Sa­bi­na Ber­man

El Universal - - PORTADA - Sa­bi­na Ber­man

“A Ma­ra la ma­ta­mos to­dos y to­das. La ma­tó una so­cie­dad mo­ral­men­te con­fun­di­da, que ob­ser­va la cuen­ta de los fe­mi­ni­ci­dios cre­cer y cre­cer, sin ha­cer na­da real pa­ra de­te­ner­los”.

1. Es­te do­min­go no hay fá­bu­la. La Fan­ta­sía es­tá de lu­to. Ma­ta­ron a una jo­ven de 19 años. Dis­pu­sie­ron de su cuer­po muer­to co­mo de cas­ca­jo. No, es­te do­min­go no hay fá­bu­la. La Fan­ta­sía se fue al In­fierno.

2. Ma­ra sa­lió de fies­ta con sus ami­gos y amigas. A las 5 de la ma­ña­na pi­dió un ca­bify, un ta­xi se­gu­ro.

El cho­fer la mi­ró por el es­pe­jo re­tro­vi­sor. Bo­ni­ta. Pe­lo lar­go. Ca­ra aún aniña­da. Un en­can­to de mu­jer. La des­ma­yó. La lle­vó a un mo­tel. La vio­ló. La ma­tó. Se des­hi­zo del cuer­po, co­mo de cas­ca­jo. Es­to los pri­ma­tes ha­bla­do­res lo lla­ma­mos fe­mi­ni­ci­dio. Ma­ra fue ase­si­na­da por un so­lo pe­ca­do: ser mu­jer en una so­cie­dad se­xis­ta.

3. Pe­re­lló se co­mu­ni­có con­mi­go pa­ra pe­dir­me su “de­re­cho a ré­pli­ca”. Él se ha­bía vuel­to de gol­pe cé­le­bre por su dia­tri­ba en pro de la vio­la­ción, que in­cluía una fra­se in­creí­ble. “Las mu­je­res que he vio­la­do me lo agra­de­cen des­pués”. Y yo ha­bía ana­li­za­do su ideo­lo­gía fan­tás­ti­ca —fru­to de su pu­ra ima­gi­na­ción— en un ar­tícu­lo que ti­tu­lé Pen­sar con el pe­ne.

Es­cri­bía yo que Pe­re­lló pen­sa­ba con la ca­be­ci­ta de su pe­ne y des­de ahí no al­can­za­ba a com­pren­der las ra­zo­nes y los su­fri­mien­tos de una mu­jer vio­la­da —o con un mie­do cons­tan­te a ser vio­la­da—. Y lo di­cho, Pe­re­lló me exi­gía su de­re­cho a ré­pli­ca.

Le con­tes­té que él lle­va­ba de­ce­nas de ho­ras re­pli­can­do en los me­dios y ex­pla­yan­do su ale­ga­to por los de­re­chos del vio­la­dor, y en cam­bio esas mu­je­res vio­la­das y su­pues­ta­men­te agra­de­ci­das (o las mu­je­res vio­la­das y no agra­de­ci­das) no te­nían mi­cró­fono.

“Pí­de­les que ven­gan a una en­tre­vis­ta, Pe­re­lló”, le res­pon­dí, “es a ellas a las que quie­ro en­tre­vis­tar”.

Por ello, en­ta­blé con­tac­to con va­rias alum­nas de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la UNAM, don­de Pe­re­lló era maes­tro, y les pe­dí que me ayu­da­ran a bus­car a las víc­ti­mas de la mi­so­gi­nia, de Pe­re­lló o de otros mi­só­gi­nos. Las en­con­tra­mos, a las víc­ti­mas de la mi­so­gi­nia, a gra­nel.

Re­sul­ta que en la Fa­cul­tad de Cien­cias la mi­so­gi­nia ES la cul­tu­ra en­tre los gé­ne­ros. Es co­mún que los pro­fe­so­res aco­sen a las mu­je­res, alum­nas y maes­tras, que son una mi­no­ría. Co­mún que las to­que­teen con las ma­nos o sim­bó­li­ca­men­te, con las pa­la­bras. Co­mún que les ne­go­cien ca­li­fi­ca­cio­nes y pues­tos a cam­bio de ac­ce­so a sus cuer­pos.

Y co­mún que eso se con­si­de­re lo “li­bre”, lo “de iz­quier­da”, “el com­pa­ñe­ris­mo en­tre pa­res”.

Un pac­to que im­pi­dió que las víc­ti­mas de­nun­cia­ran la mi­so­gi­nia ins­ti­tu­cio­nal (o ca­si) en la UNAM. Me lo con­fe­só así una maes­tra de ma­te­má­ti­cas: “Mi­ra Sa­bi­na, cuen­to es­tas bar­ba­ri­da­des pú­bli­ca­men­te y se aca­ba mi ca­rre­ra co­mo cien­tí­fi­ca”.

4. Zu­ri­ta es un mi­só­gino más sofisticado. Me cuen­tan que lle­va 20 años en­sa­ñán­do­se con­tra las mu­je­res des­de su mi­cró­fono en MVS, pe­ro apa­ren­te­men­te no por­que son mu­je­res. Sino por­que va­rias le pa­re­cen “ton­tas”, “idio­tas”, “flo­jas”, “im­bé­ci­les”. Pe­ro so­bre to­do por­que las mu­je­res no so­le­mos con­tes­tar las agre­sio­nes. Te­ne­mos un so­bre-en­tre­na­mien­to en aguan­tar­las con dig­ni­dad: otra for­ma de de­cir, de so­por­tar la mi­so­gi­nia dó­cil­men­te.

Zu­ri­ta es­cri­bió en Twit­ter ha­ce po­co: “Ele­na @Pu­ñe­tows­ka es tan vie­ja que las pa­lo­mas le ti­ran a ella mi­ga­jas”. Des­de su mi­ra­da, el Pre­mio de Li­te­ra­tu­ra Cer­van­tes y au­to­ra de 20 li­bros muy leí­dos y es­ti­ma­dos tie­ne dos pe­ca­dos im­per­do­na­bles: es mu­jer y tie­ne 80 y tan­tos años. ¿Al­guien ima­gi­na un ata­que al doc­tor Lo­ren­zo Me­yer por­que se acer­ca a la oc­ta­va dé­ca­da de su vi­da?

Y sin em­bar­go, ha­ce una se­ma­na al­go cam­bió. Zu­ri­ta se fue con­tra las ma­dres que osan ves­tir­se mos­tran­do sus en­can­tos cor­po­ra­les. Na­da fue­ra de lo nor­mal en su aba­ni­co de dia­tri­bas, me cuen­tan. Lo que cam­bió fue que es­ta vez sí le con­tes­tó al­guien. La re­vis­ta di­gi­tal La que Ar­de re­por­tó la dia­tri­ba y la ca­li­fi­có co­mo lo que es: dis­cur­so de odio.

Esa es la gran no­ve­dad de nues­tro tiem­po, que las mu­je­res jó­ve­nes con­tes­tan al dis­cur­so mi­só­gino y con­tes­tan fuer­te, con ins­tru­men­tos in­te­lec­tua­les en la mano.

Otra no­ve­dad. Que la ma­yo­ría de los hom­bres tam­bién es­tán en con­tra de la mi­so­gi­nia. 5. ¿De ve­ras? Me re­trac­to de los pá­rra­fos an­te­rio­res, aun­que no com­ple­ta­men­te, so­lo un ter­cio. La ver­dad es que ni Pe­re­lló ni Zu­ri­ta fue­ron san­cio­na­dos le­gal­men­te. Pe­re­lló con­tó que el di­rec­tor de Ra­dio UNAM lo des­pi­dió pi­dién­do­le dis­cul­pas. “Ay ami­go, qué es­cán­da­lo se hi­zo, lo sien­to pe­ro de­bes ir­te”. Y cuan­do Pe­re­lló ad­vir­tió que el re­cha­zo so­cial a su pré­di­ca pro vio­la­ción era “un In­fierno crea­do por los po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos”, mu­chos le die­ron la ra­zón.

Es co­mo si no en­ten­dié­ra­mos del to­do la gra­ve­dad de la mi­so­gi­nia. Co­mo si en el fon­do del fon­do de nues­tra Cul­tu­ra la con­si­de­rá­ra­mos nor­mal. Parte de la vi­da hu­ma­na y del pai­sa­je. Llo­vió ayer, qué mal: ma­ta­ron a Ma­ra an­tier, qué pe­na, ca­ray.

¿Más prue­bas de que los me­xi­ca­nos no to­ma­mos en se­rio la mi­so­gi­nia y sus crí­me­nes?

En el 2012 ele­gi­mos a un Pre­si­den­te que fue go­ber­na­dor de la se­de mun­dial de los fe­mi­ni­ci­dios. En­ri­que Pe­ña Nie­to.

Te­ne­mos un pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Jus­ti­cia —Raúl Cer­van­tes— que ha­ce una dé­ca­da in­ten­tó es­tran­gu­lar a su en­ton­ces es­po­sa: la fi­cha de de­nun­cia fue le­van­ta­da por la mu­jer, y si aho­ra no se en­cuen­tra, el asun­to es aún más gra­ve.

6. El dis­cur­so de odio es­tá de­fi­ni­do. Es la in­ci­ta­ción a la vio­len­cia con­tra una mi­no­ría. Y es un de­li­to real­men­te cas­ti­ga­do en paí­ses que por su his­to­ria sa­ben que hay una co­ne­xión di­rec­ta en­tre el ha­blar y el ha­cer. El ama­gar y el ma­tar. Paí­ses co­mo Ale­ma­nia y Ho­lan­da.

Sien­do Mé­xi­co el país con ma­yor can­ti­dad de fe­mi­ni­ci­dios en el pla­ne­ta, que no­so­tros no ter­mi­ne­mos de ver esa co­ne­xión en­tre el dis­cur­so de odio y los ase­si­na­tos de mu­je­res, nos ha­ce me­re­ce­do­res a una me­da­lla a la idio­tez.

De­be­mos des­pe­jar esa idio­tez in­cons­cien­te. De­be­mos ve­tar el dis­cur­so de odio en se­rio. En se­rio: en los he­chos. De­be­mos san­cio­nar­lo en se­rio: con pe­na­li­za­cio­nes. No pue­de se­guir sien­do lí­ci­to gol­pear ver­bal­men­te a una mi­no­ría, si es que desea­mos un país don­de tam­po­co sea lí­ci­to ma­tar a al­guien por su me­ra iden­ti­dad.

7. Tu li­ber­tad ter­mi­na don­de em­pie­za a li­mi­tar la li­ber­tad de otr@s.

8. Y nues­tra in­ca­pa­ci­dad de con­ver­tir el len­gua­je en ac­ción es otra ta­ra muy nues­tra. ¿Pro­tes­ta­mos mu­chos y a me­nu­do con­tra los fe­mi­ni­ci­dios? Me­jor cons­tru­ya­mos me­ca­nis­mos de se­gu­ri­dad pa­ra cuidar a nues­tras mu­je­res jó­ve­nes. ¿Qué me­ca­nis­mos? Exis­te un ser­vi­cio de ta­xis ope­ra­do por mu­je­res y pa­ra mu­je­res. Lau­dri­ve. En cuan­to a un sis­te­ma de se­gu­ri­dad pa­ra emer­gen­cias, pro­pon­go que los ciu­da­da­nos in­da­gue­mos y lo ima­gi­ne­mos jun­tos. Por des­gra­cia, no po­de­mos de­le­gar­les a los go­bier­nos la res­pon­sa­bi­li­dad: he­mos vis­to que no la asu­men.

Di­go que ima­gi­ne­mos un sis­te­ma de se­gu­ri­dad lle­va­do por ciu­da­da­nos. Do­ne­mos dos ho­ras ca­da se­ma­na a ese sis­te­ma que de­be­mos in­ven­tar y ope­rar hom­bres y mu­je­res jun­tos.

9. Ma­ra par­ti­ci­pó en las pro­tes­tas por el ase­si­na­to de otra jo­ven, Lesvy, en los cam­pos de la UNAM. Es­cri­bió en Twit­ter el 5 de ma­yo re­cién pa­sa­do:

#SiMeMa­tan es por­que me gus­ta­ba sa­lir de no­che y to­mar mu­cha cer­ve­za…

Lo es­cri­bió con iro­nía. Su so­cie­dad se lo cum­plió con sa­ña.

A Ma­ra la ma­ta­mos to­dos y to­das. La ma­tó una so­cie­dad mo­ral­men­te con­fun­di­da, que to­da­vía dis­cu­te si el odio con­tra las mu­je­res en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es per­mi­si­ble. Que ob­ser­va la cuen­ta de los fe­mi­ni­ci­dios cre­cer y cre­cer y cre­cer más, co­mo parte del pai­sa­je, sin ha­cer na­da real y efec­ti­vo pa­ra de­te­ner­los.

Ayer llo­vió a cán­ta­ros, qué mal: an­tier ma­ta­ron a otra jo­ven pre­cio­sa, una joya de nues­tra es­pe­cie, una es­tu­dian­te de Cien­cias Po­lí­ti­cas, una vi­da que ape­nas se abría a la luz, y la ma­ta­ron so­lo por ser mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.