Acu­mu­la San­do­val ca­sos de des­apa­ri­ción

Al cie­rre del se­xe­nio del go­ber­na­dor de Na­ya­rit las de­nun­cias pre­sen­ta­das an­te au­to­ri­da­des su­man 175

El Universal - - PORTADA - DEN­NIS A. GAR­CÍA En­via­do —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

Te­pic.— En la rec­ta fi­nal del go­bierno de Ro­ber­to San­do­val en Na­ya­rit, que con­clu­ye ma­ña­na, los se­cues­tros, las eje­cu­cio­nes y la lis­ta de de­sa­pa­re­ci­dos se in­cre­men­ta­ron en el es­ta­do. Ca­da día sa­len más na­ya­ri­tas a exi­gir el regreso con vi­da de sus fa­mi­lia­res.

Des­pués del pa­sa­do 4 de ju­nio, un gru­po que ope­ra con ar­mas lar­gas co­men­zó a le­van­tar a jó­ve­nes de en­tre 18 y 26 años. Se­gún ci­fras de la Fis­ca­lía de Na­ya­rit, ha re­ci­bi­do 150 de­nun­cias por des­apa­ri­ción de per­so­nas, en tan­to que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) re­gis­tra 25.

Fa­mi­lia­res de víc­ti­mas di­cen que de­trás de las des­apa­ri­cio­nes es­tán ser­vi­do­res pú­bli­cos de la fis­ca­lía es­ta­tal que tie­nen es­tre­cha re­la­ción con Éd­gar Vey­tia, ex ti­tu­lar de esa ins­tan­cia de­te­ni­do en mar­zo en EU por tráfico de dro­gas.

Ape­nas ven una mo­to­ci­cle­ta que re­co­rre las ca­lles de la co­lo­nia y los ve­ci­nos sa­ben que al­go an­da mal. Su tra­yec­to­ria es len­ta, pa­sa una, otra y otra vez; se tra­ta de un hal­cón en bus­ca de su pró­xi­mo le­van­ta­do. En­tre ese ir y ve­nir ubi­ca a su pre­sa: es la ca­sa de su víc­ti­ma en Vi­llas de La Can­te­ra, en la ca­pi­tal de Na­ya­rit; otra en el frac­cio­na­mien­to Ja­ca­ran­das, de igual for­ma en Te­pic. La lis­ta se va ha­cien­do gran­de, otra y una más.

Tres ca­mio­ne­tas lle­gan, dos son blan­cas y una os­cu­ra. De ca­da vehícu­lo ba­jan cua­tro hom­bres ar­ma­dos con cuer­nos de chi­vo y cha­le­cos an­ti­ba­las. Las dos ca­mio­ne­tas blan­cas se co­lo­can en ca­da ex­tre­mo de la ca­lle pa­ra ce­rrar el pa­so, lis­tos pa­ra ac­cio­nar sus ar­mas.

El vehícu­lo os­cu­ro lle­ga has­ta la ca­sa. Ba­jan los hom­bres ar­ma­dos y con ma­rros co­mien­zan a gol­pear la re­ja has­ta abrir­la.

La si­guien­te es­ce­na, que los fa­mi­lia­res no ol­vi­dan, es la for­ma en que a un ser que­ri­do lo sa­can a gol­pes, es­po­sa­do y lo suben a la ca­mio­ne­ta. No vuel­ven a sa­ber na­da de él.

Pa­re­ce un ope­ra­ti­vo de las de­pen­den­cias en­car­ga­das de la se­gu­ri­dad, pe­ro en reali­dad se tra­ta de un gru­po del cri­men or­ga­ni­za­do que des­pués de las elecciones del 4 de ju­nio co­men­zó a le­van­tar prin­ci­pal­men­te a jó­ve­nes de en­tre 18 y 26 años. Son los de­sa­pa­re­ci­dos de Ro­ber­to San­do­val, el go­ber­na­dor de Na­ya­rit.

Al­gu­nos ase­gu­ran que de­trás de las des­apa­ri­cio­nes es­tán ser­vi­do­res pú­bli­cos de la fis­ca­lía que tie­nen una es­tre­cha re­la­ción con Éd­gar Vey­tia, El Dia­blo, de­te­ni­do a fi­na­les de mar­zo en Es­ta­dos Uni­dos por tráfico de dro­gas; otros fa­mi­lia­res no es­tán se­gu­ros de quién es­tá ope­ran­do el co­man­do.

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral de Na­ya­rit ha re­ci­bi­do al­re­de­dor de 150 de­nun­cias por la des­apa­ri­ción del mis­mo nú­me­ro de per­so­nas; en tan­to, la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR) re­gis­tra has­ta aho­ra 25 de­nun­cias del mis­mo ti­po, mis­mas que se en­cuen­tran in­te­gra­das en una car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción.

Pe­ro la ci­fra po­dría au­men­tar, de­bi­do a que mu­chos han op­ta­do por el silencio por te­mor a re­pre­sa­lias de ser­vi­do­res pú­bli­cos que es­tu­vie­ron con el ex fis­cal Éd­gar Vey­tia y con­ti­núan den­tro de la ins­ti­tu­ción, o de quien es­té de­trás de las des­apa­ri­cio­nes. Por otra parte, la Co­mi­sión Eje­cu­ti­va de Aten­ción a Víc­ti­mas (CEAV) brin­da apo­yo y acom­pa­ña­mien­to a los afec­ta­dos.

La pri­me­ra des­apa­ri­ción ocu­rrió el 8 de ju­nio, re­cuer­dan bien los fa­mi­lia­res. La pre­sen­cia de los hom­bres ar­ma­dos ha si­do prin­ci­pal­men­te en Vi­llas de La Can­te­ra y en el frac­cio­na­mien­to Ja­ca­ran­das, que se en­cuen­tra a es­pal­das de la fis­ca­lía.

A par­tir de ese día va­rios fa­mi­lia­res co­men­za­ron a coin­ci­dir en la fis­ca­lía pa­ra le­van­tar la de­nun­cia. Su des­gra­cia los unió; en re­des so­cia­les se hi­cie­ron de­nun­cias de más ca­sos, pu­bli­ca­ron los ras­gos de las per­so­nas des­apa­re­ci­das pa­ra pe­dir la coope­ra­ción de la so­cie­dad y los con­tac­ta­ron.

Así co­men­zó el gru­po de bús­que­da en Te­pic, en po­si­bles fo­sas clan­des­ti­nas.

La fo­sa

De­ses­pe­ra­dos por no sa­ber el pa­ra­de­ro de sus fa­mi­lia­res, un gru­po de ma­dres, pa­dres, tíos, her­ma­nas y ami­gos acu­dió a Ca­sa de Go­bierno el 5 de agos­to pa­ra re­unir­se con el go­ber­na­dor Ro­ber­to San­do­val y exi­gir­le una pron­ta res­pues­ta. Y la tu­vie­ron. Al día si­guien­te, una de­nun­cia anó­ni­ma que re­ci­bió la fis­ca­lía da­ba la pri­me­ra pis­ta: una fo­sa clan­des­ti­na con sie­te cuer­pos, en­tre ellos el de una mu­jer, ubi­ca­da en­tre las par­ce­las de ca­ña que co­lin­dan en­tre los mu­ni­ci­pios de Te­pic y Xa­lis­co, una lo­ca­li­dad co­lin­dan­te a la ca­pi­tal na­ya­ri­ta.

“En el día es más co­mún que des­apa­rez­can las per­so­nas, pe­ro hay más ca­sos que no quie­ren de­nun­ciar por te­mor a re­pre­sa­lias. Sen­ti­mos que la res­pues­ta que nos die­ron las au­to­ri­da­des al so­li­ci­tar que en­con­tra­ran a nues­tros fa­mi­lia­res fue esa, una fo­sa con cuer­pos”, co­men­ta Rosy, una de las se­ño­ras que bus­ca a su hi­jo Alejandro, de 23 años, des­apa­re­ci­do el 23 de ju­nio a las 18:30 ho­ras.

Bús­que­das y ame­na­zas

“Ya no le mue­van o va­mos a le­van­tar a otro de su fa­mi­lia”. Es­ta es una de las ame­na­zas que re­ci­ben con fre­cuen­cia los fa­mi­lia­res de de­sa­pa­re­ci­dos por em­pren­der la bús­que­da en los cam­pos de cul­ti­vo o de don­de les lle­gue in­for­ma­ción de una po­si­ble fo­sa, pe­ro eso no los pa­ra­rá, ad­vier­ten. Una de las ma­dres afec­ta­das re­ci­bió una lla­ma­da anó­ni­ma el 24 de agos­to. Le in­for­ma­ron de un pun­to en el que ha­brían en­te­rra­do a su hi­jo; de in­me­dia­to fue­ron a la fis­ca­lía pa­ra so­li­ci­tar ayu­da. No la ob­tu­vie­ron. Ne­ce­si­ta­ban ha­cer al­go, así que en­tre to­dos coope­ra­ron, ren­ta­ron una ex­ca­va­do­ra, fue­ron al lu­gar y co­men­za­ron a ca­var. No ha­bía nin­gún cuer­po.

“Pe­di­mos al go­bierno fe­de­ral que vol­tee a ver­nos, que­re­mos jus­ti­cia, que­re­mos a nues­tros fa­mi­lia­res de regreso. Que­re­mos que sal­ga la ver­dad y que nin­gu­na fa­mi­lia pa­se por lo que es­ta­mos vi­vien­do”, co­men­ta Rosy.

Las de­nun­cias en PGR, de las que tie­ne co­pia EL UNI­VER­SAL, coin­ci­den en el ti­po de ca­mio­ne­tas, las ar­mas, ves­ti­men­ta y la for­ma en que ope­ra el gru­po ar­ma­do que aten­ta con­tra las fa­mi­lias na­ya­ri­tas.

El ca­so del al­ba­ñil

Da­niel es al­ba­ñil, tie­ne 26 años y la úl­ti­ma co­sa que su­pie­ron de él fue que el 16 de ju­nio se en­con­tra­ba tra­ba­jan­do en una ca­sa del frac­cio­na­mien­to Ja­ca­ran­das. Pa­sa­das las 22:00 ho­ras, dos su­je­tos gol­pea­ron la puer­ta e in­gre­sa­ron. Lle­va­ban ar­mas lar­gas. Sa­ca­ron a Da­niel y a otro jo­ven que se en­con­tra­ba ahí y los subie­ron a una ca­mio­ne­ta ne­gra. Has­ta la fe­cha no sa­ben na­da de ellos. El es­po­so de la se­ño­ra Cer­van­tes tra­ba­ja­ba en un ta­ller me­cá­ni­co. Es­tu­vie­ron un tiem­po se­pa­ra­dos, pe­ro es­ta­ban por co­men­zar de nue­vo una vi­da jun­tos. Ape­nas el 23 de ju­nio él re­gre­sa­ría a ca­sa, pe­ro ese mis­mo día no se co­mu­ni­có.

El 5 de ju­lio la se­ño­ra Cer­van­tes re­ci­bió una lla­ma­da: “Soy El Co­man­dan­te. Te­ne­mos a su es­po­so, ya lo in­ves­ti­ga­mos y es inocen­te. Se lo va­mos a re­gre­sar, pe­ro, ¿con cuán­to pue­de apo­yar pa­ra nues­tra or­ga­ni­za­ción?”.

La se­ño­ra Cer­van­tes te­nía en ese mo­men­to 2 mil pe­sos y El Co­man­dan­te le pe­día 30 mil pe­sos.

“Le doy tres ho­ras pa­ra con­se­guir­lo. Na­da más no me al­bo­ro­te al ga­lli­ne­ro o ma­to a su es­po­so”, le res­pon­dió, ase­gu­ran­do que a él le in­for­ma­ban to­do en la fis­ca­lía y sa­bía que ha­bía acu­di­do a le­van­tar la de­nun­cia por des­apa­ri­ción.

An­tes de las tres ho­ras El Co­man­dan­te mar­có de nue­vo. La se­ño­ra te­nía los mis­mos 2 mil pe­sos. Le di­jo que la es­pe­ra­ba en el cen­tro de Te­pic y que en un Ox­xo ha­ría el de­pó­si­to. Mi­nu­tos des­pués El Co­man­dan­te, mo­les­to, le man­dó un men­sa­je.

“Sí­ga­lo bus­can­do, así co­mo us­ted ju­gó con­mi­go yo tam­bién voy a ju­gar con us­ted, nun­ca lo va a en­con­trar”. A sus 20 años, Karen era in­de­pen­dien­te. Ren­ta­ba una ca­sa en Vi­lla del Pra­do. Tra­ba­jó de me­se­ra en un bar lla­ma­do Las Va­que­ri­tas, lue­go se cam­bió a otro cen­tro noc­turno de la mis­ma due­ña.

El 17 de ju­nio su pa­dre le mar­có. Ella le di­jo que le do­lía la ro­di­lla por­que se ha­bía cor­ta­do con una bo­te­lla de cer­ve­za; fue la úl­ti­ma con­ver­sa­ción que tu­vie­ron.

Los fa­mi­lia­res de Karen acu­die­ron a la fis­ca­lía pa­ra re­por­tar­la co­mo des­apa­re­ci­da.

El 24 de ju­nio mar­ca­ron nue­va­men­te al ce­lu­lar de Karen. Con­tes­tó una per­so­na des­co­no­ci­da, una voz jo­ven que ad­vir­tió: “A Karen la le­van­ta­ron unas per­so­nas de una ca­mio­ne­ta ne­gra sin pla­cas”.

Los ve­ci­nos co­men­ta­ron que en la ca­sa de Karen vie­ron lle­gar una ca­mio­ne­ta blan­ca jun­to con otra os­cu­ra. Des­cal­za y ja­lán­do­la de los ca­be­llos la sa­ca­ron de su do­mi­ci­lio.

Los le­van­to­nes, eje­cu­cio­nes y la lis­ta de de­sa­pa­re­ci­dos si­guen cre­cien­do en la lo­ca­li­dad. Ca­da día sa­len más na­ya­ri­tas a le­van­tar la voz y pi­den el regreso con vi­da de sus fa­mi­lia­res, pe­ro el go­bierno de Ro­ber­to San­do­val con­clu­ye ma­ña­na, eso apa­ga las es­pe­ran­zas de los habitantes.

“En el día es más co­mún que des­apa­rez­can [o le­van­ten] a las per­so­nas, pe­ro hay más ca­sos [de los re­por­ta­dos] que no quie­ren de­nun­ciar por te­mor a re­pre­sa­lias”

“Sen­ti­mos que la res­pues­ta que nos die­ron las au­to­ri­da­des al so­li­ci­tar que en­con­tra­ran a nues­tros fa­mi­lia­res fue esa, [que es­tén] en una fo­sa con cuer­pos” ROSY Ha­bi­tan­te na­ya­ri­ta en bus­ca de su hi­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.