EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO NO ES UN EN­GA­ÑO

Ex­per­tos di­cen que a me­nos que el mun­do ac­túe ya, fe­nó­me­nos co­mo huracanes serán ca­da vez más in­ten­sos.

El Universal - - PORTADA - INDER BUGARIN Co­rres­pon­sal

Bru­se­las.— A fi­na­les de agos­to el hu­ra­cán Har­vey gol­peó la costa sur de Te­xas, de­jan­do da­ños su­pe­rio­res a los 63 mil mi­llo­nes de dó­la­res, la ci­fra más ele­va­da re­gis­tra­da en los úl­ti­mos 25 años en la re­gión del Atlán­ti­co a cau­sa de un desas­tre na­tu­ral, des­pués de Ka­tri­na y Sandy.

Si­guien­do la es­te­la de Har­vey, apa­re­ció el hu­ra­cán Ir­ma, que de­jó a su pa­so otra sen­da de des­truc­ción, par­ti­cu­lar­men­te en las is­las ca­ri­be­ñas de San Martín, San Eus­ta­quio y Sa­ba, en don­de los vien­tos su­pe­raron los 250 ki­ló­me­tros por ho­ra. “Es el desas­tre na­tu­ral más gran­de que ha gol­pea­do nues­tro reino en mu­cho tiem­po”, fue la pri­me­ra reac­ción del mi­nis­tro ho­lan­dés del In­te­rior, Ro­nald Plas­terk, tras co­no­cer que 90% de las vi­vien­das de la parte ho­lan­de­sa de San Martín ha­bían que­da­do com­ple­ta­men­te o par­cial­men­te des­trui­das.

Más allá de los de­sas­tres de Har­vey e Ir­ma, du­ran­te es­te ve­rano, mon­zo­nes ex­tre­mos se co­bra­ron la vi­da de mil 200 per­so­nas en In­dia, Ban­gla­desh y Ne­pal, mien­tras las llu­vias to­rren­cia­les cau­sa­ron se­ve­ras inun­da­cio­nes en Ir­lan­da, Fi­li­pi­nas y Sie­rra Leo­na. En es­te úl­ti­mo país más mil per­so­nas fue­ron se­pul­ta­das por el lo­do. Los in­cen­dios fo­res­ta­les igual­men­te se in­ten­si­fi­ca­ron en Ca­li­for­nia, Es­pa­ña, Tú­nez, Gre­cia, Hun­gría y has­ta en la he­la­da Groen­lan­dia.

Pa­ra el lí­der del Gru­po So­cia­lis­ta del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Gian­ni Pit­te­lla, bas­ta usar un po­co de sen­ti­do co­mún pa­ra es­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre el cam­bio cli­má­ti­co y los re­cien­tes even­tos cli­ma­to­ló­gi­cos. “Creo que in­clu­so [el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald] Trump [quien con­si­de­ra el cam­bio cli­má­ti­co co­mo un en­ga­ño en per­jui­cio de los in­tere­ses de su país] de­be usar un po­co de sen­ti­do co­mún y ver lo que es­tá su­ce­dien­do en su país y en el mun­do”, di­jo Pit­te­lla en un en­cuen­tro con la pren­sa en Es­tras­bur­go.

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es más cau­te­lo­sa. El Ins­ti­tu­to Me­teo­ro­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos (NOAA por sus si­glas en in­glés), in­di­có en su más re­cien­te re­por­te que aún era pre­ma­tu­ro fi­jar pa­tro­nes. Ca­da año tie­nen lu­gar en­tre 70 y 110 tormentas tro­pi­ca­les, de las cua­les, en­tre 40 y 60 al­can­zan el ni­vel de hu­ra­cán, y la tem­po­ra­da en el Océano Atlán­ti­co co­mien­za en ju­nio y du­ra has­ta no­viem­bre.

“Es cier­to que nin­gún even­to úni­co pue­de es­tar vin­cu­la­do ex­clu­si­va­men­te al cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro el au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras a cau­sa del ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta es­tán afec­tan­do la in­ten­si­dad de las tormentas”, di­ce a EL UNI­VER­SAL Ani­ta van Bre­da, di­rec­to­ra de Me­dio Am­bien­te y Ges­tión de De­sas­tres del Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za (WWF). “Es­to fue evi­den­te con el hu­ra­cán

Har­vey, que ter­mi­nó ge­ne­ran­do un vo­lu­men his­tó­ri­co de agua que aca­bó inun­dan­do Houston”, con­ti­núa.

Lo que sí es cla­ro es que los mor­ta­les ci­clo­nes tro­pi­ca­les sin pre­ce­den­tes re­gis­tra­dos en El Ca­ri­be y los ex­cep­cio­na­les in­cen­dios que gol­pea­ron las re­mo­tas tie­rras del oes­te de Groen­lan­dia, son un pre­lu­dio de lo que le es­pe­ra al mun­do de no to­mar ac­cio­nes más fir­mes pa­ra fre­nar las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, causantes del ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta.

“De cier­ta for­ma el 2050 es hoy. Lo que ha­ga­mos aho­ra de­ter­mi­na­rá si se­re­mos ca­pa­ces de man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal por de­ba­jo de los 2 gra­dos”, sos­tie­ne Pau­la Caballero, di­rec­to­ra pa­ra el Cam­bio Cli­má­ti­co del World Re­sour­ces Ins­ti­tu­te.

De acuer­do con el úl­ti­mo in­for­me del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC), re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te pro­ba­ble que el ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta sea atri­bui­ble a la ac­ti­vi­dad hu­ma­na, y de no in­tro­du­cir po­lí­ti­cas com­ple­men­ta­rias de re­duc­ción de emi­sio­nes, la tem­pe­ra­tu­ra me­dia mun­dial au­men­ta­rá en­tre 1.1 y 6.4 gra­dos cen­tí­gra­dos a lo lar­go de es­te si­glo. De au­men­tar los ter­mó­me­tros de la Tie­rra en tan só­lo en 2 gra­dos, los cien­tí­fi­cos an­ti­ci­pan fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos más ex­tre­mos co­mo inun­da­cio­nes, se­quías, llu­vias in­ten­sas, olas de ca­lor, in­cen­dios fo­res­ta­les, des­apa­ri­ción de gla­cia­res y subida del ni­vel del mar.

Los mo­de­los me­teo­ro­ló­gi­cos del IPCC pro­yec­tan ba­jo es­te es­ce­na­rio, que la in­ten­si­dad de los huracanes au­men­te en­tre 2% y 11% a fi­na­les del si­glo, mien­tras que la can­ti­dad de llu­via en­tre 10% y 15%.

Tras más de dos dé­ca­das de ne­go­cia­cio­nes, en di­ciem­bre de 2015 la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal fi­nal­men­te se pu­so de acuer­do an­te el desafío cli­má­ti­co, tra­zan­do la ho­ja de ru­ta pa­ra man­te­ner el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra por de­ba­jo de los 2 gra­dos.

Sin em­bar­go, el fu­tu­ro del lla­ma­do Acuer­do de Pa­rís es­tá en ries­go lue­go de que el país que emi­te más emi­sio­nes per cá­pi­ta, Es­ta­dos Uni­dos, re­ti­ra­ra su apo­yo con la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca. “El Acuer­do de Pa­rís dio al mun­do una ho­ja de ru­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra abor­dar el cam­bio cli­má­ti­co, pe­ro pa­ra al­can­zar los am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos de­li­nea­dos en el acuer­do, to­dos los paí­ses de­ben au­men­tar sus ob­je­ti­vos cli­má­ti­cos pa­ra man­te­ner­se en el buen ca­mino”, sos­tie­ne Ani­ta van Bre­da. “El cam­bio cli­má­ti­co no es só­lo un pro­ble­ma am­bien­tal. Tam­bién es una cues­tión eco­nó­mi­ca, de sa­lud hu­ma­na y de se­gu­ri­dad. Es­tá cla­ro que nues­tro mun­do es­tá cam­bian­do, y es­tá su­ce­dien­do más rá­pi­do de lo que nues­tros me­jo­res cien­tí­fi­cos pre­di­je­ron”.

Se­gún la ba­se de da­tos del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción so­bre Epi­de­mio­lo­gía de los De­sas­tres (CRED por sus si­glas en in­glés), al­re­de­dor de 335 de­sas­tres aso­cia­dos con el cli­ma se re­gis­tra­ron ca­da año en­tre 2005 y 2014, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to de 14% en com­pa­ra­ción al pe­rio­do 1995-2004, y ca­si el do­ble de los ni­ve­les de 1985-1994.

Pa­ra la ex­per­ta, acon­te­ci­mien­tos co­mo el hu­ra­cán Har­vey de­ben in­ter­pre­tar­se co­mo un men­sa­je pa­ra los go­bier­nos: hay que ace­le­rar las ac­cio­nes pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes, y ha­cer las co­mu­ni­da­des más re­sis­ten­tes a even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos aún más ex­tre­mos, por ejem­plo, me­jo­ran­do la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, evi­tan­do cons­truc­cio­nes en zo­nas de ries­go y re­cu­rrien­do a nue­vas tec­no­lo­gías.

“Al re­cons­truir lue­go de un desas­tre, de­be­mos te­ner en men­te a la na­tu­ra­le­za. El me­dio am­bien­te desem­pe­ña un pa­pel cru­cial tan­to en el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de un desas­tre, co­mo en la re­duc­ción de los fu­tu­ros ries­gos por fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos ex­tre­mos”, sub­ra­ya.

Per­so­nas ca­mi­nan en­tre es­com­bros y las ca­lles inun­da­das por las fuer­tes tormentas, re­la­cio­na­das con el ti­fón que azo­ta­ron el pa­sa­do vier­nes pa­sa­do la pro­vin­cia de Ha Tinh, en Viet­nam. Dok­su­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.