LOS PU­MAS DE­JAN IR EL TRIUN­FO EN GUA­DA­LA­JA­RA; SI­GUE LA MAL­DI­CIÓN.

El Gua­da­la­ja­ra com­pli­ca su ca­mino a la Li­gui­lla, tras em­pa­tar an­te un ri­val que pa­re­cía ideal pa­ra li­gar vic­to­rias y es­ca­lar posiciones en la ta­bla.

El Universal - - PORTADA - ÉD­GAR LU­NA CRUZ En­via­do —edgar.lu­na@elu­ni­ver­sal.com.mx

Gua­da­la­ja­ra.— Em­pa­te a un gol que le due­le al Gua­da­la­ja­ra, que año­ra­ba que la go­lea­da del fin de se­ma­na pa­sa­do a Pa­chu­ca (3-1) fue­ra el co­mien­zo del re­na­ci­mien­to, no... Con el em­pa­te en su ca­sa an­te unos po­bres fe­li­nos, el pa­so ha­cia ade­lan­te se con­vir­tió en dos pa­ra atrás. La cla­si­fi­ca­ción em­pie­za a ser uto­pía pa­ra el cam­peón vi­gen­te.

Por­que Chi­vas fue su­pe­rior de prin­ci­pio a fin, tan­to que se con­vir­tió en un mons­truo de va­ni­dad que con­sin­tió al ri­val, que se fue arri­ba en el mar­ca­dor, pe­ro al fi­nal vino la reac­ción de los de Al­mey­da. Les al­can­zó só­lo pa­ra em­pa­tar, alar­gar la he­ge­mo­nía de no per­der an­te los uni­ver­si­ta­rios y ya, por­que un pun­to es muy po­co pa­ra lo­grar una po­si­ble vuel­ta y en­trar a la Li­gui­lla.

Pa­sa­ron 35 años y hay que su­mar uno más. Pu­mas no ga­na en Gua­da­la­ja­ra a las Chi­vas, pe­ro el pun­to que sa­ca es co­mo una vic­to­ria aho­ra que es­tá re­du­ci­do a equi­po “chi­co”, que jue­ga a no ga­nar, por más in­sul­tan­te que sea.

Equi­po chi­co. Lás­ti­ma da­ban los Pu­mas al arras­trar to­da su his­to­ria y tra­di­ción, al sal­tar a la can­cha del es­ta­dio Chi­vas con ac­ti­tud de equi­po chi­co, de cua­dro timorato, ju­gan­do a no per­der, co­mo equi­po vul­gar. Chi­vas, en cam­bio, sa­lió a adue­ñar­se del jue­go.

Ve­lo­ci­dad, cir­cu­la­ción y di­ná­mi­ca, las ar­mas que an­tes eran mar­ca re­gis­tra­da de los uni­ver­si­ta­rios se vol­vie­ron de los ta­pa­tíos, que con el trans­cur­so del tiem­po y vien­do lo frá­gil del ri­val, pa­sa­ron de ser do­mi­na­do­res a so­ber­bios.

Sí, al Gua­da­la­ja­ra le pe­gó la va­ni­dad. De­ma­sia­do to­que y fi­li­gra­na hi­zo que po­co a po­co Pu­mas le­ye­ra el jue­go y apren­die­ra de lo que es­ta­ba de­jan­do de ha­cer.

Has­ta el mi­nu­to 30 fue que Pu­mas pa­só de me­dia can­cha. Con Abraham Gon­zá­lez co­mo “tác­ti­co” y Mau­ro For­mi­ca co­mo de­lan­te­ro, po­co ha­bía he­cho. Ape­nas un ti­ro de es­qui­na.

Pe­ro só­lo eso bas­tó. Vino el cen­tro y el re­ma­te que ca­yó sua­ve­men­te a las ma­nos de Ro­dol­fo Cota, quien lo vio tan fá­cil que lo hi­zo di­fí­cil. Ma­la­ba­reó el es­fé­ri­co, lo de­jó suel­to pa­ra que Ge­rar­do Al­co­ba, re­apa­re­ci­do en el tor­neo, con una ba­rri­da ano­ta­ra.

He­ri­do en el or­gu­llo, Al­mey­da man­dó a sus hues­tes a ma­tar o mo­rir. El se­gun­do tiem­po tu­vo un so­lo guión: ata­car a la por­te­ría de Pu­mas y el bom­bar­deó co­men­zó. Por la de­re­cha, por la iz­quier­da. Vi­nie­ron los cam­bios y el gol.

El jo­ven Je­sús Go­dí­nez no te­nía ni cin­co mi­nu­tos de ha­ber in­gre­sa­do cuan­do des­de fue­ra del área sa­có un po­ten­te dis­pa­ro que de­jó pa­ra­do a Sal­dí­var. Egea res­pon­dió

“No me gus­ta­ría sa­lir a em­pa­tar, eso no es a lo que yo jue­go, pe­ro to­do es res­pe­ta­ble” MA­TÍAS AL­MEY­DA DT de las Chi­vas

ha­cien­do cam­bios que más que ayu­dar, per­ju­di­ca­ron a su equi­po.

Trein­ta y cin­co años y los que fal­tan. Pu­mas no ga­na en Gua­da­la­ja­ra a las Chi­vas, aun­que el pun­to es co­mo un triun­fo pa­ra es­tos fe­li­nos sin pro­sa­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.