El al­cal­de del ayun­ta­mien­to pa­ce­ño

El Sudcaliforniano - - 36 Análisis -

Me gus­ta leer los ar­tícu­los

de la pe­rio­dis­ta Betty Za­no­lli, que apa­re­cen los do­min­gos en el pe­rió­di­co “El Sud­ca­li­for­niano”. El del 7 de es­te mes se re­fi­rió a la re­cien­te cons­ti­tu­ción de la ciu­dad de Mé­xi­co, que in­clu­yó co­mo ba­se de su di­vi­sión te­rri­to­rial y de su or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va, la al­cal­día, en vez del mu­ni­ci­pio, tal co­mo lo se­ña­la la cons­ti­tu­ción de nues­tro país.

Ha­cien­do his­to­ria, la pe­rio­dis­ta nos di­ce que la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­va de la an­ti­gua Ro­ma era el mu­ni­ci­pio, in­te­gra­do por cua­tro fun­cio­na­rios. Con el pa­so de los si­glos apa­re­ce­rán los ayun­ta­mien­tos y ca­bil­dos, es­tos úl­ti­mos, in­te­gra­dos por miem­bros de la co­mu­ni­dad. Así, afir­ma, ayun­ta­mien­to, con­ce­jo y ca­bil­do, hun­di­rán sus raí­ces en una mis­ma fuen­te nu­tri­cia.

Y la re­fe­ren­cia vie­ne al ca­so, por­que con el nue­vo ayun­ta­mien­to de La Paz se ha da­do en lla­mar al­cal­de al pre­si­den­te mu­ni­ci­pal que lo pre­si­de, en cla­ra vio­la­ción a lo que es­ta­ble­ce la cons­ti­tu­ción po­lí­ti­ca de nues­tro es­ta­do.

En 1971, cuan­do se re­ins­ta­la­ron los mu­ni­ci­pios en nues­tra en­ti­dad -an­tes eran de­le­ga­cio­nes­la di­vi­sión te­rri­to­rial fue de tres mu­ni­ci­pios, Mu­le­gé, Co­mon­dú y La Paz, con ayun­ta­mien­tos in­te­gra­dos por un pre­si­den­te, un sín­di­co y cin­co re­gi­do­res.

Con­for­me a ese decreto del pre­si­den­te Luis Eche­ve­rría, cuan­do se pro­mul­gó la cons­ti­tu­ción de nues­tro es­ta­do en 1975, se es­ta­ble­ció en sus ar­tícu­los 117 al 154 la crea­ción de los mu­ni­ci­pios, sus fun­cio­nes y su es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va. En el 135 es­pe­ci­fi­ca que los ayun­ta­mien­tos se in­te­gra­rán por un pre­si­den­te, un sín­di­co, cin­co re­gi­do­res y los su­plen­tes.

Con el pa­so de los años y con las re­for­mas y adi­cio­nes que ha te­ni­do nues­tra cons­ti­tu­ción lo­cal, y tam­bién con la crea­ción de los mu­ni­ci­pios de Los Ca­bos y Lo­re­to, la in­te­gra­ción de los ayun­ta­mien­tos se ha di­fe­ren­cia­do. El de La Paz se con­for­ma con un pre­si­den­te, un sín­di­co y ocho re­gi­do­res elec­tos por su­fra­gio uni­ver­sal di­rec­to, li­bre y se­cre­to, me­dian­te el sis­te­ma de ma­yo­ría re­la­ti­va y con cin­co re­gi­do­res por el prin­ci­pio de re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal.

En el ca­so de Lo­re­to, el úl­ti­mo de los mu­ni­ci­pios -1992- el ayun­ta­mien­to se in­te­gra con un pre­si­den­te, un sín­di­co y seis re­gi­do­res. En cam­bio el de Los Ca­bos es­tá con­for­ma­do por un pre­si­den­te, un sín­di­co y on­ce re­gi­do­res. Co­mon­dú tie­ne, ade­más del pre­si­den­te y el sín­di­co, nue­ve re­gi­do­res y el de Mu­le­gé cuen­ta tam­bién con nue­ve re­gi­do­res.

To­do lo an­te­rior es pa­ra de­mos­trar que el Con­for­me a

ese decreto del pre­si­den­te Luis Eche­ve­rría, cuan­do se pro­mul­gó la cons­ti­tu­ción de nues­tro es­ta­do en 1975, se es­ta­ble­ció en sus ar­tícu­los 117 al 154 la crea­ción de los mu­ni­ci­pios, sus fun­cio­nes y su es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va. En el 135 es­pe­ci­fi­ca que los ayun­ta­mien­tos se in­te­gra­rán por un pre­si­den­te, un sín­di­co, cin­co re­gi­do­res y los su­plen­tes

nom­bre co­rrec­to del que pre­si­de el ayun­ta­mien­to de La Paz es el de pre­si­den­te y no al­cal­de. En cam­bio en la Ciu­dad de Mé­xi­co, las an­te­rio­res de­le­ga­cio­nes se con­vir­tie­ron en de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les que es­ta­rán a car­go de un ór­gano po­lí­ti­co ad­mi­nis­tra­ti­vo de­no­mi­na­do al­cal­día, que es­tán in­te­gra­das por un al­cal­de y un con­ce­jo, elec­tos por un pe­rio­do de tres años.

Las an­te­rio­res de­le­ga­cio­nes, co­mo Iz­ta­pa­la­pa, Ál­va­ro Obre­gón, Mil­pa Al­ta y Xo­chi­mil­co, se­rán aho­ra de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les a car­go de una al­cal­día. Es por eso el ex­tra­ña­mien­to de la pe­rio­dis­ta Za­no­lli, por­que en to­dos los es­ta­dos de la re­pú­bli­ca el mu­ni­ci­pio es la en­ti­dad lo­cal bá­si­ca de su or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial. Es, de acuer­do con el Ar­tícu­lo 115 cons­ti­tu­cio­nal, la ba­se de su or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va.

Y cui­da­do con la cos­tum­bre. Al­gu­nos me­dios in­for­ma­ti­vos y po­lí­ti­cos que se su­po­ne bien en­te­ra­dos, han da­do en lla­mar al­cal­de­sa a la pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Los Ca­bos, y no di­ga­mos aquí en La Paz. Y la cos­tum­bre pue­de lle­gar a tal gra­do que ha­brá oca­sio­nes en que, por equi­vo­ca­ción, cuan­do de fir­mar ofi­cios se tra­te, se an­te­pon­ga al nom­bre del res­pon­sa­ble de la co­mu­na pa­ce­ña, el de “el al­cal­de”.

Así que es me­jor rec­ti­fi­car el tí­tu­lo y lla­mar­lo co­mo de­be de ser: pre­si­den­te del XVI Ayun­ta­mien­to de La Paz, Lic. Ru­bén Gre­go­rio Mu­ñoz Ál­va­rez. Aun­que, co­mo su­ce­dió allá por los años vein­te del si­glo pa­sa­do, los con­ce­jos crea­dos en lu­gar de las re­gi­du­rías ayu­da­ron con mu­cho a re­sol­ver los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de los mu­ni­ci­pios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.