“No es pe­ca­do ser co­ma­dre de Mo­rei­ra”

Mary Tel­ma Gua­jar­do Vi­lla­rreal Se­cre­ta­ria de Alian­zas del PRD

El Universal - - NACIÓN - MISAEL ZAVALA —po­li­ti­ca@elu­ni­ver­sal.com.mx

Mary Tel­ma Gua­jar­do Vi­lla­rreal, se­cre­ta­ria de Alian­zas del PRD, afir­ma que de lle­gar a la pre­si­den­cia de su par­ti­do no da­rá “li­nea­zos” y ten­drá una pos­tu­ra abier­ta a que los ciu­da­da­nos sin par­ti­do ocu­pen 50% de las can­di­da­tu­ras a car­gos de elec­ción po­pu­lar en los co­mi­cios de 2018.

“Voy a ser una pre­si­den­ta [del PRD], en da­do ca­so que de­ci­da par­ti­ci­par y si mi par­ti­do me be­ne­fi­cia con su vo­to, que se­rá una mu­jer, más que una li­de­re­sa; así co­mo le ha­go con mis hi­jos, pre­gun­ta­ré qué ha­cer, por­que no doy ‘li­nea­zo’ co­mo ma­dre”, di­jo.

En en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL, la ex can­di­da­ta a la gu­ber­na­tu­ra de Coahui­la e in­te­gran­te de Nue­va Iz­quier­da o “Los Chu­chos”, di­ce que en el pa­sa­do sus de­trac­to­res usan su com­pa­draz­go con los her­ma­nos Mo­rei­ra pa­ra ata­car­la, de­bi­do a que lo ven co­mo al­go pe­ca­mi­no­so; sin em­bar­go, acla­ra que los eli­gió co­mo sus com­pa­dres des­de ha­ce 33 años, cuan­do ella te­nía 25 y no te­nía idea de cuál se­ría el fu­tu­ro po­lí­ti­co.

Ase­gu­ra que co­mo ca­be­za de la Sec­ción 38 del ma­gis­te­rio, su vi­da co­rrió pe­li­gro en tres oca­sio­nes, de­bi­do a que la ex li­de­re­sa El­ba Esther Gor­di­llo la man­dó a ma­tar. “Es­tu­ve a pun­to de mo­rir tres ve­ces, El­ba Esther nos man­dó a ma­tar”, re­la­ta.

Gua­jar­do ase­gu­ra que ella no bus­ca ocu­par car­gos a to­da cos­ta, por lo que acep­ta­rá las de­ci­sio­nes de su par­ti­do pa­ra ocu­par es­pa­cios co­mo la di­ri­gen­cia na­cio­nal, dipu­tacio­nes o se­na­du­rías.

¿Po­dría con­fir­mar­me si us­ted bus­ca la pre­si­den­cia Na­cio­nal del PRD? —An­tes de que Ale­jan­dra Ba­rra­les [ac­tual li­de­re­sa na­cio­nal] se can­di­da­tea­ra pa­ra la pre­si­den­cia del par­ti­do, yo ha­bía ma­ni­fes­ta­do mi in­ten­ción de ocu­par el pues­to. Pa­ra mí se­ría un ho­nor di­ri­gir a mi par­ti­do.

Sin em­bar­go, es­to lo voy a de­fi­nir el úl­ti­mo día del mes, cuan­do se re­gis­tre el con­ve­nio de coa­li­ción con nues­tros alia­dos PAN y MC. Ten­go que va­lo­rar­lo con el equi­po y mi ex­pre­sión, Nue­va Iz­quier­da, pe­ro me veo con po­si­bi­li­da­des de di­ri­gir a mi par­ti­do.

¿Cuál es su pro­pues­ta pa­ra ocu­par la pre­si­den­cia del PRD?

—Es­toy im­pul­san­do que al me­nos 50% de las can­di­da­tu­ras re­cai­gan en per­so­nas sin fi­lia­ción par­ti­dis­ta. La pa­ri­dad ciu­da­da­na la pro­pu­se por­que el Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co [PAN, PRD y MC] hoy tie­ne cua­tro re­tos im­por­tan­tes.

Uno de ellos es ciu­da­da­ni­zar el Fren­te Ciu­da­dano, es de­cir, im­pul­sar la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos; otro es que los as­pi­ran­tes acep­ten el mé­to­do elec­ti­vo que se pro­pon­ga; el ter­cer desafío del Fren­te tie­ne que ver con la efi­ca­cia al mo­men­to de go­ber­nar y con go­ber­nar de ma­ne­ra in­clu­yen­te, mien­tras que el cuar­to tie­ne que ver con la in­cor­po­ra­ción de to­das las vi­sio­nes, de los ciu­da­da­nos sin fi­lia­ción par­ti­dis­ta, pa­ra lo­grar coin­ci­dir con una agen­da le­gis­la­ti­va que pue­da be­ne­fi­ciar a to­dos los me­xi­ca­nos.

¿Qué es lo que le ha fa­lla­do al PRD en los úl­ti­mos años?

—Su cer­ca­nía con la gen­te, a to­dos los par­ti­dos. Por eso hay que re­to­mar es­te desafío, ciu­da­da­ni­zar el Fren­te, pe­ro so­bre to­do, que al mo­men­to de re­gis­trar el con­ve­nio de coa­li­ción se ten­ga in­clui­da a la ciu­da­da­nía y que los pun­tos de vis­ta de los ciu­da­da­nos es­tén in­cor­po­ra­dos en la agen­da de go­bierno y en la le­gis­la­ti­va.

¿Qué nos po­dría de­cir so­bre su cer­ca­nía con los se­ño­res Mo­rei­ra?

—¿Qué pue­do de­cir? Quie­ren ha­cer­lo pa­re­cer co­mo al­go pe­ca­mi­no­so [su com­pa­draz­go con los Mo­rei­ra], pe­ro yo me hi­ce co­ma­dre de ellos cuan­do era aún jo­ven, cuan­do ten­dría unos 25 años y en­ton­ces no sa­bía cuál iba a ser mi des­tino po­lí­ti­co.

Es un te­ma que han que­ri­do ha­cer apa­re­cer, pe­ro he de­mos­tra­do en los he­chos que soy de iz­quier­da y nun­ca me he afi­lia­do al PRI ni me afi­lia­ré. Yo par­ti­ci­pé en el ma­gis­te­rio, en la Sec­ción 38 y fui dos ve­ces se­cre­ta­ria ge­ne­ral.

¿Ahí co­no­ció a los Mo­rei­ra?

—Sí, ahí los co­no­cí. In­clu­so su pa­dre fue mi maes­tro de ma­te­má­ti­cas, pues ten­go la es­pe­cia­li­dad de fí­si­co-ma­te­má­ti­co.

Es­tu­ve a pun­to de mo­rir tres ve­ces, por­que El­ba Esther Gor­di­llo [ex li­de­re­sa del or­ga­nis­mo] nos man­dó a ma­tar. Lo­gra­ron ma­tar a va­rios com­pa­ñe­ros.

“Quie­ren ha­cer­lo pa­re­cer co­mo al­go pe­ca­mi­no­so [su com­pa­draz­go con los Mo­rei­ra], pe­ro yo me hi­ce co­ma­dre de ellos cuan­do era aún jo­ven, cuan­do ten­dría unos 25 años y en­ton­ces no sa­bía cuál iba a ser mi des­tino po­lí­ti­co”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.