Dipu­tada: mi gri­to, sin sen­ti­do ho­mo­fó­bi­co

RÉ­PLI­CA

El Universal - - NACIÓN - Sa­ra La­ti­fe Ruiz Chá­vez Dipu­tada fe­de­ral Ri­car­do Rap­hael

Se­ñor Di­rec­tor:

He leí­do con to­da aten­ción la co­lum­na Po­lí­ti­ca Zoom es­cri­ta por el maes­tro Ri­car­do Rap­hael de la Ma­drid el lu­nes 13 de no­viem­bre en la pá­gi­na A11 del pres­ti­gio­so me­dio que us­ted dig­na­men­te pre­si­de y so­bre la cual me per­mi­to rea­li­zar los si­guien­tes co­men­ta­rios, so­li­ci­tán­do­le res­pe­tuo­sa­men­te que, con ba­se en lo se­ña­la­do en el ar­tícu­lo 6º cons­ti­tu­cio­nal, sea pu­bli­ca­do en la ver­sión im­pre­sa de di­cho me­dio:

1. Al rea­li­zar una bre­ve des­crip­ción de par­te de lo acon­te­ci­do du­ran­te la se­sión or­di­na­ria de la Cá­ma­ra de Dipu­tados del día 9 de no­viem­bre pa­sa­do, Ri­car­do Rap­hael des­ta­ca el com­por­ta­mien­to de un gru­po de le­gis­la­do­ras an­te los in­sul­tos y di­fa­ma­cio­nes que pro­fe­ría un com­pa­ñe­ro dipu­tado fe­de­ral. An­te sus di­chos, es cier­to que le gri­té que que­ría llo­rar, pe­ro no lo hi­ce en un sen­ti­do des­pec­ti­vo ni dis­cri­mi­na­to­rio y me­nos aún ho­mo­fó­bi­co co­mo pre­ten­de in­ter­pre­tar­lo el co­lum­nis­ta, sino de evi­den­cia de la fal­se­dad y ci­nis­mo de los di­chos que es­ta­ban sien­do sos­te­ni­dos en tribuna. No obs­tan­te, sir­va es­te me­dio pa­ra ex­pre­sar mis dis­cul­pas a quien pu­de ha­ber ofen­di­do con mis ac­tos, de los cua­les soy res­pon­sa­ble.

2. Du­ran­te el desa­rro­llo de la co­lum­na, ex­pre­sio­nes co­mo “es­tre­cha re­la­ción” y “prin­ci­pal pro­mo­tor” son uti­li­za­das por Ri­car­do Rap­hael al des­cri­bir mi res­pon­sa­bi­li­dad co­mo se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción del go­bierno de Quin­ta­na Roo, en lo que asu­mo co­mo un in­ten­to por de­me­ri­tar mi ca­rre­ra po­lí­ti­ca y de ser­vi­cio pú­bli­co. De ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca re­cha­zo las ex­pre­sio­nes del co­lum­nis­ta, quien cree que por ser mu­jer y ha­ber co­la­bo­ra­do en un go­bierno de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­to es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra per­se­guir­me y ca­lum­niar­me, y de lo cual no ten­go na­da de qué aver­gon­zar­me, pues es mi tra­ba­jo y mi de­di­ca­ción las que me han per­mi­ti­do des­de ha­ce 20 años desem­pe­ñar di­ver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des en mi es­ta­do y no la “es­tre­cha re­la­ción” ni un “pro­mo­tor”.

3. Es­toy de acuer­do en que los dis­cur­sos de odio no son per­mi­si­bles en nin­gu­na tribuna ni es­pa­cio pú­bli­co y por ello no for­man par­te de mi ac­tuar, sin em­bar­go, no pue­do de­cir lo mis­mo del co­lum­nis­ta, quien con­clu­ye su tex­to con una cla­ra in­vi­ta­ción al lin­cha­mien­to, a la vio­len­cia y a la in­to­le­ran­cia en con­tra de una com­pa­ñe­ra dipu­tada y una ser­vi­do­ra, por lo que ha­go res­pon­sa­ble a Ri­car­do Rap­hael de la Ma­drid de cual­quier aten­ta­do que pue­da su­frir en mi per­so­na, mi fa­mi­lia y mis bie­nes.

Aten­ta­men­te

Res­pues­ta del co­lum­nis­ta:

1. Es cier­to que la dipu­tada Sa­ra La­ti­fe Ruiz Chá­vez co­reó la voz “quie­re llo­rar,” mien­tras sus com­pa­ñe­ras re­pe­tían la ex­pre­sión “eeeeh pu­to”. Reite­ro mi po­si­ción: am­bos, por se­pa­ra­do y en con­jun­to, son exa­brup­tos dis­cri­mi­na­to­rios, ho­mó­fo­bos y se­xis­tas.

2. Es cier­to que la dipu­tada par­ti­ci­pó en el ga­bi­ne­te del ex go­ber­na­dor de Quin­ta­na Roo, Ro­ber­to Bor­ge. Por esa ra­zón ca­li­fi­qué su re­la­ción con ese se­ñor co­mo es­tre­cha “po­lí­ti­ca­men­te”. El uso del ad­je­ti­vo des­pe­ja du­das so­bre la ge­nui­na in­ten­ción del co­men­ta­rio.

3. Es cier­to que el go­ber­na­dor Ro­ber­to Bor­ge pro­pu­so a la di­ri­gen­cia de su par­ti­do el nom­bre de la dipu­tada pa­ra que co­rrie­ra co­mo can­di­da­ta en las elec­cio­nes fe­de­ra­les del 2015. Por eso uti­li­cé el tér­mino “pro­mo­tor,” a pro­pó­si­to del im­pul­so que ella re­ci­bió del men­cio­na­do po­lí­ti­co quin­ta­na­rroen­se.

4. Opi­nar que, por una con­duc­ta abier­ta­men­te dis­cri­mi­na­to­ria, la dipu­tada Ruiz Chá­vez des­me­re­ce per­te­ne­cer a la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la Cá­ma­ra ba­ja no es una in­vi­ta­ción al lin­cha­mien­to. Co­mo tam­po­co lo es exi­gir­le al PRI que se des­lin­de de los exa­brup­tos que ella co­me­tió. Aun­que le pe­se, en nues­tro ré­gi­men po­lí­ti­co la li­ber­tad de pren­sa es to­da­vía par­te de la nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.