NI­CA­RA­GUA, TIE­RRA DE FUE­GO

El país, uno de los más se­gu­ros de AL, ofre­ce vi­si­tas a vol­ca­nes y des­cen­so en ta­bla so­bre ce­ni­zas, pa­raí­sos na­tu­ra­les y sitios alu­si­vos a su re­vo­lu­ción.

El Universal - - PORTADA - por RO­CÍO AL­VA­RA­DO AZ­NAR ros­cals­ter@gmail.com

MA­NA­GUA.— Ni­ca­ra­gua, se­gún un in­for­me de Na­cio­nes Uni­das, es el cuar­to país de Amé­ri­ca La­ti­na y el pri­me­ro de Cen­troa­mé­ri­ca con me­nor ta­sa de ho­mi­ci­dios y ro­bos; por lo tan­to es un lu­gar se­gu­ro pa­ra via­jar. Ade­más, es uno de los se­cre­tos me­jor guar­da­dos de es­ta re­gión pa­ra quie­nes bus­can na­tu­ra­le­za y pai­sa­jes sal­va­jes por su ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca.

Si és­tas no fue­ron ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra intrigar tu es­pí­ri­tu via­je­ro, prepárate pa­ra co­no­cer una ex­pe­rien­cia de dos días en la zo­na Pa­cí­fi­co Cen­tral de es­ta na­ción. PRI­MER DÍA: MA­NA­GUA, LA CIU­DAD

Par­que His­tó­ri­co Na­cio­nal Lo­ma de Tis­ca­pa

La pri­me­ra vi­si­ta de­be ser a es­te si­tio, en don­de se go­za de la me­jor vis­ta de Ma­na­gua. Los ver­des in­ten­sos es­tán pre­sen­tes en ca­da rincón: a un la­do, la La­gu­na de Tis­ca­pa y, al otro, el La­go Xo­lotlán, el se­gun­do más gran­de del país. En el par­que se apre­cia la im­po­nen­te si­lue­ta del Ge­ne­ral Au­gus­to C. San­dino, re­vo­lu­cio­na­rio con­si­de­ra­do Hé­roe Na­cio­nal de Ni­ca­ra­gua, de 18 me­tros de al­to.

Pla­za de la Re­vo­lu­ción

Es­pa­cio en el cen­tro his­tó­ri­co ro­dea­do por la An­ti­gua Ca­te­dral, el Pa­la­cio de la Cul­tu­ra, la Ca­sa de los Pue­blos y el Par­que Cen­tral. El pi­so ro­jo con­tras­ta con las cons­truc­cio­nes ad­ya­cen­tes, co­mo el Mu­seo Na­cio­nal de Ni­ca­ra­gua y la An­ti­gua Ca­te­dral.

An­ti­gua Ca­te­dral

Es­ta igle­sia es­tá en rui­nas, aun­que a pri­me­ra vis­ta no lo pa­rez­ca. Fue cons­trui­da en­tre 1929 y 1934 y ori­gi­nal­men­te era de es­ti­lo neo­clá­si­co. Atra­pa nues­tra mi­ra­da por su be­lle­za cuan­do caminamos por la Pla­za de la Re­vo­lu­ción.

La tam­bién lla­ma­da Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de San­tia­go Após­tol de Ma­na­gua su­frió da­ños se­ve­ros du­ran­te el te­rre­mo­to del 23 de di­ciem­bre de 1972. Des­de no­viem­bre de 2000 per­ma­ne­ce ce­rra­da al pú­bli­co.

Pa­la­cio de la Cul­tu­ra

La cons­truc­ción, tam­bién de es­ti­lo neo­clá­si­co, al­ber­ga en el pri­mer pi­so el Mu­seo Na­cio­nal de Ni­ca­ra­gua, mien­tras que en el se­gun­do es­tán la Hemeroteca y la Bi­blio­te­ca na­cio­na­les, el Archivo Ge­ne­ral de la Na­ción, la Aca­de­mia Ni­ca­ra­güen­se de Geo­gra­fía e His­to­ria y el Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Cul­tu­ra.

En la plan­ta más alta es­tán el Con­ser­va­to­rio de Mú­si­ca y la Es­cue­la de Dan­za. En su jar­dín, una re­pre­sen­ta­ción de la Ce­re­mo­nia al dios Ca­cao evo­ca a nues­tros vo­la­do­res de Pa­pantla.

Par­que Cen­tral

Un oa­sis ar­bo­la­do que nos per­mi­te res­guar­dar­nos del in­cle­men­te sol. Aquí se en­cuen­tra el Mau­so­leo de los Co­man­dan­tes Carlos Fon­se­ca, San­tos Ló­pez y To­más Borge. De igual ma­ne­ra se en­cuen­tra la es­ta­tua del Ge­ne­ral San­dino.

Mo­nu­men­to a Ru­bén Darío

Ilu­mi­na­do por los ra­yos de me­dio­día, tam­bién en el Par­que Cen­tral es­tá ubi­ca­do el mo­nu­men­to en ho­nor al poe­ta, de­ve­la­do en 1933 y res­tau­ra­do des­pués de que un gru­po de ar­tis­tas lo in­ter­vi­nie­ra. En fe­bre­ro del año pa­sa­do, Ru­bén Darío fue de­cla­ra­do Hé­roe Na­cio­nal por la Asam­blea Na­cio­nal de Ni­ca­ra­gua.

Puer­to Sal­va­dor Allen­de y Pa­seo Xo­lotlán

En el Ma­le­cón de Ma­na­gua se en­cuen­tra es­te com­ple­jo inau­gu­ra­do en 2008. Ex­ce­len­te pa­ra ha­cer una pau­sa en el ca­mino, co­mer y re­co­rrer­lo de ex­tre­mo a ex­tre­mo, si se tie­ne un buen som­bre­ro y blo­quea­dor so­lar.

Den­tro de sus ins­ta­la­cio­nes hay una gran ofer­ta de res­tau­ran­tes. Al la­do se en­cuen­tra el Pa­seo Xo­lotlán, que ofre­ce una ex­po­si­ción al ai­re li­bre de la vie­ja Ma­na­gua, con una ma­que­ta de los prin­ci­pa­les edi­fi­cios de la ciu­dad, an­tes del te­rre­mo­to de 1972.

Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na

Es­ta cons­truc­ción mo­der­nis­ta abrió sus puer­tas en 1993. Es obra del ar­qui­tec­to me­xi­cano Ricardo Le­go­rre­ta (fa­lle­ci­do en 2011), quien ga­nó en 1994 el Pre­mio Ar­qui­tec­tu­ra Re­li­gio­sa AIA, Was­hing­ton D.C., E.U.A.

De gran in­fluen­cia is­lá­mi­ca, su na­ve de 25 me­tros es de con­cre­to pa­ra re­sis­tir los sis­mos. Tie­ne 63 cú­pu­las (el nú­me­ro de pa­rro­quias de la ar­qui­dió­ce­sis al mo­men­to de su cons­truc­ción). SE­GUN­DO DÍA: GRA­NA­DA Y MA­SA­YA, EN CON­TAC­TO CON LA NA­TU­RA­LE­ZA

Re­ser­va Na­tu­ral Vol­cán Mom­ba­cho

A una ho­ra de Ma­na­gua en­con­tra­mos es­ta re­ser­va na­tu­ral. En la en­tra­da to­ma­mos un ca­mión pa­ra su­bir a la ci­ma, pues la in­cli­na­ción y el ca­mino re­quie­ren un vehícu­lo es­pe­cial to­do­te­rreno. Ya en lo al­to del vol­cán nos pre­pa­ra­mos pa­ra rea­li­zar con un guía una bre­ve ca­mi­na­ta de dos ki­ló­me­tros por el sen­de­ro “El Ti­gri­llo”, que to­ma en pro­me­dio dos ho­ras y me­dia; es de di­fi­cul­tad mo­de­ra­da y no ap­ta pa­ra ni­ños. A me­di­da que avan­za­mos la ne­bli­na se con­fun­de con la ve­ge­ta­ción y desem­bo­ca en ma­ra­vi­llo­sos mi­ra­do­res don­de se apre­cia al má­xi­mo la na­tu­ra­le­za del lu­gar.

19 vol­ca­nes ac­ti­vos se en­cuen­tran en Ni­ca­ra­gua. Por eso, el país es co­no­ci­do co­mo la “Tie­rra de La­gos y Vol­ca­nes”.

Pa­ra aven­tu­re­ros A 83 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de Ma­na­gua se en­cuen­tra Ce­rro Ne­gro, en el De­par­ta­men­to (Pro­vin­cia) León. Se di­ce que es un vol­cán jo­ven de­bi­do a que hi­zo erup­ción en 1999. Pa­ra el as­cen­so, si bien no es de­ma­sia­do com­pli­ca­do, se re­co­mien­da usar ro­pa fres­ca, pan­ta­lo­nes y za­pa­tos ap­tos pa­ra es­ca­lar y pro­te­ger los pies de las pun­tia­gu­das ro­cas vol­cá­ni­cas.

El des­cen­so es más sen­ci­llo, pa­ra los más aven­tu­re­ros re­co­men­da­mos el ash­boar­ding (des­cen­so en ta­bla so­bre las ce­ni­zas), una ex­pe­rien­cia que ase­gu­ran, es úni­ca. Is­le­tas de Gra­na­da Pa­ra re­po­ner­se de la ca­mi­na­ta y apre­ciar otro as­pec­to de la bio­di­ver­si­dad de es­ta zo­na, na­da me­jor que to­mar un tour por el in­men­so La­go de Ni­ca­ra­gua o Co­ci­boi­ca (tam­bién se le co­no­ce co­mo La Mar Dul­ce) que tie­ne una ex­ten­sión de ocho mil 624 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Es un la­go cu­yas ori­llas li­mí­tro­fes no pue­den dis­tin­guir­se del to­do, pa­re­ce una bahía con un pu­ña­do de pe­que­ñas is­las re­ple­tas de ve­ge­ta­ción que es­con­den ca­sas de ve­ra­neo.

En to­tal son 365 is­le­tas, pro­duc­to de la ex­plo­sión del vol­cán Mom­ba­cho. Aquí se en­cuen­tra el fuer­te de San Pa­blo, cons­trui­do en el si­glo XVII pa­ra de­fen­der la ciu­dad de los ata­ques pi­ra­tas, y la Is­la de los Mo­nos. En to­das las is­las se pue­den ob­ser­var ca­sas de des­can­so de ma­yor o me­nor lu­jo. Se­gún el guía, ca­si to­das son pro­pie­dad de las fa­mi­lias más adi­ne­ra­das de Ni­ca­ra­gua. Gra­na­da Al fin lle­ga­mos a uno de los lu­ga­res tu­rís­ti­cos más fa­mo­sos de Ni­ca­ra­gua, de­bi­do a su corredor sa­cro, su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y neo­clá­si­ca y su am­bien­te re­la­ja­do.

Si bien to­mar un tour so­bre una ca­rro­za ja­la­da por ca­ba­llos re­sul­ta atrac­ti­vo pa­ra al­gu­nos, no­so­tros pre­fe­ri­mos ca­mi­nar por sus ca­lles que re­cuer­dan el cen­tro de Ve­ra­cruz, no so­lo por su ar­qui­tec­tu­ra sino tam­bién por su gen­te, abier­ta siem­pre a pla­ti­car, a com­par­tir su ex­pe­rien­cia. No so­lo en Gra­na­da sino du­ran­te to­da nues­tra vi­si­ta ob­ser­va­mos que los hom­bres son muy res­pe­tuo­sos, ja­más nos sen­ti­mos in­ti­mi­da­das por sus mi­ra­das o pa­la­bras.

Una vez que nos lle­na­mos los ojos de un ama­ri­llo in­ten­so, pro­duc­to del re­fle­jo del sol so­bre la fa­cha­da de la ca­te­dral, edi­fi­ca­da en 1583 y re­cons­trui­da va­rias ve­ces, nos en­fi­la­mos a la igle­sia La Mer­ced. Ahí subimos has­ta el cam­pa­na­rio pa­ra ob­te­ner una vis­ta en 360 gra­dos de Gra­na­da. Des­pués nos di­ri­gi­mos a la igle­sia y con­ven­to de San Fran­cis­co, de­cla­ra­do en 1969 Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal.

En el ca­mino hi­ci­mos va­rias pa­ra­das pa­ra pla­ti­car con los ar­te­sa­nos que fa­bri­can ha­ma­cas o pa­ra com­prar al­gún re­cuer­do.

Re­ser­va Na­tu­ral La­gu­na de Apo­yo

En Ma­sa­ya, a cua­tro ki­ló­me­tros de Gra­na­da, se lo­ca­li­za la en­tra­da a la re­ser­va. De ahí a la la­gu­na son ocho ki­ló­me­tros más de ca­mino es­tre­cho y ado­qui­na­do. A las ori­llas, diferentes ti­pos de plan­tas, ár­bo­les y ar­bus­tos nos ha­cen re­cor­dar los in­trin­ca­dos ca­mi­nos de al­gu­nas re­ser­vas na­tu­ra­les de nues­tro país.

Al lle­gar, pa­re­cie­ra que es­ta­mos en un ce­no­te de in­men­sas di­men­sio­nes, ro­dea­do de ve­ge­ta­ción. Hay va­rios ho­te­les y res­tau­ran­tes a la ori­lla del la­go, no­so­tros vi­si­ta­mos la Po­sa­da Eco­ló­gi­ca La Abue­la, con un mue­lle per­fec­to pa­ra dar un brin­co y re­fres­car­se en es­te la­go de crá­te­res.

Su agua es tran­qui­la y se tra­ta del más lim­pio y pro­fun­do del país, se­gún el guía. La vis­ta es es­plén­di­da pa­ra don­de­quie­ra que se vea.

No sé si por ser un día en­tre se­ma­na es­tá muy tran­qui­lo. El am­bien­te ins­pi­ra a sen­tar­se y a me­di­tar en la ori­lla del mue­lle, per­der la vis­ta en los di­ver­sos to­nos de ver­de que la ve­ge­ta­ción que ro­dea a la la­gu­na nos ob­se­quia.

Par­que Na­cio­nal Vol­cán Ma­sa­ya

A pun­to de dar las cin­co de la tar­de es ho­ra de for­mar­se pa­ra en­trar a es­te par­que. A par­tir de esa ho­ra co­mien­za la vi­si­ta noc­tur­na al vol­cán, la cual ter­mi­na a las ocho de la no­che.

El par­que con­cen­tra dos vol­ca­nes: el Ma­sa­ya y Nin­di­rí, los cua­les com­pren­den cin­co crá­te­res. De es­tos, el San­tia­go es el más ac­ti­vo y fue el que vi­si­ta­mos. El guía nos in­for­ma que por or­den de las au­to­ri­da­des que ad­mi­nis­tran el par­que y pa­ra dar­le flui­dez a los vi­si­tan­tes so­lo con­ta­mos con 10 mi­nu­tos pa­ra aso­mar­nos al cráter y tra­tar de ob­te­ner la pre­cia­da ima­gen de la la­va in­can­des­cen­te. En­tre una mul­ti­tud y ba­jo un cie­lo re­ple­to de es­tre­llas, nos abri­mos pa­so.

El es­pec­tácu­lo vol­cá­ni­co va­le más que el tiem­po per­mi­ti­do pa­ra cap­tu­rar un po­co de es­te de­sa­fian­te pai­sa­je. Aun­que llue­ve un po­co no sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de cu­brir­nos, tam­po­co per­ci­bi­mos frío o ca­lor, la ima­gen de la la­va co­mo un co­ra­zón enor­me la­tien­do ba­jo nues­tros ojos es to­do lo que ocu­pa nues­tra aten­ción.

En rui­nas, la an­ti­gua Ca­te­dral de Ma­na­gua.

en Ma­na­gua. Puer­to Sal­va­dor Allen­de,

de es­ti­lo neo­clá­si­co.

Cráter del vol­cán Ma­sa­ya.

Igle­sia de Gua­da­lu­pe, en la ciu­dad co­lo­nial de Gra­na­da..

La­gu­na de Apo­yo, una re­ser­va na­tu­ral.

Ash­boar­ding en el vol­cán Ce­rro Ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.