y por no­so­tros, sus pa­dres (…) ellos tie­nen de­re­cho a que den­tro de un di­vor­cio el juez les pre­gun­te a so­las con quien se quie­ren ir, es un avan­ce, pe­ro ter­mi­na por es­tor­bar­le a la ma­má y al pa­pá, los aban­do­nan y ter­mi­nan vi­vien­do con los abue­los o con el tío y ojo, las prin­ci­pa­les vio­la­cio­nes a los de­re­chos de los ni­ños son en su ca­sa y la vio­len­cia se­xual la ma­yor par­te de las ve­ces se ejer­ce por los tíos”, ex­pu­so.

Jurado Va­la­dez re­co­no­ció que en­tre los gra­ves

12 es la edad en que mu­chos ado­les­cen­tes se ini­cian en el con­su­mo de ma­rihua­na.

AÑOS pro­ble­mas que se han de­tec­ta­do en ni­ños y jó­ve­nes ado­les­cen­tes de am­bos se­xos se en­cuen­tra el con­su­mo de ma­rihua­na, dro­ga que en oca­sio­nes les es pro­por­cio­na­da in­clu­so por sus pro­pios pa­dres.

“Prin­ci­pal­men­te he­mos de­tec­ta­do ma­rihua­na y los mis­mos ado­les­cen­tes que tra­ta­mos nos di­cen que la con­su­men des­de los 12 años y que sus pa­dres tie­nen co­no­ci­mien­to de ello. No va­mos a sa­ta­ni­zar a los pa­pás, por­que ve­ni­mos de una cul­tu­ra don­de no hay pro­gra­mas y po­lí­ti­cas pú­bli­cas for­ta­le­ci­das pa­ra en­se­ñar­les a los pa­pás a edu­car”, apun­tó.

Fi­nal­men­te, ad­vir­tió que la so­bre­in­fo­ma­ción que tie­nen los me­no­res gra­cias a la ma­si­fi­ca­ción del in­ter­net y las re­des so­cia­les, ha pro­pi­cia­do que Va­la­dez, di­rec­to­ra ge­ne­ral pier­dan el res­pe­to por sus pa­dres y por cual­quier fi­gu­ra de au­to­ri­dad, “y pien­san que una co­sa es­tá bien só­lo por­que lo di­ce san Goo­gle o su círcu­lo de amis­ta­des”, ad­vir­tió fi­nal­men­te.

Del Sipinna. Fo­to: Jo­sé Ma­ría Váz­quez

Adria­na Jurado

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.