Co­lum­na de­di­ca­da a los mi­llo­nes de in­ge­nuos que vo­ta­ron por una uto­pía

El Sol del Centro - - Analisis 29 -

(L’Etat, c’est moi) El Es­ta­do soy yo= Fra­se que Luis X1V te­nien­do ape­nas 16 años de edad pro­nun­ció an­te el Par­la­men­to de Pa­ris. Con ello con­fir­mó la au­to­ri­dad real an­te el desafío plan­tea­do el 20 de mar­zo del mis­mo año por al­gu­nos par­la­men­ta­rios. No­viem­bre del 2018. AMLO in­ten­tó imi­tar­lo con su far­sa de “con­sul­ta”.

Na­po­león Bo­na­par­te. Per­so­na­je ex­tra­or­di­na­rio e irre­pe­ti­ble. Hom­bre de su tiem­po con vi­sión ki­lo­mé­tri­ca. Una de sus mu­chas fra­ses en con­tex­to in­fi­ni­to es: =La edu­ca­ción de las per­so­nas co­mien­za 18 años an­tes de su na­ci­mien­to=. ¡Áni­mas! y lo en­tien­dan más de dos mo­re­nis­tas.

An­to­ni Pa­vlo­vich Che­jov. 2 de sus mu­chas fra­ses son: =Los hom­bres in­te­li­gen­tes quie­ren apren­der. Los de­más: en­se­ñar.=. =Los hi­pó­cri­tas pre­ten­den ser pa­lo­mas, po­lí­ti­cos, águi­las… pe­ro no nos de­je­mos en­ga­ñar por su apa­rien­cia, no son águi­las: ¡Son RA­TAS!= A al­gu­nos miem­bros de la CNTE (muy po­cos) les que­da a la me­di­da. La ma­yo­ría de esos au­tén­ti­cos maes­tros po­drían ser li­bres co­mo el águi­la.

Emi­li­ano Za­pa­ta. =El que quie­ra ser ¡Águi­la! que vue­le: el que “quie­ra” ser gu­sano que se ¡arras­tre! Pe­ro que no gri­te cuan­do lo pi­sen=. Mu­chos po­lí­ti­cos am­bi­va­len­tes es­tán en es­te gru­po.

Jo­sé Ma­ría Al­bino Vas­con­ce­los Cal­de­rón. =La cul­tu­ra en­gen­dra Pro­gre­so= Uto­pía en los si­guie­res 6 años en Mé­xi­co. Mu­chos se pre­gun­ta­rán: = ¿Qué quie­res de­cir con es­to Jo­sé Luis de An­da?=. Nooooo­pos­si. Pa­re­ce que AMLO no tie­ne PA­RÁ­ME­TRO pa­ra dis­tin­guir o di­fe­ren­ciar per­fi­les cul­tu­ra­les. Una co­sa es ser pri­mer ac­tor; y la otra ser “co­me­dian­te”. =No se pue­de en­se­ñar a leer; sin dar que leer=. ¡Óra­le! Di­ría Bro­zo.

En las úl­ti­mas ho­ras quie­nes en cam­pa­ña ofre­cie­ron y pro­me­tie­ron que Mé­xi­co se con­ver­ti­ría en El País de Las Mil Ma­ra­vi­llas (aún an­tes de te­ner pre­si­den­te le­gal­men­te en fun­cio­nes); han em­po­bre­ci­do aún más a mi­llo­nes de po­bres que mi­ra­ron con es­pe­ran­za a la 4ª. Trans­for­ma­ción. Ape­nas ha­blan unas pa­la­bras, y ¡MOFONOS! Que pro­vo­can de­va­lua­ción y pér­di­das ac­cio­na­rias. Con es­ta reali­dad, las ver­du­ras en los mer­ca­dos y de­más pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad cues­tan un 20% o más; y es­to ape­nas em­pie­za. Afir­ma­ción de ex­per­tos en po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas.

Los vie­jos de edad y ex­per­tos en vi­da por ha­ber tran­si­ta­do ve­re­das lle­nas de ho­yan­cos y pie­dras cor­tan­tes; te­ne­mos es­pe­ran­za que las ma­ni­fies­tas di­fe­ren­cias en­tre mo­re­nis­tas, ge­ne­ren en AMLO con­cien­cia que sus de­ci­sio­nes uni­per­so­na­les y abier­ta­men­te vis­ce­ra­les no con­lle­van al bien co­mún que tan­to ofre­ció y pro­me­tió en sus 18 años de cam­pa­ña.

Lo fran­ca­men­te in­com­pren­si­ble es que pien­se y crea que mi­llo­nes de me­xi­ca­nos aun sien­do al­gu­nos anal­fa­be­tas (co­mo es­tre­lli­ta) sea­mos ¡PEN­DE­JOS! O sen­ci­lla­men­te le va­le “tres ti­li­ches” lo que crea­mos o pen­se­mos. En ese “hi­po­té­ti­co” ca­so; ten­dre­mos que acep­tar ha­brán tor­men­tas po­lí­ti­cas que inevi­ta­ble pro­vo­ca­ran “tsu­na­mis” eco­nó­mi­cas.

En lo per­so­nal; quie­ro más que de­seo que la bo­ca se me ha­ga chi­cha­rrón. En ver­dad as­pi­ro aflo­re la in­te­li­gen­cia que no le fal­ta a AMLO, pa­ra que con­tro­le sus arran­ques es­pon­tá­neos y con el apo­yo de ase­so­res ¡ASE­SO­RES! ex­per­tos to­me las de­ci­sio­nes co­rrec­tas se­gún en­torno y cir­cuns­tan­cias in­ter­nas y ex­ter­nas.

Áni­mas y se des­ha­ga de al­gu­nos vi­va­les ex­per­tos en na­da vi­vi­do­res que lo ro­dean, pa­ra que re­to­me la con­gruen­cia ca­rac­te­rís­ti­ca cuan­do sien­do opo­si­tor ejer­ci­ta­ba. Por­que ¡sí! la te­nía. Mi­les to­ca­mos ma­de­ra pa­ra que re­to­me el buen ca­mino. Por­que si ¡no! En­ton­ces las ca­ra­va­nas que se es­tán or­ga­ni­zan­do en la re­mo­ta Cen­troa­mé­ri­ca se mul­ti­pli­ca­rán en TO­DO Mé­xi­co, re­pi­tién­do­se el ¡EXODO! Bí­bli­co que pro­cu­ra­ba lle­gar a la TIE­RRA PRO­ME­TI­DA. Ob­vio; la TIE­RRA PRO­ME­TI­DA no es Ve­ne­zue­la. Tam­po­co Ni­ca­ra­gua. Mu­cho me­nos Cu­ba. No se di­ga Bo­li­via o Co­rea del Nor­te.

En tan­to to­do es­to su­ce­da, ¿qué te­ne­mos que ha­cer quie­nes más o me­nos he­mos lo­gra­do su­pe­rar y so­bre­vi­vir cri­sis an­te­rio­res? Ele­men­tal mis que­ri­dos y mu­cho más res­pe­ta­bles ami­gos. Ca­da quien en su en­torno y cir­cuns­tan­cia, ha­cer lo que ¡SIEM­PRE! He­mos he­cho. Y lo ha­ce­mos ¡bien! o ¡qué!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.