Cli­ma mun­dial: alerta in­mi­nen­te

El Universal - - OPINIÓN -

In­con­tes­ta­ble­men­te el cam­bio cli­má­ti­co es una reali­dad. Se co­no­cen sus cau­sas —en­tre ellas la pro­pia na­tu­ra­le­za de la Tie­rra, aun­que ma­yor­men­te la ex­plo­ta­ción del me­dio am­bien­te y ac­ti­vi­dad in­dus­trial rea­li­za­das por el hom­bre has­ta aho­ra—, pe­ro lo que aún es un uni­ver­so os­cu­ro que ape­nas co­men­za­mos a atis­bar, con pro­nós­ti­cos po­co alen­ta­do­res, ade­lan­ta­dos ha­ce dé­ca­das por los es­tu­dio­sos, son sus efec­tos so­bre nues­tro pla­ne­ta en su con­jun­to, so­bre sus océa­nos, co­rrien­tes de ai­re, tem­pe­ra­tu­ra te­rres­tre, des­hie­lo de po­los y gla­cia­res, en­tre otros. Y por ello mis­mo to­da­vía des­co­no­ce­mos las po­si­bles con­se­cuen­cias que, de se­guir co­mo va­mos, su­fri­ría la pro­pia ci­vi­li­za­ción hu­ma­na.

Y se ha­bla en ge­né­ri­co por­que, en un es­ce­na­rio de ca­tás­tro­fes, no im­por­ta­rán fron­te­ras na­cio­na­les, cre­dos o po­de­río mi­li­tar. Los efec­tos fa­ta­les de­vas­ta­rían por igual a paí­ses ri­cos o po­bres, del norte o del sur.

El cam­bio cli­má­ti­co no es pues só­lo un pro­ble­ma am­bien­tal. Tam­bién es una cues­tión eco­nó­mi­ca, de sa­lud hu­ma­na y de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. En opi­nión de ex­per­tos, es­tá cla­ro que nues­tro mun­do es­tá cam­bian­do, y su­ce­de más rá­pi­do de lo que nues­tros me­jo­res cien­tí­fi­cos pre­di­je­ron.

Aun­que to­da­vía no exis­ta un con­sen­so cien­tí­fi­co uná­ni­me so­bre la in­ci­den­cia di­rec­ta del cam­bio cli­má­ti­co en la can­ti­dad y mag­ni­tud de fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos co­mo los huracanes —el Ins­ti­tu­to Me­teo­ro­ló­gi­co de EU in­di­có en su más re­cien­te re­por­te que aún era pre­ma­tu­ro fi­jar pa­tro­nes—, los cien­tí­fi­cos ca­da vez tie­nen más da­tos e in­di­cios de es­ta re­la­ción, con­cre­ta­men­te en lo que tie­ne que ver con el au­men­to en la fuer­za, vio­len­cia y con­se­cuen­cias de los ci­clo­nes.

Co­mo bo­tón de mues­tra ahí es­tán, en las úl­ti­mas dos se­ma­nas, tormentas tro­pi­ca­les co­mo Har­vey, Ir­ma o Jo­sé. Pa­ra el lí­der del Gru­po So­cia­lis­ta del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Gian­ni Pit­te­lla, bas­ta usar un po­co de sen­ti­do co­mún pa­ra es­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre el cam­bio cli­má­ti­co y es­tos re­cien­tes even­tos cli­ma­to­ló­gi­cos.

Even­tos co­mo Har­vey de­ben in­ter­pre­tar­se en­ton­ces co­mo una se­ñal de alerta pa­ra los go­bier­nos: ur­ge ace­le­rar las ac­cio­nes pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes y tam­bién pre­pa­rar­se, ha­cer las co­mu­ni­da­des más re­sis­ten­tes a even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos aún más ex­tre­mos. A par­tir de ya se de­be me­jo­rar la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, evi­tan­do cons­truc­cio­nes en zo­nas de ries­go y re­cu­rrien­do a nue­vas tec­no­lo­gías.

Pe­se a que Do­nald Trump ha­ya re­ti­ra­do a su país del Acuer­do de Pa­rís, muy con­ve­nien­te­men­te pa­ra los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de EU, lo que aho­ra de­be ser prio­ri­dad pa­ra las na­cio­nes es con­cre­tar los am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos de­li­nea­dos en ese acuer­do, y así evi­tar que la tem­pe­ra­tu­ra de la tie­rra re­ba­se los 2 gra­dos. Re­ba­sar esa lí­nea se­ría un via­je sin re­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.