PI­DE IM­PUL­SAR A NI­ÑOS GE­NIO

• Con 16 años, Daf­ne es­tu­dió dos li­cen­cia­tu­ras y una maes­tría • Quie­re evi­tar que ni­ños en esa mis­ma con­di­ción su­fran bull­ying

El Universal - - PORTADA - PER­LA MI­RAN­DA —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

Daf­ne Al­ma­zán, una chi­ca so­bre­do­ta­da, lla­ma a evi­tar que los pe­que­ños que­den re­za­ga­dos.

Vi­vir con dos her­ma­nos “ge­nio” no fue una pre­sión pa­ra que Daf­ne Al­ma­zán Ana­ya desa­rro­lla­ra su in­te­li­gen­cia; al con­tra­rio, con­si­de­ra un plus te­ner fa­mi­lia­res que fo­men­ten su edu­ca­ción y las ga­nas de cam­biar al mun­do, di­jo a EL UNI­VER­SAL la jo­ven que con­clu­yó sus es­tu­dios de maes­tría en Edu­ca­ción por el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Monterrey (ITESM).

Daf­ne cre­ció en­tre ni­ños so­bre­do­ta­dos. Cuan­do te­nía tres años diag­nos­ti­ca­ron co­mo ge­nio a su hermano Andrew, quien al es­tar ins­cri­to en una es­cue­la tra­di­cio­nal tu­vo que sor­tear el re­cha­zo de sus com­pa­ñe­ros. Sus pa­dres bus­ca­ron ayu­da y fue así co­mo de­tec­ta­ron las ca­pa­ci­da­des del aho­ra mé­di­co y si­có­lo­go, que ade­más tie­ne un doc­to­ra­do en edu­ca­ción y dos maes­trías.

De­la­nie, quien es “el sánd­wich” de la fa­mi­lia, si­guió los pa­sos de Andrew y a sus 19 años con­clu­yó la ca­rre­ra de si­co­lo­gía, es­tu­dia fi­lo­so­fía y cur­sa una maes­tría en edu­ca­ción.

La me­nor de los her­ma­nos Al­ma­zán, con sus 16 años, se re­ci­bió en si­co­lo­gía y co­mo se­gun­da ca­rre­ra eli­gió De­re­cho, ade­más de que ha ter­mi­na­do la maes­tría en Edu­ca­ción con Acen­tua­ción en Me­ca­nis­mos de En­se­ñan­za. Los tres for­man par­te del Cen­tro de Aten­ción al Ta­len­to (CEDAT).

Daf­ne ase­gu­ra que “es fal­so que un ni­ño ge­nio se pier­de la eta­pa de la in­fan­cia, que se la pa­se es­tu­dian­do to­do el día”.

Ella to­ca el piano, el vio­lín, jue­ga con sus pe­rros, prac­ti­ca taek­won­do, kem­po, le en­can­ta co­ci­nar y ver pe­lí­cu­las: El jue­go de En­der es de sus tí­tu­los fa­vo­ri­tos por­que abor­da el te­ma de ni­ños so­bre­do­ta­dos.

En­tre sus re­tos per­so­na­les des­ta­ca un pro­yec­to pa­ra de­tec­tar con más fa­ci­li­dad a los me­no­res de edad con gran­des ca­pa­ci­da­des y evi­tar que al es­tar in­mer­sos en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo tra­di­cio­nal su­fran de bull­ying. “Te­ne­mos que sa­car­los de ese en­torno pa­ra lo­grar que ten­gan una se­gu­ri­dad emo­cio­nal y sean fe­li­ces, por­que son ni­ños”, di­ce y agre­ga que se fo­ca­li­za­rá en el gé­ne­ro, por­que las ni­ñas so­bre­do­ta­das son más di­fí­ci­les de en­con­trar. “Ellas se adap­tan y se van per­dien­do, por eso de ca­da 10 ni­ños ge­nio só­lo dos son mu­je­res”.

La ado­les­cen­te, que tam­bién es fan de la sa­ga de Star wars, agra­de­ce el apo­yo de sus pa­pás, pues­to que lo con­si­de­ra fun­da­men­tal pa­ra desa­rro­llar una men­te bri­llan­te. “Ellos me han apo­ya­do, tan­to en la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal co­mo en lo aca­dé­mi­co. Pa­ra que De­la­nie y yo no su­frié­ra­mos los mis­mos re­cha­zos que Andrew nos ins­cri­bie­ron en el CEDAT, don­de se atien­de a ni­ños con ta­len­to. In­gre­sé a los ocho años y te­nía ami­gos, la úni­ca di­fe­ren­cia es que to­dos es­tu­diá­ba­mos a un pa­so más ace­le­ra­do y gra­cias a eso es que aho­ra nos con­si­de­ran ge­nios”.

No cul­pa al sis­te­ma edu­ca­ti­vo de la fal­ta de aten­ción a ni­ños so­bre­do­ta­dos, “el lla­ma­do es más ha­cia los pe­que­ños y los pa­pás, por­que las es­cue­las si­guen un pro­gra­ma pa­ra es­tu­dian­tes pro­me­dio, en­ton­ces hay que ha­cer que ellos ten­gan edu­ca­ción di­fe­ren­cia­da y con­vi­van con chi­cos de su edad y que avan­cen a su rit­mo. Pa­ra los pa­pás, si ven que sus hi­jos son ca­ta­lo­ga­dos co­mo ni­ños pro­ble­ma, que se abu­rren, que los re­cha­zan, en­ton­ces pue­de ser que sean so­bre­do­ta­dos”, co­men­ta.

Pi­de a los pa­dres de fa­mi­lia que es­tén al pen­dien­te de sus hi­jos y les en­se­ñen que ser di­fe­ren­tes no es­tá mal, siem­pre y cuan­do usen sus ca­pa­ci­da­des pa­ra lo­grar sus sue­ños.

“Hay que evi­tar que es­tos ni­ños que­den re­za­ga­dos; nues­tro tra­ba­jo es im­pul­sar­los y que ha­gan co­sas gran­des”, afir­ma.

Los in­vi­ta a no re­ga­ñar­los si los acu­san de ser pro­ble­má­ti­cos. “Pue­den me­ter­se a la pá­gi­na del Cen­tro de Aten­ción al Ta­len­to y re­vi­sar el per­fil del ni­ño so­bre­do­ta­do, es la me­jor opor­tu­ni­dad de que po­ten­cia­li­cen sus ca­pa­ci­da­des”, re­co­mien­da.

Al­gu­nas cua­li­da­des en los me­no­res de edad so­bre­do­ta­dos son hi­per­ac­ti­vi­dad, que dis­mi­nu­ye al pre­sen­tar­se una ta­rea de­man­dan­te o de in­te­rés pa­ra el ni­ño; apren­di­za­je rá­pi­do, sue­len ser dis­traí­dos pe­ro com­pren­den sin pres­tar aten­ción, in­ter­vie­nen en plá­ti­cas de adul­tos y pue­de en­ten­der­las; ade­más, les gus­ta con­ver­sar con gen­te ma­yor que él, con­ti­nua­men­te ar­ma ob­je­tos o es­truc­tu­ras y tien­de a que­rer im­po­ner sus re­glas.

Tam­bién tie­ne ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción, lo que ge­ne­ra una bús­que­da in­can­sa­ble por con­se­guir siem­pre sus ob­je­ti­vos.

En 2015 la re­vis­ta For­bes nom­bró a Daf­ne una de las Mu­je­res Po­de­ro­sas; en 2016 re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de Psi­co­lo­gía y del Tec­no­ló­gi­co de Monterrey el ga­lar­dón “Mu­jer Tec”, pe­ro ser re­co­no­ci­da no es su ma­yor am­bi­ción, sino cam­biar la edu­ca­ción de los ni­ños su­per­do­ta­dos.

A la taek­won­doín cin­ta ver­de tam­bién le gus­ta leer. En­tre sus li­bros fa­vo­ri­tos res­ca­ta clá­si­cos co­mo El mer­ca­der de Ve­ne­cia, de Wi­lliam Sha­kes­pea­re, y Los mi­se­ra­bles, de Víc­tor Hu­go. En las úl­ti­mas se­ma­nas no ha po­di­do ele­gir un li­bro por­que se ha de­di­ca­do por com­ple­to a su te­sis de la maes­tría.

Sus ma­yo­res sue­ños son cul­mi­nar sus gra­dos aca­dé­mi­cos y cuan­do sea ma­yor for­mar una fa­mi­lia. “En la vi­da hay tiem­po pa­ra to­do, pa­ra es­tu­diar, divertirse, enamo­rar­se, só­lo hay que sa­ber di­fe­ren­ciar pa­ra así or­ga­ni­zar los tiem­pos y es­for­zar­nos al cien pa­ra ser los me­jo­res en ca­da una de las ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­mos”.

“Te­ne­mos que sa­car­los de ese en­torno [a ni­ños so­bre­do­ta­dos] pa­ra lo­grar que ten­gan una se­gu­ri­dad emo­cio­nal y sean fe­li­ces, por­que son ni­ños”

“Hay que evi­tar que es­tos ni­ños que­den re­za­ga­dos; nues­tro tra­ba­jo es im­pul­sar­los y que ha­gan co­sas gran­des” DAF­NE AL­MA­ZÁN ANA­YA Es­tu­dian­te so­bre­do­ta­da

Ade­más de sus al­tos lo­gros aca­dé­mi­cos, Daf­ne Al­ma­zán to­ca el piano y el vio­lín, prac­ti­ca taek­won­do y kem­po, y gus­ta de leer a au­to­res clá­si­cos co­mo Sha­kes­pea­re y Víc­tor Hu­go. Ade­más es fa­ná­ti­ca de la sa­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Star wars y le gus­ta co­ci­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.