Eli­gio Moi­sés Co­ro­na­do

El Sudcaliforniano - - Portada -

Ha­ce po­co tiem­po y sin

In­tere­sa­dos en in­da­gar el ori­gen y los pro­pó­si­tos de este ca­nal (Rus­sia To­day, de ahí sus ini­cia­les), fui­mos di­rec­ta­men­te a su pá­gi­na en la In­ter­net, y en la sec­ción de “Quié­nes so­mos”, ex­pre­sa fran­ca­men­te: “El ca­nal de no­ti­cias RT en es­pa­ñol co­men­zó a emi­tir des­de Ru­sia du­ran­te 24 ho­ras al día y 7 días a la se­ma­na en di­ciem­bre de 2009, con­vir­tién­do­se a par­tir de ese mo­men­to en el pri­mer ca­nal de te­le­vi­sión ru­so en idio­ma cas­te­llano con se­ñal de al­can­ce mun­dial. A lo lar­go de es­tos años, la ca­de­na ha si­do ca­li­fi­ca­da [¿por quién?] co­mo una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de in­for­ma­ción al­ter­na­ti­vas en Oc­ci­den­te, da­do que a me­nu­do cu­bre te­mas ig­no­ra­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas del ‘mains­tream’ [me­dios prin­ci­pa­les].

“Des­de sus es­tu­dios en Mos­cú y gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de sus co­rres­pon­sa­les en Ma­drid, Bue­nos Ai­res, Ca­ra­cas, La Ha­ba­na, Mé­xi­co, Was­hing­ton y Mia­mi, el equi­po de RT le acer­ca las no­ti­cias más des­ta­ca­das del ám­bi­to po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial, con­tan­do siem­pre con la opi­nión de los me­jo­res [¿?] ex­per­tos y ana­lis­tas po­lí­ti­cos.

“La au­dien­cia de RT en es­pa­ñol au­men­ta rá­pi­da­men­te, es­tan­do dis­po­ni­ble su se­ñal abier­ta en este mo­men­to pa­ra mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes en países de Eu­ro­pa, Nor­tea­mé­ri­ca y La­ti­noa­mé­ri­ca. En oc­tu­bre de 2014, los pre­si­den­tes de Ru­sia y Ar­gen­ti­na, Vla­dí­mir Pu­tin y Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner [aho­ra acu­sa­da de co­rrup­ción du­ran­te su go­bierno], res­pec­ti­va­men­te, die­ron luz ver­de, me­dian­te una te­le­con­fe­ren­cia, a la emi­sión de RT en es­pa­ñol en la red de tv di­gi­tal abier­ta (TDA) ar­gen­ti­na, lo cual su­pu­so un he­cho his­tó­ri­co en las re­la­cio­nes de am­bos países […]”

El go­bierno ar­gen­tino, ac­tual­men­te en­ca­be­za­do por Mau­ri­cio Ma­cri, ce­rró el ca­nal en Ar­gen­ti­na.

Es no­ta­ble que la se­ñal tam­bién es­té en Ve­ne­zue­la me­dian­te sus­crip­ción y la TDA.

En Wi­ki­pe­dia pue­de leer­se al res­pec­to la si­guien­te in­for­ma­ción, en el ca­pí­tu­lo de “Crí­ti­cas y con­tro­ver­sias”:

“Des­de su fun­da­ción, el ca­nal se ha vis­to en­fren­ta­do a cues­tio­na­mien­tos por par­te de al­gu­nos sec­to­res de la po­lí­ti­ca oc­ci­den­tal, quie­nes con­si­de­ran que se tra­ta de un ser­vi­cio de in­for­ma­ción y pro­pa­gan­da al ser­vi­cio del go­bierno ru­so, del cual re­ci­be fi­nan­cia­mien­to, cu­ya fun­ción prin­ci­pal es la de agi­tar al pú­bli­co an­ti­sis­te­ma de los di­ver­sos países con co­ber­tu­ra pa­ra pro­vo­car ines­ta­bi­li­dad y so­ca­var a las de­mo­cra­cias li­be­ra­les de Oc­ci­den­te […]

“En Es­pa­ña, el dia­rio El País acu­só a la ca­de­na de te­ner in­je­ren­cias en el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña pa­ra de­bi­li­tar la ima­gen ex­te­rior de la na­ción es­pa­ño­la; el pe­rió­di­co ma­dri­le­ño ase­gu­ró que se ha­bían pu­bli­ca­do 42 no­ti­cias so­bre el te­ma ‘sal­tán­do­se la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal’; ade­más, apun­tó a una red de ac­ti­vis­tas co­mo Ju­lian As­san­ge y Ed­ward Snow­den que jun­to a un sis­te­ma de bots se han en­car­ga­do de mag­ni­fi­car las in­for­ma­cio­nes so­bre la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na, la cual, se­gún el ro­ta­ti­vo, es la mis­ma red que tu­vo im­pli­ca­cio­nes en las vic­to­rias de Do­nald Trump en las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y del Bre­xit en el re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co de 2016. La ca­de­na res­pon­dió ase­gu­ran­do que se uti­li­za­ron datos des­con­tex­tua­li­za­dos y acu­san­do al dia­rio es­pa­ñol de te­ner su pro­pia red de ro­bots di­gi­ta­les […]”

“Des­de 2014, RT ha si­do cri­ti­ca­do por su fal­ta de cre­di­bi­li­dad por ha­ber cen­su­ra­do la crisis po­lí­ti­ca en Ve­ne­zue­la de 2013 [pro­mo­vi­da por la opo­si­ción], así co­mo ese me­dio ha si­do a fa­vor del aho­ra pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro […]”

“En abril de 2017, el dia­rio me­xi­cano El Fi­nan­cie­ro aler­tó so­bre el ries­go de la ofi­cia­les.”

En la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, RT di­fun­de a tra­vés de Dish (ca­nal 353), iz­zi (184) y To­tal­play (613). Es cier­to que trans­mi­te do­cu­men­ta­les que apor­tan co­no­ci­mien­tos úti­les, mas tam­bién es ver­dad que sus en­tre­vis­tas y no­ti­cias de­jan tras­lu­cir cla­ra­men­te la ten­den­cia in­je­ren­cis­ta y fran­ca­men­te pro­pa­gan­dís­ti­ca de sis­te­mas po­lí­ti­cos que his­tó­ri­ca­men­te han de­mos­tra­do su in­efi­ca­cia en otros países, por par­te de un go­bierno ex­tran­je­ro de mu­chas ma­ne­ras po­lí­ti­ca­men­te ad­ver­so a lo que ha si­do has­ta aho­ra nues­tra vi­da de­mo­crá­ti­ca, en la for­ma­ción del cri­te­rio de los me­xi­ca­nos.

Uno de los seg­men­tos de en­tre­vis­tas se lla­ma “Con­ver­san­do con Co­rrea”, que es­tá di­ri­gi­do na­da me­nos que por Ra­fael Co­rrea, el ex­pre­si­den­te ecua­to­riano cu­yo go­bierno se dis­tin­guió, en­tre otras co­sas, por sus prác­ti­cas nu­ga­to­rias de la li­ber­tad de pren­sa en ese país, don­de im­pu­so a un su­ce­sor que aho­ra es su prin­ci­pal per­se­cu­tor.

Re­sul­ta­ría in­tere­san­te sa­ber có­mo es que el go­bierno de nues­tro país ha de­ja­do a ese ca­nal te­le­vi­si­vo ope­rar sin cor­ta­pi­sas en el es­pa­cio ra­dio­eléc­tri­co de la na­ción.

Es de te­mer­se que pron­to ten­drá car­ta blan­ca pa­ra ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción, cal­cu­la­da y ten­den­cio­sa, a ma­nos li­bres.

Y así ha­brá, sin me­di­da ni cle­men­cia, te­le­vi­sión ru­sa en ca­sa.

anun­cio pre­vio, los sus­crip­to­res de te­le­vi­sión por vía sa­te­li­tal vi­mos apa­re­cer un nue­vo ca­nal: RT no­ti­cias, que los asi­duos a este ti­po de pro­gra­mas co­men­za­mos a ver con in­te­rés, pe­ro más cuan­do nos di­mos cuen­ta de que en sus con­te­ni­dos ha­bía cier­ta pro­cli­vi­dad a pon­de­rar y exal­tar a re­gí­me­nes au­to­crá­ti­cos co­mo Cu­ba, Ve­ne­zue­la, Co­rea del Nor­te y otros más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.