Saldos ele­men­ta­les del plu­ra­lis­mo

El Universal - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO VAL­DÉS UGALDE Di­rec­tor de Flac­so en Mé­xi­co. @pa­co­val­de­su

Has­ta hoy, el ac­ce­so me­xi­cano al plu­ra­lis­mo ha fa­lla­do en pro­du­cir un nue­vo or­den po­lí­ti­co acep­ta­ble y desea­ble. Las dis­tin­tas re­for­mas de los ór­ga­nos e ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do brin­dan un sal­do de cla­ros­cu­ros. El cam­peo­na­to se lo lle­van las ins­ti­tu­cio­nes elec­to­ra­les que nos han ga­ran­ti­za­do un cam­bio pa­cí­fi­co en la al­ter­nan­cia en el po­der en­tre par­ti­dos y po­lí­ti­cos de di­fe­ren­te mi­li­tan­cia, y a los ciu­da­da­nos nos han per­mi­ti­do es­co­ger en­tre las op­cio­nes en pug­na. Sin em­bar­go, la ins­ti­tu­cio­nal id ad elec­to­ral ha fa­lla­do en dis­ci­pli­na­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra ac­tuar ca­bal­men­te en la le­ga­li­dad y, so­bre to­do, en coad­yu­var a tra­du­cir su po­de­río en ver­da­de­ro po­der ciu­da­dano co­mo ins­tru­men­to de go­bierno del in­te­rés pú­bli­co. La pa­ra­do ja es que el cam­bio de con­duc­ta tie­ne que ve­nir tam­bién de los mis­mos par­ti­dos po­lí­ti­cos. Pre­sen­tes en to­dos los po­de­res y ni­ve­les de go­bierno, no se po­drá pres­cin­dir de ellos en su pro­pio cam­bio, por más que el dis­cur­so an­ti­par­ti­do se ge­ne­ra­li­ce.

De­trás le si­gue el Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción, que ob­ser­va cam­bios en su com­po­si­ción y fun­cio­na­mien­to su­ma­men­te im­por­tan­tes. Ello se re­fle­ja, pri­me­ro, en la ob­ten­ción de su au­to­no­mía gra­cias a las re­for­mas que han te­ni­do lu­gar des­de los años 90 y en el pre­sen­te se re­ve­la en el de­sen­vol­vi­mien­to de una cul­tu­ra de los de­re­chos sin pre­ce­den­te en la his­to­ria na­cio­nal. Aca­so se an­to­ja que es­te cam­bio ha si­do su­ma­men­te len­to, pues la ur­gen­cia de dis­po­ner de una jus­ti­cia efec­ti­va y ex­pe­di­ta es trai­cio­na­da por la cul­tu­ra ver­ti­cal y la ri­gi­dez pro­ce­di­men­tal y de cri­te­rio que pri­van en la ma­yor parte de los tri­bu­na­les.

El Con­gre­so se ha con­ver­ti­do en el cal­de­ro de la ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca y en na­da se pa­re­ce a las cá­ma­ras de an­ta­ño en que la ma­yo­ría le­van­ta­ba el de­do ha­cia don­de apun­ta­ban las ins­truc­cio­nes del se­ñor pre­si­den­te. Sin em­bar­go, el Con­gre­so ha fa­lla­do por no con­ver­tir­se en el fo­ro re­pre­sen­ta­ti­vo de la opi­nión pú­bli­ca que de­be­ría ser por el pe­so, una vez más, de las ga­nan­cias par­ti­da­rias que se­cues­tran el in­te­rés pú­bli­co. Es­to na­die lo pue­de ne­gar y quie­nes in­ten­tan di­si­mu­lar­lo só­lo al­can­zan a con­so­li­dar su des­pres­ti­gio.

La Pre­si­den­cia tam­bién ha cam­bia­do pues en­cuen­tra en los po­de­res Le­gis­la­ti­vo, Ju­di­cial y en los ór­ga­nos au­tó­no­mos cier­to con­tra­pe­so. In­ci­pien­te, es cier­to, pe­ro que di­fí­cil­men­te pue­de ser de­te­ni­do si el plu­ra­lis­mo se man­tie­ne. El ma­yor ries­go pa­ra es­te avan­ce es que al­gún par­ti­do con vo­ca­ción de he­ge­mo­nía no de­mo­crá­ti­ca (que los hay), “ma­yo­ri­tea­ra” el po­der y pro­ce­die­ra al re­tro­ce­so. Des­de otra óp­ti­ca, em­pe­ro, hay que so­me­ter a exa­men la fi­gu­ra de la Pre­si­den­cia. Si mi­ra­mos al ve­cino del norte ob­ser­va­mos una pro­fun­da cri­sis del sis­te­ma pre­si­den­cial, agra­va­da por la atra­bi­lia­ria con­duc­ta de su ti­tu­lar. No sa­be­mos qué re­sul­ta­rá de esa de­ca­den­cia, pe­ro las for­mas par­la­men­ta­rias o“par­la­men­tar iza­das” si­guen dan­do me­jor re­sul­ta­do, en es­pe­cial don­de el plu­ra­lis­mo ha di­lui­do las ma­yo­rías uni­par­ti­da­rias. En una cul­tu­ra cí­vi­ca tan po­bre co­mo la nues­tra, di­cho por to­dos los es­tu­dios re­le­van­tes so­bre el te­ma, la Pre­si­den­cia si­gue sien­do una es­pe­cie de lo­co­mo­to­ra suel­ta que so­bre­po­ne en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co la per­so­na­li­dad de su ti­tu­lar, más que la re­pre­sen­ta­ción de y el cum­pli­mien­to con los sen­ti­mien­tos y prio­ri­da­des de la na­ción. Per­so­nal­men­te, es­toy con­ven­ci­do que los sis­te­mas pre­si­den­cia­les ten­de­rán a dis­mi­nuir en aras de for­mas más ági­les, me­nos cos­to­sas pa­ra la eje­cu­ción y, so­bre to­do, co­rrec­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­bre la marcha.

De los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios se ha ha­bla­do, no sin enojo, has­ta la sa­cie­dad. Las uni­da­des te­rri­to­ria­les ele­men­ta­les pa­ra la prác­ti­ca del po­der ciu­da­dano es­tán mal­tre­chas y mal or­ga­ni­za­das en su coor­di­na­ción con el res­to del po­der po­lí­ti­co. Com­po­ner­los se­rá ta­rea de lar­ga du­ra­ción.

El sal do es va­rio­pin­to, tie­ne de to­do co­mo en bo­ti­ca. Pe­ro el sal­do ma­yor de la evo­lu­ción ins­ti­tu­cio­nal es que la gra­ve reali­dad so­cial del país la pue­de al­can­zar y dar­le al tras­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.