Co­yoa­cán y la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos

El Universal - - OPINIÓN - Por SA­RA SEFCHOVICH Es­cri­to­ra e in­ves­ti­ga­do­ra en la UNAM. www.sa­ra­sef­cho­vich.com

Es muy in­tere­san­te lo que su­ce­dió ha­ce al­gu­nas se­ma­nas en la de­le­ga­ción Co­yoa­cán: los ve­ci­nos se ne­ga­ron a acep­tar la re­pa­ra­ción de uno de sus par­ques, anun­cia­da con bom­bos y pla­ti­llos por el de­le­ga­do. ¿Có­mo pue­de ser eso? No pa­re­ce te­ner ló­gi­ca en un país en el cual los ciu­da­da­nos pa­sa­mos la vi­da pi­dién­do­les a los go­bier­nos es­to y aque­llo, con­ven­ci­dos co­mo es­ta­mos de que ellos de­ben sa­tis­fa­cer to­das­nues­tras ne­ce­si­da­des: des­de agua y dre­na­je has­ta trans­por­te y re­co­lec­ción de ba­su­ra, des­de sub­si­dios has­ta cré­di­tos ba­ra­tos, des­de edu­ca­ción has­ta sa­lud, des­de em­pleo has­ta in­fra­es­truc­tu­ra. Y, sin em­bar­go, en es­ta oca­sión, se exi­gía lo con­tra­rio: que la de­le­ga­ción no ha­ga esa obra.

El ar­gu­men­to de los ve­ci­nos es que el pre­su­pues­to asig­na­do es ex­ce­si­vo. El di­cho jar­dín tie­ne me­nos de 4 mil me­tros cua­dra­dos y se ha anun­cia­do que se des­ti­na­rán vein­te mi­llo­nes de pe­sos pa­ra los arre­glos, sien­do que, se­gún uno de los in­con­for­mes, bas­ta­rían tres mi­llo­nes pa­ra de­jar el lu­gar “he­cho una chu­la­da”.

Y, en cam­bio, di­cen tam­bién los ve­ci­nos, no se arre­glan “otras ne­ce­si­da­des” co­mo poner luz, ta­par baches, me­jo­rar par­ques que es­tán en peo­res con­di­cio­nes o ter­mi­nar el re­mo­za­mien­to de las ban­que­tas en to­do el te­rri­to­rio de­le­ga­cio­nal.

La par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en­tró a for­mar parte de la vi­da en Mé­xi­co en la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo pa­sa­do, con la idea de que gru­pos de la so­cie­dad se or­ga­ni­za­ran pa­ra in­ci­dir en la es­fe­ra pú­bli­ca. Se­gún un teó­ri­co ale­mán, se tra­ta de “ac­cio­nes orien­ta­das a la me­jo­ra, en tér­mi­nos co­lec­ti­vos, de las con­di­cio­nes de vi­da”. Y se­gún Luis Agui­lar, en una so­cie­dad tan es­ta­ti­za­da co­mo la me­xi­ca­na, en la que el con­trol es­ta­tal ha si­do tan ex­ten­so co­mo in­ten­so, se tra­ta de poner lí­mi­tes a la ac­ción in­ne­ce­sa­ria o ar­bi­tra­ria del go­bierno. Por eso a los go­bier­nos no les gus­ta es­to de que los ciu­da­da­nos opi­nen y ha­gan. Obli­ga­dos por ley a de­cir que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na es ma­ra­vi­llo­sa y a asig­nar­le re­cur­sos, de to­dos mo­dos han he­cho to­do por im­pe­dir­la.

La pro­pia de­le­ga­ción Co­yoa­cán, pa­ra se­guir con el mis­mo ejem­plo (en­tre mu­chos que exis­ten y son idén­ti­cos), tu­vo gru­pos de ciu­da­da­nos que or­ga­ni­za­ron con­sul­tas so­bre có­mo uti­li­zar el pre­su­pues­to que les co­rres­pon­día, pe­ro nun­ca, ja­más, con­si­guie­ron que se hi­cie­ra na­da de lo que ellos pro­pu­sie­ron.

El mé­to­do de las au­to­ri­da­des es sim­ple: no es­cu­cha­mos, no ve­mos. Es de he­cho lo que la de­le­ga­ción Co­yoa­cán ha he­cho an­te las so­li­ci­tu­des de los ve­ci­nos de com­ple­tar la re­pa­ra­ción de las ban­que­tas.

Pe­ro cuan­do no hay re­me­dio y tie­nen que es­cu­char y ver, en­ton­ces ha­cen tor­tu­guis­mo. Por­que sa­ben que los ciu­da­da­nos no pue­den de­di­car tan­to tiem­po a las reunio­nes, los trá­mi­tes, la vi­gi­lan­cia, la ges­tión o la pro­tes­ta: “La ba­ta­lla es cons­tan­te, en­tre ve­ci­nos por un la­do y au­to­ri­da­des por el otro. Aque­llos no cuen­tan con las he­rra­mien­tas ju­rí­di­cas, de­ben asis­tir una y otra vez con es­te o con aquel em­plea­do, a es­ta o a aque­lla reunión ”, di­ce un es­tu­dios o del te­ma, yen cam­bio los fun­cio­na­rios y bu­ró­cra­tas sí de­di­can el su­yo a eso, siem­pre ade­más con el ob­je­ti­vo de bus­car­le por dón­de sa­car más di­ne­ro.

Y pa­ra ello la obra pú­bli­ca es la me­jor ma­ne­ra de con­se­guir­lo: con cam­bios de uso de sue­lo, per­mi­sos de cons­truc­ción y… obras de re­mo­za­mien­to. En Co­yoa­cán bas­ta ver el en­ga­ño del de­le­ga­do an­te­rior res­pec­to a las lu­mi­na­rias que di­ce ha­ber pues­to y que quién sa­be dón­de es­tán o las que sí es­tán son una bur­la, unas va­ri­tas de ta­ma­ño ri­dícu­lo que na­da ilu­mi­nan.

A los ciu­da­da­nos en Mé­xi­co na­die los es­cu­cha, mu­cho me­nos les (nos) ha­cen ca­so. An­te las pro­tes­tas de los ve­ci­nos la de­le­ga­ción res­pon­dió que el pro­yec­to se­gui­rá ade­lan­te y pun­to. De he­cho, ya em­pe­za­ron los tra­ba­jos.

Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar que en 2015 los ve­ci­nos de la de­le­ga­ción Cuauh­té­moc se opu­sie­ron al lla­ma­do corredor cul­tu­ral de la Ave­ni­da Cha­pul­te­pec y ga­na­ron la ba­ta­lla. Así que hay es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.