Bull­ying con­tra los co­rrup­tos

El Universal - - NACIÓN - Ana Pau­la Or­do­ri­ca @AnaPOr­do­ri­ca www.anapau­laor­do­ri­ca.com

Me ima­gino a la hoy ex pre­si­den­ta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, la­men­tan­do que fue víc­ti­ma del bull­ying. Que por eso sur­gió la Re­vo­lu­ción de las Ve­las que ter­mi­nó sa­cán­do­la del po­der a ella y que pu­so a los di­rec­ti­vos de Sam­sung, la em­pre­sa más gran­de e im­por­tan­te de ese país, en pri­sión.

Fue so­lo por bull­ying. Bull­ying an­te una po­bre pre­si­den­ta que te­nía una ami­ga, Choi Soon-sil, que ma­ne­ja­ba a la ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo a su an­to­jo y, me­dian­te esa cer­ca­nía, lo­gró que su hi­ja, Chung Yoo-ra, de­di­ca­da a la equi­ta­ción, fue­ra ad­mi­ti­da en una de las me­jo­res uni­ver­si­da­des de Corea y que Sam­sung le re­ga­la­ra un ca­ba­llo su­ma­men­te ele­gan­te y com­pe­ti­ti­vo.

Esas fue­ron las dos go­tas que de­rra­ma­ron el va­so de la co­rrup­ción en Corea del Sur. Un país que es­ta­ba acos­tum­bra­do a las tram­pas y los co­chu­pos, allá los lla­man chae­bols ,y que de­ci­dió ha­ce po­co más de un año, el 28 de sep­tiem­bre de 2016, po­ner­le pun­to fi­nal a es­tas prác­ti­cas, me­dian­te el Ac­ta Kim Young-ran.

Es­ta po­lí­ti­ca re­gu­la las prác­ti­cas que an­tes se con­si­de­ra­ban tra­di­ción en las re­la­cio­nes en­tre ser­vi­do­res pú­bli­cos y em­pre­sa­rios. Prohí­be in­vi­tar a los po­lí­ti­cos o pe­rio­dis­tas a co­mi­das que im­pli­quen un gas­to ma­yor a 25 dó­la­res; dar re­ga­los más ca­ros de 45 dó­la­res y otor­gar más de 100 dó­la­res en efec­ti­vo co­mo re­ga­los de bo­da o fu­ne­ra­les. Pa­ra los maes­tros de es­cue­la la ci­fra má­xi­ma per­mi­ti­da en cual­quie­ra de es­tos ru­bros es de CE­RO wons (mo­ne­da de Corea del Sur).

Es­ta Ac­ta an­ti­co­rrup­ción afec­tó de arran­que a cua­tro mi­llo­nes de ser­vi­do­res pú­bli­cos (quie­nes, por cier­to, en Corea no pue­den per­te­ne­cer a nin­gún par­ti­do, sal­vo los se­cre­ta­rios de Es­ta­do). Pe­ro co­mo tie­ne prohi­bi­cio­nes pa­ra las fa­mi­lias de los ser­vi­do­res, el Ac­ta Him Young-ran ha afec­ta­do prác­ti­ca­men­te a to­dos los ciu­da­da­nos.

Ciu­da­da­nos que de­ci­die­ron que que­rían que se im­ple­men­ta­ra un cam­bio. Que es­ta­ban can­sa­dos de que ya en dos oca­sio­nes an­te­rio­res Sam­sung ha­bía es­ta­do se­ña­la­da de chae­bols, de co­rrup­ción, sin que nin­guno de sus di­rec­ti­vos pi­sa­ra la cár­cel.

Can­sa­dos de que la en­ton­ces pre­si­den­ta Park Guen-Hye trai­cio­na­ra la con­fian­za del pue­blo. Y por eso los 8 ma­gis­tra­dos de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Corea del Sur fa­lla­ron por des­ti­tuir a la pre­si­den­ta. Por sa­car­la de la Ca­sa Azul pre­si­den­cial. Ese es­cán­da­lo im­pli­có 7.8 mi­llo­nes de dó­la­res y aca­bó con su ca­rre­ra po­lí­ti­ca.

Ac­tual­men­te la Cá­ma­ra de Co­mer­cio e In­dus­tria co­rea­na hi­zo una en­cues­ta a 600 em­pre­sas y 300 gran­des cor­po­ra­ti­vos. 83.9 por cien­to de és­tos di­je­ron que la ley an­ti­co­rrup­ción ha te­ni­do un im­pac­to po­si­ti­vo en la so­cie­dad. 71.5 por cien­to di­jo que ha me­jo­ra­do la cul­tu­ra de los ser­vi­do­res pú­bli­cos y 72.5 por cien­to que ha me­jo­ra­do la cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va.

Ade­más de la vo­lun­tad del su­ce­sor de Park Geun-hye, Mon Jae-In, un pa­pel fun­da­men­tal ha si­do la co­la­bo­ra­ción de la so­cie­dad, ya que la ley an­ti­co­rrup­ción con­tem­pla un es­que­ma de re­com­pen­sas pa­ra los ciu­da­da­nos que re­por­ten ac­tos de co­rrup­ción. Ac­tos que pue­den ser tan sim­ples co­mo una fo­to­gra­fía de un ser­vi­dor pú­bli­co co­mien­do y be­bien­do en un lu­gar sun­tuo­so con un em­pre­sa­rio.

Hoy la cul­tu­ra de es­tas co­mi­das y re­ga­los ha si­do mo­di­fi­ca­da. El 90 por cien­to de los sur­co­rea­nos creen que la ley an­ti­co­rrup­ción es­tá fun­cio­nan­do. Y de­mues­tra que ac­tos con­si­de­ra­dos co­mo nor­ma­les por nor­mas cul­tu­ra­les pue­den ser mo­di­fi­ca­dos.

Es­to en tan so­lo un año. Aquí en Mé­xi­co se ha crea­do un Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción des­de el año 2015 y de és­te no ha po­di­do ni po­ner­se a prue­ba su efi­ca­cia por­que si­gue acé­fa­lo. A pe­sar de las crí­ti­cas de ONG que han bus­ca­do im­pul­sar el sis­te­ma.

Si con es­tas crí­ti­cas a las ins­ti­tu­cio­nes que el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to la­men­ta y ca­li­fi­ca co­mo bull­ying, las co­sas es­tán co­mo es­tán, la gran pre­gun­ta es ¿có­mo es­ta­ría­mos sin es­te bull­ying a las ins­ti­tu­cio­nes? ¿Aho­ga­dos en más co­rrup­ción? ¿Es po­si­ble más co­rrup­ción?

Si con es­tas crí­ti­cas a las ins­ti­tu­cio­nes que el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to la­men­ta y ca­li­fi­ca co­mo bull­ying, las co­sas es­tán co­mo es­tán, la gran pre­gun­ta es: ¿có­mo es­ta­ría­mos sin es­te bull­ying a las ins­ti­tu­cio­nes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.