CRIPTOPUNKS, RE­BEL­DES DEL CI­BE­RES­PA­CIO

ES­TOS AC­TI­VIS­TAS TIE­NEN UN OB­JE­TI­VO: PRO­TE­GER LA IN­FOR­MA­CIÓN DE LOS IN­TER­NAU­TAS.

El Universal - - PORTADA - MA­RI­SOL MO­RE­LOS | mo­re­los­ma­ri­sol@gmail.com

Los pro­gra­ma­do­res que sim­pa­ti­zan con la cau­sa de los cyp­her­punks prac­ti­can el uso de la crip­to­gra­fía y tec­no­lo­gías para me­jo­rar la pri­va­ci­dad co­mo una ru­ta para el cam­bio so­cial.

An­te la vi­gi­lan­cia gu­ber­na­men­tal me­dian­te soft­wa­res que tie­nen la ca­pa­ci­dad de in­ter­ve­nir lla­ma­das de voz y men­sa­jes de tex­to, ¿qué nos que­da? An­te dro­nes que re­gis­tran nues­tros mo­vi­mien­tos des­de las al­tu­ras, ¿qué nos que­da? An­te la in­mi­nen­te pér­di­da de pri­va­ci­dad en to­do el es­pa­cio di­gi­tal: nos que­da el có­di­go, la crip­to­gra­fía, nos quedan los criptopunks...

“La crip­to­gra­fía es la úl­ti­ma for­ma de ac­ción di­rec­ta no vio­len­ta. Aun cuan­do los Es­ta­dos con ar­ma­men­to nu­clear pue­den ejer­cer una vio­len­cia ili­mi­ta­da so­bre mi­llo­nes de in­di­vi­duos, la crip­to­gra­fía sig­ni­fi­ca que un Es­ta­do, in­clu­so ejer­cien­do una vio­len­cia ili­mi­ta­da, no pue­de vio­lar la in­ten­ción de los in­di­vi­duos de man­te­ner sus se­cre­tos fue­ra del con­trol de es­tos. La bue­na crip­to­gra­fía pue­de re­sis­tir la apli­ca­ción ili­mi­ta­da de la vio­len­cia”, plan­teó Ju­lian As­san­ge, en su li­bro Cyp­her­punks: La li­ber­tad y el fu­tu­ro de In­ter­net.

Es­te gru­po de ac­ti­vis­tas sur­gió en 1992 cuan­do Eric Hug­hes, Ti­mothy C May y John Gil­mo­re de­ci­die­ron re­unir­se men­sual­men­te en la em­pre­sa Cy­ber So­lu­tions pro­pie­dad de Gil­mo­re, en la Bahía de San Fran­cis­co. Es­tos tres hom­bres es­ta­ban in­tere­sa­dos en el es­tu­dio del ci­fra­do li­bre y de la se­gu­ri­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Tiem­po des­pués se les nom­bró con humor cyp­her­punks, criptopunks en español, que re­sul­ta de la mez­cla de las pa­la­bras cyp­her (cla­ve, ci­fra, có­di­go crip­to­grá­fi­co) y punk.

Ca­be se­ña­lar que no se de­be con­fun­dir el pre­fi­jo cy­ber con cyp­her, ya que el pri­me­ro ha­ce re­fe­ren­cia a un gé­ne­ro de li­te­ra­tu­ra y có­mics so­bre cien­cia y fic­ción que sur­gió en los ochen­ta, mien­tras que el se­gun­do de­fi­ne a un es­pe­cia­lis­ta en la crea­ción de al­go­rit­mos para en­crip­tar o des­en­crip­tar da­tos. Asi­mis­mo, la pa­la­bra punk re­mi­te a un mo­vi­mien­to de re­sis­ten­cia que sur­gió en los se­ten­ta que, me­dian­te el ar­te, el estilo de vi­da, la mú­si­ca y la ac­ción po­lí­ti­ca, bus­ca­ba un ca­mino para crear un nue­vo mun­do fue­ra del con­trol gu­ber­na­men­tal es­ta­ble­ci­do. Para es­te gru­po, las au­to­ri­da­des son co­rrup­tas e in­to­le­ra­bles, pues cual­quier ins­ti­tu­ción pue­den re­pri­mir al ser hu­mano. La com­bi­na­ción de es­tas pa­la­bras die­ron origen a una sub­cul­tu­ra im­pul­sa­da por las ma­te­má­ti­cas y el anar­quis­mo.

Los prin­ci­pa­les idea­les del mo­vi­mien­to crip­to­punk se ba­san en al­can­zar la pri­va­ci­dad to­tal de la co­mu­ni­ca­cio­nes per­so­na­les con la ayu­da de la fí­si­ca y de las ma­te­má­ti­cas, es­cri­bió Ste­ven Levy, en su tex­to “Cry­pto Re­bels” pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Wi­red en 1993.

En ese mo­men­to, al­re­de­dor de un año des­pués del sur­gi­mien­to de es­te gru­po de ac­ti­vis­tas, Levy plan­teó en su ar­tícu­lo que los criptopunks con­si­de­ra­ban a la crip­to­gra­fía co­mo una he­rra­mien­ta para lo­grar un cam­bio so­cial al de­vol­ver a las per­so­nas el con­trol de su in­for­ma­ción.

Y es que, si bien, his­tó­ri­ca­men­te, la crip­to­gra­fía ha­bía si­do uti­li­za­da prin­ci­pal­men­te en se­cre­to por agen­cias mi­li­ta­res o de es­pio­na­je, eso cam­bió cuan­do se pu­bli­có el tex­to “New Di­rec­tions in Cry­pto­graphy”, au­to­ría de los doc­to­res Whit­field Dif­fie y Mar­tin Hell­man. Es­te do­cu­men­to, de acuer­do con Ja­me­son Lopp en su tex­to “Bit­coin and the Ri­se of the Cyp­her­punks”, es con­si­de­ra­do el pri­mer tex­to abier­to acer­ca de crip­to­gra­fía de cla­ve pública.

Des­de en­ton­ces, la crip­to­gra­fía asi­mé­tri­ca o de cla­ve pública fue de­fen­di­da e im­ple­men­ta­da por el mo­vi­mien­to crip­to­punk pues, en esencia, se­gún Ste­ven Levy, los cyp­her­punks pro­po­nen una al­ter­na­ti­va a la con­ti­nua­ción del sta­tu quo don­de la crip­to­gra­fía se man­tie­ne de cer­ca y la pri­va­ci­dad es al­go ca­da vez más ra­ro. “En úl­ti­ma ins­tan­cia, las lec­cio­nes en­se­ña­das por es­tos ac­ti­vis­tas, así co­mo las herramientas que pro­du­cen, es­tán di­se­ña­das para ayu­dar a dar for­ma a un mun­do don­de la crip­to­gra­fía se eje­cu­ta li­bre­men­te”, es­cri­bió Levy.

En de­fi­ni­ti­va, el es­que­ma crip­to­grá­fi­co es un gran avan­ce por­que aho­ra ca­da usua­rio del sis­te­ma pue­de te­ner dos cla­ves: una cla­ve pública y una cla­ve pri­va­da. La cla­ve pública pue­de dis­tri­buir­se am­plia­men­te sin com­pro­me­ter la se­gu­ri­dad. La cla­ve pri­va­da es más pa­re­ci­da a una contraseña de un ca­je­ro au­to­má­ti­co. Por ejem­plo, si se quie­re en­viar un co­rreo de for­ma se­gu­ra, se ci­fra con la cla­ve pública y se en­vía el

cyp­her­text, el cual se des­ci­fra usan­do la cla­ve pri­va­da. Del mis­mo mo­do, si al­guien en­vía un men­sa­je, pue­de ser en­crip­ta­do con la cla­ve pública y, se cam­bia­rá de nue­vo a tex­to le­gi­ble con la cla­ve pri­va­da. Es­te prin­ci­pio tam­bién se pue­de uti­li­zar para la au­ten­ti­ca­ción.

Es por eso que en el “Ma­ni­fies­to Cyp­her­punk”, es­cri­to por Eric Hug­hes en 1993, plan­tean que “Los Cyp­her­punks de­plo­ran las re­gu­la­cio­nes so­bre la crip­to­gra­fía, ya que la en­crip­ta­ción es fun­da­men­tal­men­te un ac­to pri­va­do. El ac­to de ci­fra­do, de he­cho, eli­mi­na la in­for­ma­ción del ám­bi­to pú­bli­co. In­clu­so las le­yes con­tra la crip­to­gra­fía solo lle­gan has­ta la fron­te­ra de una na­ción y el bra­zo de su vio­len­cia. La crip­to­gra­fía se ex­ten­de­rá inevi­ta­ble­men­te por to­do el glo­bo, y con ella los sis­te­mas de transac­cio­nes anó­ni­mas que ha­ce po­si­bles”.

Para los cyp­her­punks, la crip­to­gra­fía es de­ma­sia­do im­por­tan­te. “Us­ted pue­de es­tar pla­nean­do una campaña po­lí­ti­ca, dis­cu­tir sus im­pues­tos, o te­ner un asun­to ilí­ci­to. O pue­de es­tar ha­cien­do al­go que us­ted cree que no de­be­ría ser ile­gal, pe­ro lo es. Sea lo que sea, us­ted no quie­re que su co­rreo elec­tró­ni­co pri­va­do o do­cu­men­tos con­fi­den­cia­les sean leí­dos por otra per­so­na. No hay na­da ma­lo en afir­mar su pri­va­ci­dad”, ex­pre­só Phil Zim­mer­mann, in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co apa­sio­na­do por la crip­to­gra­fía, quien plan­teó la idea de uti­li­zar el sis­te­ma de ci­fra­do de cla­ve pri­va­da en las compu­tado­ras per­so­na­les con al­go­rit­mos RSA.

Así, las ideas so­bre qui­tar el po­der al go­bierno y a las or­ga­ni­za­cio­nes pri­va­das para dár­se­lo a los in­di­vi­duos para que es­tos pue­dan rea­li­zar transac­cio­nes pri­va­das, im­pul­sa­ron al mo­vi­mien­to crip­to­punk, el cual reunió a un gru­po de per­so­nas que de­fen­día una cau­sa co­mún: re­sis­ten­cia con­tra las im­po­si­cio­nes y re­gu­la­cio­nes al ci­fra­do por par­te del go­bierno. Se­gún ellos mis­mos, el re­sul­ta­do de su lu­cha po­día de­ter­mi­nar la can­ti­dad de li­ber­tad que las so­cie­da­des de to­dos los paí­ses ten­drían en el si­glo XXI.

Sur­gi­mien­to de la crip­to­di­vi­sa en la era de los 2000.

El mo­vi­mien­to cyp­her­punk es­tu­vo muy ac­ti­vo du­ran­te las gue­rras crip­to­grá­fi­cas en la dé­ca­da de los no­ven­ta, pe­ro has­ta 2008 vol­vie­ron a re­to­mar fuer­za las pro­pues­tas téc­ni­cas e idea­les que se plan­tea­ron en un ini­cio. Es­to fue a raíz de la cri­sis fi­nan­cie­ra, cuan­do im­por­tan­tes de­fec­tos del sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial que­da­ron evi­den­cia­dos.

Des­pués de es­te he­cho his­tó­ri­co, el nom­bre de Sa­tos­hi Sa­ka­mo­to sa­lió a luz, pues es­te des­co­no­ci­do en­vió, se­gún el do­cu­men­tal “Ban­king of Bit­coin”, un co­rreo a una se­lec­ta lis­ta de 100 per­so­nas es­pe­cia­lis­tas y apa­sio­na­das por la crip­to­gra­fía. En el bre­ve men­sa­je ex­po­nía: “He es­ta­do tra­ba­jan­do en un nue­vo sis­te­ma elec­tró­ni­co de efec­ti­vo que es de per­so­na a per­so­na, sin ter­ce­ros de con­fian­za”. Des­pués lo pu­bli­có en el si­tio Bit­coin.org.

Ma­ra Lau­do­nia, en su tex­to “Los cy­ber­punks y el mis­te­rio del crea­dor del bit­coin”, ex­pli­ca que, al prin­ci­pio, el email de Sa­ka­mo­to cau­só crí­ti­cas y desconfianza en­tre el gru­po de criptopunks. Sin em­bar­go, Hal Fin­ney, un no­ta­ble ac­ti­vis­ta de la crip­to­gra­fía, acep­tó des­car­gar el pro­gra­ma que ofre­cía Sa­tos­hi y fue así co­mo desa­rro­lló la pri­me­ra bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca y las pri­me­ras mo­ne­das vir­tua­les. Tam­bién fue el pri­me­ro en ha­cer una transac­ción de puer­to a puer­to para re­ci­bir bit­coins de Na­ka­mo­to.

Sa­tos­hi Na­ka­mo­to, quien se sospecha no es una per­so­na sino un gru­po de per­so­nas es­pe­cia­li­za­das en in­for­má­ti­ca, eco­no­mía, le­yes, con­ta­bi­li­dad y crip­to­gra­fía, em­pleó la fra­se “cash sys­tem” y no “mo­ney sys­tem” para de­fi­nir al sis­te­ma que desa­rro­lló con el ob­je­ti­vo de rea­li­zar transac­cio­nes cer­ti­fi­ca­das sin la ne­ce­si­dad de una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria co­mo in­ter­me­dia­ria.

Es por eso que el con­trol de es­te sis­te­ma lo tie­nen to­dos con el uso del bit­coin, una crip­to­di­vi­sa que pue­de ser anó­ni­ma gra­cias al uso de la crip­to­gra­fía; es de­cir, Na­ka­mo­to creó un pro­to­co­lo ba­sa­do en la en­crip­ta­ción y en la tec­no­lo­gía block­chain o ca­de­na de blo­ques, la cual per­mi­te di­ver­sas transac­cio­nes me­dian­te un sis­te­ma a ba­se de con­sen­so don­de par­ti­ci­pan múl­ti­ples compu­tado­ras co­nec­ta­das. Es­tas transac­cio­nes se rea­li­zan en pla­ta­for­mas es­pe­cí­fi­cas y en mer­ca­dos no tra­di­cio­na­les.

“Al prin­ci­pio, esas mo­ne­das no va­lían na­da y fue la mis­ma co­mu­ni­dad de tec­no­ló­gi­cos y cu­rio­sos por las pro­pie­da­des de la nue­va mo­ne­da la que co­men­zó a dar­le va­lor y fuer­za de di­ne­ro, tras com­pro­bar­se las cua­li­da­des que pro­me­tía Sa­ka­mo­to”, ex­po­ne Ma­ra Lau­do­nia.

In­clu­so, ha­ce un par de días, la crip­to­di­vi­sa al­can­zó su má­xi­mo his­tó­ri­co al va­ler 7 mil 370 dó­la­res por bit­coin, cuan­do años atrás equi­va­lía unos cuan­tos cen­ta­vos de do­lar. Sin em­bar­go, los prin­ci­pa­les de­trac­to­res de es­te nue­vo sis­te­ma cues­tio­nan su po­ca trans­pa­ren­cia y su alta vo­la­ti­li­dad, pues opi­nan que es­ta mo­ne­da vir­tual es­tá pro­pi­cian­do una bur­bu­ja es­pe­cu­la­ti­va, es de­cir, se ca­rac­te­ri­za por una subida anor­mal y pro­lon­ga­da del pre­cio del ac­ti­vo que ca­da vez se ale­ja más del va­lor real.

Se pre­vé que para el año 2140 exis­tan en el mun­do 21 mi­llo­nes de bit­coins y ese se­rá el lí­mi­te de ge­ne­ra­ción de es­ta mo­ne­da. Mien­tras tan­to, el có­di­go del bit­coin se­gui­rá abier­to para to­dos aque­llos que de­ci­dan su­mar­se al nue­vo sis­te­ma de transac­cio­nes gra­tui­tas. Ade­más, per­sis­ti­rá co­mo un ba­ta­lla de ideas y un plan­tea­mien­to so­bre si las per­so­nas de­be­rían ser li­bres en el ma­ne­jo de su di­ne­ro.

La his­tó­ri­ca lis­ta de co­rreo elec­tró­ni­co Cyp­her­punk Se ini­ció en 1992 y para 1994 ha­bía 700 sus­crip­to­res. Era un fo­ro fa­mo­so y muy ac­ti­vo con dis­cu­sión téc­ni­ca que abar­ca­ba ma­te­má­ti­cas, crip­to­gra­fía, cien­cias de la compu­tación, dis­cu­sión po­lí­ti­ca y fi­lo­só­fi­ca, ar­gu­men­tos y ata­ques per­so­na­les. Un co­rreo elec­tró­ni­co de John Gil­mo­re re­por­tó un pro­me­dio de 30 men­sa­jes al día des­de el 1 de di­ciem­bre de 1996 al 1 de mar­zo de 1999. Se cal­cu­la que el nú­me­ro de sus­crip­to­res al­can­zó 2000 en el año 1997.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.