Gra­co: un co­rrup­to con­tra la co­rrup­ción

El Universal - - NACIÓN - Raúl Ro­drí­guez Cor­tés

Tres hom­bres com­par­tían el pan y la sal en una me­sa del res­tau­ran­te “El Es­to­ril” en Po­lan­co. Inevi­ta­ble vol­tear a ver­los con­for­me su conversación subía de tono. Eran los pe­rre­dis­tas Je­sús Ortega y Je­sús Zam­brano, de la tri­bu Nue­va Iz­quier­da, con Gra­co Ra­mí­rez. De pron­to, he­cho una fu­ria, el go­ber­na­dor de Mo­re­los se le­van­tó de la me­sa, aven­tó la si­lla y se fue, con el ros­tro des­com­pues­to. Al­gu­nas ore­ji­llas al­can­za­ron a cap­tar la ra­zón del des­en­cuen­tro de ha­ce unos días: Los Chu­chos no lo apo­yan en su pre­ten­sión de ha­cer a suhi­jas­tro,Ro­dri­goGa­yos­so,can­di­da­to­del­par­ti­do del sol az­te­ca al go­bierno del es­ta­do.

Ese desafec­to es el mis­mo que ha co­se­cha­do en­tre los mo­re­len­ses por los ex­ce­sos co­me­ti­dos du­ran­te su go­bierno, a de­cir de quie­nes ni si­quie­ra son sus pai­sa­nos, pues Gra­co na­ció en Ta­bas­co. Na­da pa­re­ce que­dar del idea­lis­mo de aquel lí­der es­tu­dian­til del mo­vi­mien­to de 1968. Apren­dió muy bien las ma­ñas de su men­tor Ra­fael Aguilar Ta­la­man­tes en el Par­ti­do So­cia­lis­ta de los Tra­ba­ja­do­res (PST), en el que mi­li­tó con Ortega y Zam­brano, con quie­nes des­pués se su­mó al PRD y con­for­mó la co­rrien­te Nue­va Iz­quier­da.

Gra­co Ra­mí­rez creó la ba­se de apo­yo que lo lle­vó en 2012 a la gu­ber­na­tu­ra, cuan­do fue pie­za cen­tral del mo­vi­mien­to que en 1998 lle­vó a la re­nun­cia al en­ton­ces go­ber­na­dor Jor­ge Ca­rri­llo Olea, al que se acu­sa­ba de per­der la se­gu­ri­dad y la paz en Mo­re­los. En su ges­tión, ¿ca­pri­chos del des­tino?, in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia se han des­bor­da­do. De ella han si­do pie­dra an­gu­lar el ne­po­tis­mo y la ven­gan­za po­lí­ti­ca.

La más re­cien­te es­tá en cur­so, di­ri­gi­da con­tra Ale­jan­dro Ve­ra Jiménez, has­ta ayer rec­tor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Mo­re­los, pues con­clu­yó su pe­rio­do y el Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio de­sig­nó ano­che al in­ge­nie­ro Gus­ta­vo Ur­qui­za, quien fue­ra se­cre­ta­rio ge­ne­ral aca­dé­mi­co.

Gra­co acu­sa a Ve­ra de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to des­pués de un lar­go pe­rio­do de aco­so po­lí­ti­co. La Fis­ca­lía del es­ta­do ar­gu­men­ta que el ex rec­tor y su es­po­sa se han he­cho de pro­pie­da­des cu­ya ad­qui­si­ción no se ex­pli­ca con los in­gre­sos de la pa­re­ja. Ve­ra ob­tu­vo ayer una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de am­pa­ro con­tra la aprehen­sión por ese de­li­to. La Fis­ca­lía res­pon­dió con una nue­va acu­sa­ción: pe­cu­la­do.

Si Ve­ra se cla­vó di­ne­ro pú­bli­co, pues que se le de­mues­tre y se le cas­ti­gue. Pe­ro no pue­den pa­sar por al­to evi­den­cias que su­gie­ren una ven­gan­za po­lí­ti­ca. Las obras pa­ra la UAEM (al igual que to­das las de su go­bierno, se­gún de­nun­cian), no fue­ron li­ci­ta­das y por asig­na­ción di­rec­ta las en­tre­ga­ron a em­pre­sas re­la­cio­na­das con Ro­dri­go Ga­yos­so, hi­jas­tro del go­ber­na­dor de Mo­re­los y ac­tual di­ri­gen­te es­ta­tal del PRD. El ex rec­tor se ne­gó a con­ti­nuar con esa prác­ti­ca y em­pe­zó el pro­ble­ma. Los re­cur­sos pa­ra la Uni­ver­si­dad (sub­si­dio fe­de­ral), apro­ba­dos por Ha­cien­da y en­tre­ga­dos por la SEP al go­bierno de Mo­re­los, em­pe­za­ron a ser re­te­ni­dos. A la fe­cha se de­ben ca­tor­ce­nas a los aca­dé­mi­cos y pen­sio­nes a los ju­bi­la­dos.

Ga­yos­so ha si­do el prin­ci­pal ope­ra­dor de Gra­co. Él en­ca­be­zó el lar­go en­fren­ta­mien­to con el al­cal­de de Cuer­na­va­ca, Cuauh­té­moc Blan­co, y mue­ve los hi­los pa­ra ser el su­ce­sor de su pa­dras­tro. Pe­ro el ne­po­tis­mo de Gra­co no que­da en Ga­yos­so (y me re­fie­ro al hi­jas­tro). En su go­bierno es­tán: Ele­na Ze­pe­da, ac­tual es­po­sa y ma­dre de Ga­yos­so, pre­si­den­ta del DIF es­ta­tal; Mó­ni­ca Reyes, se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo y no­via de Pa­blo Er­nes­to Ra­mí­rez, hi­jo del go­ber­na­dor con su pri­me­ra es­po­sa, Ol­ga Du­rón Vi­ve­ros, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Mo­re­len­se de Ra­dio y TV; y Ra­fael Bo­lí­var Ga­rri­do, hermano de Gra­co, sub­se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo Ur­bano.

El re­pu­dio es tal que a Gra­co ya no lo quie­ren ni Los Chu­chos.

INS­TAN­TÁ­NEAS. 1. YA VIE­NEN LOS CAM­BIOS. Las ofi­ci­nas de Se­de­sol eran ayer un her­vi­de­ro de ru­mo­res. So­bre to­do uno: que es­ta se­ma­na, o a más tar­dar la pró­xi­ma, se va el se­cre­ta­rio Luis Mi­ran­da pa­ra de­jar el des­pa­cho a Va­ne­sa Ru­bio. La sub­se­cre­ta­ria de Ha­cien­da (pri­me­ra mu­jer en ocu­par ese car­go) es pie­za fun­da­men­tal del equi­po de Jo­sé An­to­nio Mea­de, de quien tam­bién fue sub­se­cre­ta­ria en Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y en Se­de­sol. De con­cre­tar­se, se­ría una se­ñal más de apo­yo a la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Mea­de. Tan pron­to co­mo el 29 de no­viem­bre, o an­tes, ven­dría otra ca­si inequí­vo­ca si el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da no se va al Ban­xi­co a re­le­var a Agus­tín Cars­tens.

2. OR­DEN FI­NAN­CIE­RO. Mu­cho lla­mó la aten­ción que el Ins­ti­tu­to Me­xi­cano pa­ra la Com­pe­ti­ti­vi­dad co­lo­ca­ra a Cam­pe­che, con un ni­vel de cum­pli­mien­to de 83%, en el se­gun­do lu­gar de su ran­king de re­sul­ta­dos de or­den fi­nan­cie­ro y efi­ca­cia en la re­la­ción pre­su­pues­to-gas­to pú­bli­co. Muy buen es­pal­da­ra­zo al go­ber­na­dor Ale­jan­dro Mo­reno Cár­de­nas.

3. QUE NOS CAI­GA EL VEIN­TE. Así se lla­ma la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na (con un mí­ni­mo de 40 mil fir­mas) que pre­sen­ta­rá hoy en el Con­gre­so de So­no­ra el se­na­dor pa­nis­ta Héc­tor La­rios. Pro­po­ne obli­gar a los mu­ni­ci­pios con mas de 300 mil ha­bi­tan­tes a des­ti­nar un mí­ni­mo de 20% de su pre­su­pues­to pa­ra in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra y equi­pa­mien­to. Y es que, an­te el cre­ci­mien­to de las bu­ro­cra­cias, 95% se des­ti­na a gas­to co­rrien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.