“Amo mu­cho a la CDMX”.

Hu­bo miem­bros de su ga­bi­ne­te que im­pul­sa­ron a Mo­re­na, re­ve­la El man­da­ta­rio ca­pi­ta­lino rinde hoy su Quin­to In­for­me de Go­bierno

El Universal - - METRÓPOLI - JOEL RUIZ —me­tro­po­li@elu­ni­ver­sal.com.mx

Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, je­fe de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ana­li­za con cau­te­la su fu­tu­ro in­me­dia­to que pa­sa por las de­fi­ni­cio­nes que se to­ma­rán en el Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co y por el que quie­re com­pe­tir co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Su ros­tro cam­bia cuan­do to­ca ese te­ma y ase­gu­ra que el fren­te “abre po­si­bi­li­da­des de triun­fo” y no só­lo a ni­vel fe­de­ral, sino que tam­bién es una op­ción cla­ra pa­ra re­te­ner la ca­pi­tal del país, don­de Mo­re­na es­tá al fren­te de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les.

Es­te te­ma im­pac­ta en su to­ma de de­ci­sio­nes. Ha­ce un año Man­ce­ra Espinosa ade­lan­tó que na­da más ren­día su úl­ti­mo In­for­me de Go­bierno y se iba en bus­ca de la can­di­da­tu­ra, hoy la res­pues­ta es di­fe­ren­te: “El Fren­te es­ta­rá es­ta­ble­cien­do al­gún mé­to­do y ya que lo co­noz­ca­mos es­ta­re­mos to­man­do las de­ci­sio­nes”.

En­tre los bus­tos de Emi­li­ano Za­pa­ta y Jo­sé Ma­ría Mo­re­los y Pa­vón, que de­co­ran el lobby de su ofi­ci­na en el pri­mer pi­so del An­ti­guo Pa­la­cio del Ayun­ta­mien­to, Man­ce­ra Espinosa ha­ce un ba­lan­ce a EL UNI­VER­SAL de su ges­tión, no del Quin­to Año de Go­bierno.

Re­cuer­da que la peor cri­sis que vi­vió en su ges­tión fue el plan­tón de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CNTE) en 2013 y re­co­no­ce que con la sus­pen­sión del ser­vi­cio en la Lí­nea 12 del Me­tro ini­ció su caí­da en las pre­fe­ren­cias de los ca­pi­ta­li­nos, “pe­ro de es­tar en una si­tua­ción si­mi­lar vol­ve­ría to­mar la mis­ma de­ci­sión”, re­ma­ta el Eje­cu­ti­vo lo­cal.

Ar­gu­men­ta que era real la po­si­bi­li­dad de un des­ca­rri­la­mien­to y, de ha­ber su­ce­di­do, las cir­cuns­tan­cias se­rían otras.

¿Es­te va a ser su úl­ti­mo in­for­me se­ñor?

—Es muy pro­ba­ble, pro­ba­ble. Por lo que se ha vis­to en sus spots pa­re­ce que sí es su úl­ti­mo in­for­me y ha di­cho que no se echa pa­ra atrás en la bús­que­da de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. ¿Aún es­tá así? —Aún es­tá así.

¿Con el Fren­te o sin el Fren­te?

—Aho­ra es­ta­mos cons­tru­yen­do el fren­te, es­pe­re­mos que se con­so­li­de, si no su­ce­de así va­mos a ver cuá­les son las op­cio­nes reales.

¿Có­mo se ve en el Fren­te?

—Ahí me gus­ta­ría com­pe­tir en el Fren­te, con las op­cio­nes que se va­yan a plan­tear y pues el que ga­ne.

¿Con quién se ve com­pi­tien­do?

—Creo que ahí es­tán Ra­fael Mo­reno Va­lle, ahí es­tá Ricardo Ana­ya, ahí es­tá Mar­ga­ri­ta Za­va­la, ahí es­tá Sil­vano Au­reo­les, lo ha di­cho Gra­co [Ra­mí­rez] tam­bién.

Yo creo que hay va­rios que han le­van­ta­do la mano, más los que pu­die­ran su­mar­se.

¿El Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co abre po­si­bi­li­da­des de triun­fo reales?

—Sí. Sí abre po­si­bi­li­da­des reales, yo lo veo co­mo una op­ción efec­ti­va tam­bién en el pa­no­ra­ma, hay bue­nos re­sul­ta­dos y hay muy bue­nos nú­me­ros.

¿Ya ha­bló con los lí­de­res de los diferentes par­ti­dos?

—He pla­ti­ca­do con los diferentes li­de­raz­gos y lo que me gus­ta es que no se ha pues­to so­bre la me­sa na­da más una parte ideo­ló­gi­ca, sino lo que es­tá siem­pre so­bre la me­sa es el país, el fu­tu­ro de Mé­xi­co y eso lo man­tie­ne uni­do.

¿Qué le vie­ne me­jor a Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, elecciones o en­cues­ta?

—De­be ha­ber un mé­to­do que se cons­tru­ya y que sea pon­de­ra­do. Las en­cues­tas se mue­ven cuan­do plan­teas el Fren­te y se mue­ven de ma­ne­ra muy in­tere­san­te, pe­ro tam­po­co creo que sea al­go de­fi­ni­ti­vo o de­fi­ni­to­rio.

Yo creo que de­be ha­ber un te­ma pon­de­ra­do con otros fac­to­res.

¿Pon­de­ra­do en qué sen­ti­do?

—Pue­de ha­ber una parte de elec­ción abier­ta, una parte de en­cues­ta y una parte de con­sen­so tam­bién. El con­sen­so es im­por­tan­te, yo creo que ahí tam­bién va­le la pe­na co­no­cer la opi­nión.

¿Si no es can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial es­ta­ría en otra vía, se ha­bla de Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca?

—En es­te mo­men­to no veo nin­gu­na otra. Hoy no.

El je­fe de Go­bierno, Man­ce­ra Espinosa, se aco­mo­da en el si­llón de piel co­lor café pa­ra ha­blar so­bre lo que ha he­cho y de­ja­do de ha­cer en la Ciu­dad de Mé­xi­co, a la que di­ce que ama pro­fun­da­men­te.

“No es­toy sa­tis­fe­cho con lo rea­li­za­do, co­mo ser­vi­dor pú­bli­co nun­ca pue­des es­tar sa­tis­fe­cho de lo que se ha­ce”, de­cla­ra.

“De ver­dad amo a la Ciu­dad de Mé­xi­co, si me plan­tea­ras que hay una po­si­bi­li­dad de se­guir tra­ba­jan­do, lo po­dría ha­cer por más tiem­po”, di­ce. ¿De qué se sien­te or­gu­llo­so de su tra­ba­jo en es­tos úl­ti­mos cin­co años? —Muy or­gu­llo­so de sal­var vi­das, con una nor­ma­ti­va que hoy le da una po­si­ción in­ter­na­cio­nal a la Ciu­dad de Mé­xi­co, co­mo ciu­dad res­pon­sa­ble, que nos da ci­fras de que se es­tán sal­van­do al día, por lo me­nos 20% me­nos de ho­mi­ci­dios, y que se po­ne or­den en la ciu­dad.

Por­que los motociclistas usan cas­co, por­que los vehícu­los se es­tán de­te­nien­do an­tes de las ce­bras pea­to­na­les, por­que los con­duc­to­res es­ta­mos ma­ne­jan­do me­nos rá­pi­do que an­tes, es­ta­mos pen­san­do más en el ci­clis­ta, es­ta­mos vol­teán­do­lo a ver y exis­te.

Pe­ro esa de­ci­sión le va­lió mu­chas crí­ti­cas.

—Mu­chas y to­da­vía hay mu­cha gen­te enoja­da que qui­sie­ra que re­gre­sa­ran las ve­lo­ci­da­des que se te­nían an­tes.

Ya he ex­pli­ca­do por qué de­be ser, in­clu­so se lle­gó a me­ter el te­ma del me­dio am­bien­te en eso, pe­ro la OCDE acla­ró y di­jo que las ve­lo­ci­da­des ba­jas eli­mi­nan la po­si­bi­li­dad de con­ta­mi­na­ción. Es una ciu­dad en la que hay que poner or­den en otras co­sas.

¿De las cri­sis que en­fren­tó cuál la que más re­cuer­da o la que más le im­pac­tó?

—La más des­gas­tan­te de to­das fue la de los maes­tros, por­que te­nía va­rios com­po­nen­tes, era la mo­les­tia so­cial de quie­nes que­rían que ac­tuá­ra­mos con mu­cho ma­yor fuer­za, era la mo­les­tia so­cial de quie­nes ac­tuá­ba­mos con cier­to gra­do de fuer­za pe­dían que fué­ra­mos mu­cho más la­xos, era el ries­go de que en cual­quier mo­men­to hu­bie­ra un le­sio­na­do, un muer­to, que la Ciu­dad de Mé­xi­co se ti­ñe­ra de san­gre. Pe­ro el des­gas­te pa­ra la ciu­da­da­nía fue ma­yor por la afec­ta­ción pa­ra no po­der cir­cu­lar li­bre­men­te. —Pe­ro no pue­des per­mi­tir que una cau­sa man­cha­ra de san­gre a la Ciu­dad de Mé­xi­co, el ries­go de te­ner un en­fren­ta­mien­to con 30 mil per­so­nas, con tu fuer­za pú­bli­ca. No pue­de ter­mi­nar bien una co­sa así. ¿Qué pa­so con la Lí­nea 12 del Me­tro? —Cuan­do el ex­per­to en vías y en tre­nes vino pa­ra acá, que ellos tu­vie­ron un ca­so fuer­te tam­bién me di­jo: ‘Mi­re, tie­ne dos op­cio­nes, pue­de pa­rar y so­lu­cio­nar es­to en un año o pue­de no pa­rar y a la me­jor lle­var­se 10 años’.

En­ton­ces yo le pre­gun­té: ‘¿Cuál es ese ries­go?’, me di­jo: ‘Siem­pre se va a po­der des­ca­rri­lar ese tren’. No es lo mis­mo que en una vía que se­gu­ra­men­te co­mo ellos la te­nían, al ras de pi­so, tu­vie­ras las po­si­bi­li­dad de que se te des­ca­rri­la­ra un tren a que se te des­ca­rri­le un tren a 25 me­tros de al­tu­ra, un ac­ci­den­te ahí era im­pen­sa­ble.

Eso le cos­tó mu­cho por­que a raíz de ello co­men­zó a caer la ima­gen de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra.

—Por­que de­jé sin cir­cu­lar a 500 mil per­so­nas en la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca.

¿Se equi­vo­có con esa de­ci­sión?

—No. Si vol­vie­ra a es­tar en las mis­mas cir­cuns­tan­cias lo vol­ve­ría ha­cer, no po­dría yo arries­gar. Si aho­ri­ta me di­je­ras que hay una lí­nea que pue­de des­ca­rri­lar o pue­de te­ner al­gún da­ño o lo que te­nía­mos en ese mo­men­to de es­ce­na­rio, la pa­ra­ría.

“Ca­da quien tie­ne sus leal­ta­des”

Man­ce­ra es­ta­ble­ce que el cre­ci­mien­to de Mo­re­na mu­cho tu­vo que ver por­que un buen nú­me­ro de per­so­nas ocu­pa­ron los pues­tos en su ga­bi­ne­te pa­ra impulsar es­te par­ti­do po­lí­ti­co, que hoy es­tá al fren­te de las pre­fe­ren­cias.

“Ca­da quien sus leal­ta­des y ca­da quien sus cuen­tas cuan­do las ten­ga que ren­dir, pe­ro son te­mas per­so­na­les, de con­vic­ción per­so­nal ade­más”, pre­ci­sa. Ase­gu­ra el je­fe de Go­bierno que aún cuen­ta con un gru­po de co­la­bo­ra­do­res.

¿Pe­ro se que­dó con un gru­po muy chi­co?

—Le agra­dez­co a los que se ten­gan que ir. Así co­mo se fue­ron de es­ta, se van a ir de la que si­gue. Ya ve­rá, el tiem­po ha­bla­rá.

Pa­re­ce que aho­ra Mo­re­na ya tie­ne di­vi­sio­nes, ¿có­mo lo ve?

—Es­tán en un mo­men­to com­pli­ca­do, por lo me­nos eso es lo que dan cuen­ta los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

¿Le preo­cu­pa que Mo­re­na lle­gue al go­bierno de la ciu­dad?

—No, no me preo­cu­pa, quien de­ci­da la gen­te que la go­bier­ne que lo ha­ga, oja­lá que sea al­guien que ten­ga con­vic­ción de ser­vi­cio a la ciu­da­da­nía y si lo ha­ce me­jor que nos­tros, y si lo ha­ce es­tu­pen­da­men­te bien que bueno, por­que a to­dos nos irá bien.

¿El Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi- co tam­bién tie­ne ca­bi­da en la ciu­dad?

—Sí cla­ro. El Fren­te tie­ne ca­bi­da en la ciu­dad y de con­so­li­dar­se na­cio­nal­men­te de­be­rá es­tar en la ciu­dad.

¿Con po­si­bi­li­da­des reales de com­pe­ten­cia?

—Con po­si­bi­li­da­des reales.

¿Có­mo de­ja la ca­sa lue­go de los es­cán­da­los de otros go­ber­na­do­res?

—No ten­go na­da que no co­noz­ca la gen­te, no he he­cho na­da que no es­té plan­tea­do en los li­bros y en los ac­tos de go­bierno, no me van a en­con­trar te­mas ni co­sas que no sean las pro­pias del go­bierno.

¿No se va a exi­liar a otra ciu­dad o país?

—¡Nooo! Yo soy de la ciu­dad, de to­da mi vi­da, yo soy de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Aquí quie­ro se­guir y oja­lá que to­das las co­sas se den pa­ra que pue­da se­guir aquí, con otras res­pon­sa­bi­li­da­des.

¿Quién se va a que­dar en­car­ga­do de es­te ne­go­cio?

—To­da­vía no lo sé. Ten­drá que ser al­guien que es­té en el go­bierno, sin nin­gu­na du­da y al­guien que pue­da lle­var es­ta con­duc­ción has­ta el cie­rre de la ges­tión.

No es un asun­to me­nor bajar la cor­ti­na.

—No es un asun­to me­nor por­que tie­ne que ha­ber mu­cha trans­pa­ren­cia, por­que tie­ne que ha­ber una bue­na con­duc­ción en ca­da una de las áreas pa­ra que va­yan ce­rran­do ca­da uno de los pro­yec­tos de la Ciu­dad.

¿Un per­fil eco­nó­mi­co o más bien so­cial?

—Yo creo que de­be de co­no­cer de to­do un po­co.

¿Es­te do­min­go ya se des­pi­de?

No por­que to­da­vía se­gui­mos, yo creo que es­ta de­ci­sión se es­ta­rá to­man­do a fi­na­les del pró­xi­mo mes de oc­tu­bre.

¿Qué ajustes hay que ha­cer en el ga­bi­ne­te?

—En el ga­bi­ne­te yo creo que sim­ple­men­te que fun­cio­ne, ha­brá al­gu­nos que es­ta­rán bus­can­do in­cor­po­rar­se a las ta­reas de otras fuer­zas po­lí­ti­cas, no ten­go nin­gu­na du­da y otros que es­ta­rán bus­can­do su pro­pio jue­go.

El man­da­ta­rio ca­pi­ta­lino es­pe­ra­rá que se to­men las de­fi­ni­cio­nes en el Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co y ver ha­cía don­de en­fi­la su fu­tu­ro. Por lo pron­to hoy rinde su Quin­to In­for­me de Go­bierno y con­ti­nua­rá has­ta fi­na­les de oc­tu­bre en la ad­mi­nis­tra­ción ca­pi­ta­li­na.

“De ver­dad amo a la Ciu­dad de Mé­xi­co, si me plan­tea­ras que hay una po­si­bi­li­dad de se­guir tra­ba­jan­do, lo po­dría ha­cer por más tiem­po”

“De­be ha­ber un mé­to­do [pa­ra ele­gir al can­di­da­to del fren­te] que se cons­tru­ya y que sea pon­de­ra­do. Las en­cues­tas se mue­ven cuan­do plan­teas el fren­te, tam­po­co creo que sea al­go de­fi­ni­ti­vo o de­fi­ni­to­rio”

“To­da­vía no lo sé [quién se que­da­rá a car­go]. Ten­drá que ser al­guien que es­té en el go­bierno, sin nin­gu­na du­da y al­guien que pue­da lle­var es­ta con­duc­ción has­ta el cie­rre de la ges­tión”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.