Có­mo ha­cer fun­cio­nar la de­mo­cra­cia en 230 días

El Universal - - OPINIÓN - Por JO­SÉ CA­RRE­ÑO CARLÓN Di­rec­tor ge­ne­ral del Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca

Lla­ma­do opor­tuno e in­quie­tan­te. Di­fí­cil­men­te po­dría re­sul­tar tan oportuna —y tan in­quie­tan­te— la pu­bli­ca­ción en Mé­xi­co y el mun­do de ha­bla his­pa­na de un li­bro co­mo el que fue pre­sen­ta­do ano­che por su au­tor, Stephen Bre­yer, un re­co­no­ci­do mi­nis­tro de la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos, en la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de nues­tro país. Pa­ra los lec­to­res me­xi­ca­nos y de nues­tra re­gión lingüística, con sus pro­pios sis­te­mas ju­di­cia­les, se tra­ta de una se­rie de apor­ta­cio­nes y de un lla­ma­do a re­fle­xio­nar acer­ca de un pi­so co­mún so­bre Có­mo ha­cer fun­cio­nar nues­tra de­mo­cra­cia (FCE, 2017). Bre­yer se man­tu­vo has­ta el fi­nal en con­tra de la re­so­lu­ción que de­ci­dió en esa ins­tan­cia su­pe­rior el con­tro­ver­sial triun­fo de Geor­ge W. Bush so­bre Al Go­re en la elec­cio­nes de 2000.

Vi­vi­mos hoy un mo­men­to en que las li­ber­ta­des y los de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les, con sus pro­ce­sos de­mo­crá­ti­cos, es­tán sien­do uti­li­za­dos en el pla­ne­ta pa­ra lle­var al po­der a per­so­na­jes con dis­cur­sos y des­plan­tes que tie­nen la mi­ra pues­ta pre­ci­sa­men­te en los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos, los de­re­chos in­di­vi­dua­les y so­cia­les, los sis­te­mas de re­pre­sen­ta­ción y sus ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les, co­mo aho­ra lo ve­mos con Trump.

El ac­ce­si­ble y con­tun­den­te tra­ba­jo de Bre­yer ofre­ce una his­to­ria in­te­li­gen­te­men­te se­lec­ti­va —des­de que se adop­tó su Cons­ti­tu­ción en 1787, a par­tir de la cual su Cor­te Su­pre­ma que­dó instalada dos años des­pués— has­ta la ac­tual con­so­li­da­ción del tri­bu­nal má­xi­mo de aquel país co­mo guar­dián —in­dis­cu­ti­do y aca­ta­do— del fun­cio­na­mien­to de su de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal. Pe­ro aca­so lo más in­quie­tan­te sur­ge del he­cho de que és­ta his­to­ria con­su­mió 230 años, mien­tras que aho­ra en Mé­xi­co te­ne­mos ape­nas me­nos de 230 días an­tes de li­brar, en las ur­nas del uno de ju­lio pró­xi­mo, una prue­ba cru­cial pa­ra ha­cer fun­cio­nar y, con ello, ase­gu­rar la so­bre­vi­ven­cia mis­ma de nues­tra in­ci­pien­te y vul­ne­ra­ble de­mo­cra­cia.

Dón­de es­ta­mos. El Jus­ti­ce Bre­yer re­gis­tra có­mo, a lo lar­go de más de dos si­glos, se han ido ven­cien­do obs­tácu­los y co­rri­gien­do ses­gos de la pro­pia Cor­te pa­ra fun­dar su ca­pa­ci­dad de con­tri­buir a ga­ran­ti­zar una de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal fac­ti­ble, con­fia­ble en la que sus de­ci­sio­nes lle­guen a ser aca­ta­das y acep­ta­das co­mo le­gí­ti­mas por to­dos. La pri­me­ra par­te del li­bro re­co­ge des­de el ca­so en que la Cor­te pro­te­gió el de­re­cho a la tie­rra de los in­dios Che­ro­kees pe­ro sus de­ci­sio­nes fue­ron des­obe­de­ci­das por un pre­si­den­te, un go­ber­na­dor y el Con­gre­so, has­ta uno en que bo­chor­no­sa men­te la Cor­te pro­te­gió el ‘de­re­cho de pro­pie­dad’ so­bre un es­cla­vo ne­gro, in­clu­so en un Es­ta­do en que se ha­bía abo­li­do la es­cla­vi­tud. Fi­nal­men­te lle­ga el au­tor a un pun­to cul­mi­nan­te de es­ta his­to­ria, ya a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do: el apo­yo mi­li­tar del pre­si­den­te pa­ra ha­cer cum­plir, con­tra el go­ber­na­dor de Ar­kan­sas, la sen­ten­cia de la Cor­te a fa­vor de los de­re­chos de unos jó­ve­nes ne­gros a in­gre­sar a es­cue­las has­ta en­ton­ces re­ser­va­das só­lo pa­ra blan­cos.

En Mé­xi­co, mien­tras tan­to, ape­nas la se­ma­na pa­sa­da vi­mos un pa­so im­por­tan­te en es­ta vía, con el ce­se de un de­le­ga­do de la CDMX re­nuen­te a aca­tar una sen­ten­cia de am­pa­ro. Pe­ro tam­bién vi­mos có­mo las au­to­ri­da­des de los di­ver­sos ni­ve­les no sue­len otor­gar­le im­por­tan­cia a cum­plir re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les, co­mo lo mues­tra un ca­so re­za­ga­do del sexenio pa­sa­do que ama­gó con re­per­cu­tir en la ac­tual se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra.

2018. Pe­ro el pro­ble­ma en­tre no­so­tros no se ago­ta en las vi­ci­si­tu­des de las de­ci­sio­nes de la Cor­te. Lo que es­ta­rá en jue­go en los pró­xi­mos po­co más de 200 días, se­rá una lu­cha des­car­na­da por el po­der en me­dio de una primitiva cul­tu­ra cí­vi­ca y po­lí­ti­ca de des­ape­go a le­yes y a re­so­lu­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les y ju­ris­dic­cio­na­les. Y aquí es don­de nues­tro au­tor ape­la a la ha­bi­li­dad de las ins­tan­cias in­vo­lu­cra­das pa­ra apli­car la Cons­ti­tu­ción en cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes, a su com­pren­sión de que sus ac­cio­nes tie­nen re­per­cu­sio­nes en el mun­do real y a su ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir o re­cons­truir su cre­di­bi­li­dad en en­ten­di­mien­tos in­for­ma­dos en­tre ciu­da­da­nos y au­to­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.