“El río nos da­ba de co­mer”

So­mos el ti­ra­de­ro de Gua­da­la­ja­ra, acu­san ha­bi­tan­tes, y re­cha­zan ser tum­ba de res­tos del IJCF

El Sol del Orizaba - - Nacional - VÍC­TOR MA­NUEL CHÁ­VEZ/ El Oc­ci­den­tal

GUA­DA­LA­JA­RA, Jal.- El Sal­to, Ja­lis­co, plan­tea­do en prin­ci­pio co­mo la se­de me­xi­ca­na del Va­lle del Si­li­cio ( Si­li­con va­lley), es al me­nos pa­ra los sal­ten­ses el “pa­tio tra­se­ro” de la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra, ya que las aguas ne­gras de és­ta van a dar al río San­tia­go, uno de los más con­ta­mi­na­dos del país, y aho­ra pre­ten­den se­pul­tar ahí los cer­ca de 400 cuer­pos que se en­con­tra­ban sin iden­ti­fi­car en dos trái­le­res del Ins­ti­tu­to Ja­lis­cien­se de Cien­cias Fo­ren­ses.

LA PRO­ME­SA DE UN SI­LI­CON VA­LLEY

A fi­na­les de la dé­ca­da de los no­ven­ta, la vi­sión so­bre el mu­ni­ci­pio era que se con­vir­tie­ra en po­lo in­dus­trial y tec­no­ló­gi­co a la manera del ubi­ca­do en Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos, con grandes ex­ten­sio­nes de tie­rra, li­bre trán­si­to en va­rias via­li­da­des y una lo­ca­li­za­ción in­ter­me­dia en­tre el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal y la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra.

Plan­tas in­dus­tria­les apun­ta­ron ha­cia esa po­bla­ción que hoy tie­ne más de 138 mil ha­bi­tan­tes y pron­to em­pe­za­ron a lle­gar otras em­pre­sas me­dia­nas y pe­que­ñas. Hoy su­man seis mil 609 com­pa­ñías, de acuer­do con ci­fras del Ins­ti­tu­to de In­for­ma­ción Es­ta­dís­ti­ca y Geo­gra­fía (IIEG).

Pron­to, las em­pre­sas a lo lar­go del co­rre­dor in­dus­trial co­men­za­ron a ver­ter sus desechos en el río San­tia­go, de lo cual ac­ti­vis­tas acu­san que en 10 años mu­rie­ran 984 per­so­nas por al­gún ti­po de cáncer y otras cua­tro mil 221 en­fer­ma­ran por ma­les re­la­cio­na­dos con ese pa­de­ci­mien­to.

En 2008, Mi­guel Án­gel, ni­ño de 10 años de edad que ju­ga­ba con sus amigos, ca­yó a las aguas del río San­tia­go; aun­que fue res­ca­ta­do con vi­da, ho­ras más tar­de pre­sen­tó un shock sép­ti­co por el agua que be­bió. Días más tar­de mu­rió. Pe­ri­tos fo­ren­ses re­ve­la­ron en­ton­ces que en su cuer­po pre­sen­tó di­ver­sas sus­tan­cias, me­ta­les pe­sa­dos e in­clu­so cia­nu­ro.

El ac­ti­vis­ta Raúl Mu­ñoz ya ha­bía de­nun­cia­do un des­pro­por­cio­na­do cre­ci­mien­to de en­fer­mos por cáncer que en 10 años ya su­man ca­si mil per­so­nas fa­lle­ci-

El ac­ti­vis­ta re­fie­re que si se quie­re se­pul­tar a al­guien, pri­me­ro hay que sa­car agua pues ya es­tán inun­da­das las fo­sas. Ade­más, lo gra­ve es que ese hu­me­dal arras­tra los li­xi­via­dos que ge­ne­ran los cuer­pos a un po­zo de don­de se sur­te de agua a la co­lo­nia Las Li­las, de re­cien­te crea­ción.

El re­cién lle­ga­do al­cal­de de El Sal­to, Ri­car­do San­ti­llán Cor­tés, exi­ge los dic­tá­me­nes que ga­ran­ti­cen que las ga­ve­tas del pan­teón que reha­bi­li­tó la Se­cre­ta­ría de In­fra­es­truc­tu­ra y Obra Pú­bli­ca (SIOP) es­tén en óp­ti­mas con­di­cio­nes y ga­ran­ti­cen que no ha­brá ries­gos pa­ra la sa­lud de sus go­ber­na­dos.

Si a la pre­sa del Aho­ga­do la con­vir­tie­ron en una cloa­ca, al de­po­si­tar ahí la ma­yo­ría de las aguas ne­gras de la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra, de El Sal­to hi­cie­ron el “pa­tio tra­se­ro”, pues ahí so­lo unas 80 de las más de 6 mil em­pre­sas cum­plen con la nor­ma­ti­vi­dad. “En los se­ten­ta es­tá­ba­mos igual, ol­vi­da­dos y po­bres, pe­ro el río nos da­ba de co­mer”, la­men­ta el ac­ti­vis­ta.

FRAN­CIS­CO RO­DRÍ­GUEZ

“El Sal­to ya tie­ne sus muer­tos”, di­cen ha­bi­tan­tes so­bre el tras­la­do de cuer­pos al pan­teón mu­ni­ci­pal/

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.