“Qué mons­truo ase­si­nó a Ma­ra”

El Universal - - ESTADOS - ÉD­GAR ÁVI­LA Co­rres­pon­sal — es­ta­dos@gmail.com

La fo­to­gra­fía de una jo­ven en jeans, con una blu­sa blan­ca y una po­se des­preo­cu­pa­da re­po­sa so­bre la ma­de­ra del fé­re­tro que res­guar­da los res­tos de Ma­ra Fer­nan­da, que ayer fue­ron re­ci­bi­dos por fa­mi­lia­res y ami­gos en su na­tal Xa­la­pa, ca­pi­tal de Ve­ra­cruz.

Por si fal­ta­ra más do­lor a es­te pe­da­ci­to de patria que sa­be su­frir y can­tar, Ve­ra­cruz re­ci­bió en su úl­ti­mo via­je a Ma­ra, la es­tu­dian­te de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Po­pu­lar Au­tó­no­ma del Es­ta­do de Pue­bla, (UPAEP) quien fue ase­si­na­da pre­sun­ta­men­te por un con­duc­tor de la em­pre­sa Ca­bify.

En la sa­la de ve­la­ción 5 de Bos­ques del Re­cuer­do, los asis­ten­tes se en­fren­ta­ron a la ima­gen de­sola­do­ra de una muer­te sin sen­ti­do, de la pér­di­da irre­pa­ra­ble de una vi­da y el co­ra­zón des­he­cho de fa­mi­lia­res que in­ten­tan con po­co éxi­to pa­rar de llo­rar y de su­frir.

En el fon­do de la sa­la mu­chos se fun­den en un abra­zo pa­ra con­so­lar­se por la par­ti­da de esa ni­ña de 19 años, pe­ro la quie­tud no lle­ga y me­nos pa­ra la ma­dre de Ma­ra, la se­ño­ra Ga­brie­la Mi­ran­da, quien su­cum­bió en va­rias oca­sio­nes a la pér­di­da de su hi­ja.

Ago­ni­za al gra­do de pre­gun­tar­se qué cla­se de mons­truo fue ca­paz de arre­ba­tar la vi­da de Ma­ra, cu­yo úni­co de­li­to fue ha­cer lo que re­co­mien­dan cuan­do los jó­ve­nes sa­len de fies­ta: bus­car un ta­xi se­gu­ro que los lle­ve a ca­sa. Na­die pu­do an­ti­ci­par que ese se­ría el úl­ti­mo via­je de Ma­ra.

La in­dig­na­ción ha tras­pa­sa­do a la fa­mi­lia, a los ami­gos y com­pa­ñe­ros de la jo­ven, en Pue­bla, en Ve­ra­cruz y gru­pos de mu­je­res en la Ciu­dad de Mé­xi­co, mues­tran su in­dig­na­ción por la muer­te de la uni­ver­si­ta­ria. Con­vo­can a mar­chas pa­ra exi­gir jus­ti­cia, pa­ra que Ma­ra Fer­nan­da no se con­vier­ta en un nú­me­ro, sino en un es­tan­dar­te de lu­cha.

Hoy, la bó­ve­da del co­fre con­tie­ne la ima­gen gra­ba­da de la Ma­ría de los fie­les ca­tó­li­cos, y al­re­de­dor de­ce­nas de flo­res blan­cas, co­ro­nas y arre­glos que dan cuen­ta del amor que mu­chos sien­ten por la jo­ven que fue ase­si­na­da lue­go de sa­lir de un bar en Cho­lu­la, Pue­bla.

El sa­cer­do­te ca­tó­li­co Quin­tín Ló­pez Ces­sa in­ten­tó, con po­cos re­sul­ta­dos, dar con­sue­lo a la fa­mi­lia y a Ga­brie­la Mi­ran­da Ló­pez, cu­ya vi­da se pau­só des­de el 8 de septiembre, el día que des­apa­re­ció su hi­ja.

El clé­ri­go re­cor­dó el pa­sa­je bí­bli­co del após­tol Juan que na­rra la lle­ga­da de Je­sús a Be­ta­nia, don­de su ami­go Lá­za­ro ha­bía fa­lle­ci­do ha­cía va­rios días. Con­tó có­mo una de sus her­ma­nas de nom­bre Mar­ta le re­cla­mó la tar­dan­za y lue­go les re­cor­dó que Je­sús re­su­ci­tó a Lá­za­ro.

Al es­cu­char el llan­to y so­llo­zos de los pre­sen­tes, el pá­rro­co di­jo que Dios no se lle­va a na­die, no cau­sa la muer­te de na­die, y que se equi­vo­ca quien lo di­ce.

“En si­tua­cio­nes di­fí­ci­les pre­gun­ta­mos dón­de es­tá Dios y de­ci­mos ‘si hu­bie­ras es­ta­do aquí, mi her­mano no hu­bie­ra muer­to’, así es po­si­ble que di­gan de Ma­ra, pe­ro oja­lá que to­dos los que han que­ri­do pue­dan es­cu­char es­to: Ma­ra re­su­ci­ta­rá”.

A las oraciones y las pa­la­bras de con­sue­lo, se su­ma­ron los can­tos y de­cla­ra­cio­nes del Sal­mo 23, que ini­cia con una fra­se que pa­ra al­gu­nos fue hoy una pa­la­bra di­fí­cil de pro­nun­ciar: “El Se­ñor es mi pas­tor, na­da me fal­ta­rá, en lu­ga­res de de­li­ca­dos pas­tos me ha­rá ya­cer”.

“Qué cla­se de mons­truo fue ca­paz de arre­ba­tar la vi­da de Ma­ra, cu­yo úni­co de­li­to fue ha­cer lo que se pi­de a los jó­ve­nes al sa­lir de fies­ta: bus­car un ta­xi se­gu­ro de regreso a ca­sa”

GA­BRIE­LA MI­RAN­DA Ma­dre de Ma­ra

Cuan­do el pá­rro­co se dis­po­nía a dar por ter­mi­na­do el ser­vi­cio, una voz ba­ja se es­cu­chó en­tre la gen­te, era una jo­ven de tez blan­ca, del­ga­da, con ce­jas po­bla­das y de ca­si 1.70 me­tros de es­ta­tu­ra, que bien pu­do ser Ma­ra, y di­jo: “Ella era un ca­pu­lli­to que se iba abrien­do, siem­pre te­nía amor pa­ra to­dos”.

La pa­la­bras des­ar­ma­ron a quie­nes es­ta­ban cer­ca y de nue­vo fue ne­ce­sa­rio traer al­cohol pa­ra sa­car del so­por a quie­nes hoy llo­ran el ase­si­na­to de la hi­ja de Ga­brie­la, que es­ta no­che ten­drá la más lar­ga de su vi­da.

En unas ho­ras de­be­rá des­pe­dir­se pa­ra siem­pre de su gran amor y en­tre­gar­la a la tie­rra, en me­dio de un do­lor que en un Ve­ra­cruz he­ri­do es ca­da vez más co­mún, ca­da vez más do­lo­ro­so, más es­can­da­lo­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.