Don­de hay obra, ¡so­bra!

El Sol del Orizaba - - Análisis - Ca­ta­li­na No­rie­ga ca­ta­li­nanq@hot­mail.com @ca­ta­li­nanq

La obra pú­bli­ca es un fi­lón de oro pa­ra la co­rrup­ción. Des­de épo­ca in­me­mo­rial, los en­jua­gues en­tre fun­cio­na­rios, con cons­truc­to­res y em­pre­sa­rios son har­to co­no­ci­dos.

El ago­ni­zan­te se­xe­nio pa­só del aplau­so ge­ne­ra­li­za­do al re­cha­zo to­tal, gra­cias al des­ta­pe del “af­fai­re” de la Ca­sa Blan­ca. El de­do fla­mí­ge­ro, de la opi­nión pú­bli­ca, apun­tó a la Cons­truc­to­ra Hi­ga, la que se di­jo es­ta­ba in­vo­lu­cra­da en la man­sión que la “pri­me­ra da­ma” ex­hi­bió es­tul­ta­men­te, en la re­vis­ta Ho­la.

Ni for­ma de pa­rar un es­cán­da­lo que agra­vió a la so­cie­dad (qui­zá por frí­vo­lo), aun­que ha ha­bi­do ma­te­ria más se­ria, de la que po­co se co­no­ce. O, ¿se­re­mos tan inocen­tes co­mo pa­ra creer que la ar­chi­men­ta­da ca­sa se pue­de equi­pa­rar a lo que “de­ja” la he­chu­ra de una ca­rre­te­ra, un puen­te, nue­vos hos­pi­ta­les y es­cue­las y re­mo­de­la­cio­nes sin lí­mi­te?

La Co­mi­sión Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos emi­tió su Re­co­men­da­ción 34/ 2018, co­rres­pon­dien­te al so­ca­vón del Pa­so Ex­press de Cuer­na­va­ca. El 12 de ju­lio del 2017, un pa­dre y su hi­jo, que cir­cu­la­ban por el ape­nas inau­gu­ra­do “Pa­so”, per­die­ron la vi­da –as­fi­xia­dos-, al ha­cer­se un enor­me so­ca­vón que se tra­gó al au­to­mó­vil. El bor­lo­te fue ma­yúscu­lo y el se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­te (Ge­rar­do Ruíz Es­par­za) se com­pro­me­tió a in­ves­ti­gar has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias y ver que se san­cio­na­ra a los res­pon­sa­bles. Aho­ra, la CNDH lo res­pon­sa­bi­li­za a él, co­mo ca­be­za de la Se­cre­ta­ría, por la tra­ge­dia.

De Ruiz Es­par­za se ha di­cho mu­cho, sin que le hi­cie­ra me­lla a su lar­ga tra­yec­to­ria. En su car­go, co­mo se­cre­ta­rio de Obras del Es­ta­do de Mé­xi­co (cuan­do Pe­ña Nieto fue go­ber­na­dor), es­tu­vo en te­la de jui­cio y hu-

La CNDH acu­sa que el tra­ba­jo es­tu­vo “pla­ga­do de de­fi­cien­cias, que pue­den ser in­di­ca­ti­vas de co­rrup­ción, lo que ame­ri­ta una in­ves­ti­ga­ción pe­nal”. La SCT pu­so tra­bas y ne­ga­ba in­for­ma­ción.

bo de­nun­cias so­bre la pro­tec­ción a cier­tas cons­truc­to­ras, in­clui­das es­pa­ño­las.

Se men­cio­na­ron so­bre­pre­cios, in­cum­pli­mien­to en tiem­pos de en­tre­ga, sus­ti­tu­ción de ma­te­ria­les y tram­pas pa­ra ob­te­ner las li­ci­ta­cio­nes. Una de es­tas “fa­vo­ri­tas” se en­car­gó de la fac­tu­ra del Pa­so Ex­press.

La alu­di­da ha­bía de­ja­do obra in­con­clu­sa y mal he­cha, en otras en­ti­da­des, a pe­sar de que ha­bía si­do ob­je­to de mul­tas y re­con­ven­cio­nes. Los ta­ches en su ac­ti­vi­dad no fue­ron obs­tácu­lo pa­ra en­tre­gar­le la vía esen­cial pa­ra los mo­re­len­ses.

Los tra­ba­jos em­pe­za­ron mal y aca­ba­ron peor. Fa­lle­cie­ron va­rias per­so­nas, los ve­ci­nos su­frie­ron inun­da­cio­nes y se­rios per­jui­cios a sus vi­vien­das y el pre­su­pues­to se in­cre­men­tó en un 68%.

La CNDH acu­sa que el tra­ba­jo es­tu­vo “pla­ga­do de de­fi­cien­cias, que pue­den ser in­di­ca­ti­vas de co­rrup­ción, lo que ame­ri­ta una in­ves­ti­ga­ción pe­nal”. Es­pe­ci­fi­ca que tar­da­ron en sus pes­qui­sas de­bi­do a las tra­bas que les pu­so la SCT, quien les ne­ga­ba in­for­ma­ción e in­clu­so su ti­tu­lar min­tió en una com­pa­re­cen­cia an­te el Se­na­do.

Bra­vo el dic­ta­men de De­re­chos Hu­ma­nos y ver­gon­zo­so el afe­rra­mien­to de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca (que no ha ser­vi­do pa­ra mal­di­ta la co­sa). Arely Gó­mez de­cla­ró que el ex­pe­dien­te es­ta­ba ce­rra­do y se ha­bía san­cio­na­do a ocho ser­vi­do­res pú­bli­cos (Los co­no­ci­dos chi­vos ex­pia­to­rios).

Es­tá de más. En el “jue­go de los rehe­nes” se­xe­nal, unos a otros se so­la­pan, a sa­bien­das de que to­dos tie­nen co­la. La SCT en­tre­ga­rá los “li­bros blan­cos”, he­chos por es­pe­cia­lis­tas en cu­brir la por­que­ri­za de uno de los ca­pí­tu­los don­de más im­pe­ra la co­rrup­ción.

Ruíz Es­par­za la li­bra­rá, en el col­mo del ci­nis­mo y ba­jo los aus­pi­cios de la Cuar­ta Trans­for­ma­ción, que se ha com­pro­me­ti­do a de­jar im­pu­nes los la­tro­ci­nios.

¿Y la Jus­ti­cia?, en es­te tró­pi­co, só­lo una en­te­le­quia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.