Uto­pía de Trump

El Universal - - OPINIÓN - Por DANIEL CA­BE­ZA DE VA­CA HER­NÁN­DEZ Con­se­je­ro de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral de 2009 a 2014

Las re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes de Trump en su vi­si­ta ofi­cial a Chi­na, en par­ti­cu­lar so­bre el li­bre co­mer­cio mun­dial y la aper­tu­ra de los mer­ca­dos, po­nen en en­tre­di­cho el li­de­raz­go global de Es­ta­dos Uni­dos, de ca­ra no so­la­men­te al pro­gre­so de la hu­ma­ni­dad, sino tam­bién a la futura pros­pe­ri­dad de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Fren­te a ese dis­cur­so alar­mis­ta, ex­clu­yen­te y uni­la­te­ral, su ho­mó­lo­go Xi Jin­ping bus­có con­so­li­dar­se co­mo el prin­ci­pal de­fen­sor de la glo­ba­li­za ción, ba­jo la idea cen­tral de que los gran­des pro­ble­mas y los múl­ti­ples desafíos que es­tá afron­tan­do en ma­te­ria de jus­ti­cia y equi­dad to­do el pla­ne­ta, no son cau­sa­dos por ese fe­nó­meno.

Mien­tras que Trump con­ti­nuó con su de­li­be­ra­da es­tra­te­gia pa­ra con­ser­var la sim­pa­tía de su cla­se tra­ba­ja­do­ra, al in­sis­tir so­bre el des­equi­li­brio co­mer­cial y la com­pe­ten­cia des­leal en­tre am­bos paí­ses, el pre­si­den­te chino se ofre­ció a man­te­ner e im­pul­sar el co­mer­cio global y am­pliar la in­ver­sión ex­tran­je­ra.

En su encuentro bi­la­te­ral el lí­der orien­tal in­clu­so ofre­ció es­pa­cio pa­ra in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros, lo que abar­ca­ría a los es­ta­dou­ni­den­ses, pa­ra su am­bi­cio­sa ini­cia­ti­va del Cin­tu­rón y Ru­ta de la Se­da, al que se uni­rá el Ban­co Asiá­ti­co de In­ver­sión en In­fra­es­truc­tu­ra, co­mo el ri­val del Ban­co Mun­dial, que jus­to do­mi­na EU.

Ló­gi­ca­men­te, esas es­tra­te­gias tie­nen co­mo pro­pó­si­to apos­tar por una Chi­na ex­pan­sio­nis­ta, que asal­te y ocu­pe el enor­me va­cío de po­der e in­fluen­cia que el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos es­tá de­jan­do.

Po­si­ble­men­te es­ta­mos a las puer­tas de una nue­va cul­tu­ra eco­nó­mi­ca, no al mo­do de Pe­ter Ber­ger, co­mo la acep­ta­ción y jus­ti­fi­ca­ción del ca­pi­ta­lis­mo­co­mo el úni­co mo­de­lo, sino con ba­se en el cam­bio de prin­ci­pios y va­lo­res uni­ver­sa­les so­bre la nue­va jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va que im­pul­san Chi­na y Ru­sia a cos­ta de Oc­ci­den­te.

Pa­re­cie­ra que la su­per­po­ten­cia, prin­ci­pal be­ne­fi­cia­da de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y del des­man­te­la­mien­to de la Unión So­vié­ti­ca, lue­go de dé­ca­das de do­mi­na­ción, se ha con­ver­ti­do en pre­sa de los efec­tos del pro­pio or­den que im­plan­tó, so­bre to­do por­que Trump ase­gu­ra que el co­mer­cio e in­ver­sión glo­ba­les con­de­nan a su pro­pia na­ción.

Así co­mo el Reino Uni­do fue in­ca­paz de en­ten­der la nue­va Eu­ro­pa, ba­sa­da en la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad fren­te al na­cio­na­lis­mo y al fascismo, to­do apun­ta a que su fla­man­te he­re­de­ro tam­bién per­de­rá el ti­món por su ele­fan­tis­mo, al ser in­ca­paz de en­ten­der los cam­bios geo­po­lí­ti­cos y tec­no­ló­gi­cos ba­jo el sec­ta­rio man­do de Trump. A di­fe­ren­cia de Xi Jin­ping y Vla­di­mir Pu­tin, que se for­ma­ron en en­tor­nos co­mu­nis­tas, el dís­co­lo pre­si­den­te ame­ri­cano no aca­ba de asi­mi­lar —por in­creí­ble y ex­tra­ño que pa­rez­ca— que si bien el ca­pi­ta­lis­mo be­ne­fi­cia vir­tual­men­te a to­dos los es­tra­tos so­cia­les, nun­ca lo ha­ce de la mis­ma for­ma, al me­nos en igual­dad eco­nó­mi­ca.

Cier­ta­men­te, no de­be­ría per­sis­tir la trá­gi­ca co­ne­xión en­tre el me­ro cre­ci­mien­to en ri­que­za y la fal­ta de desa­rro­llo hu­mano, lo cual ha con­du­ci­do a te­rri­bles in­jus­ti­cias y a con­tex­tos in­sos­te­ni­bles, pe­ro tam­po­co de­be­ría ol­vi­dar­se que el ca­pi­ta­lis­mo, jun­to con la de­mo­cra­cia y la edu­ca­ción, son las úni­cas fuer­zas pro­ba­das de la ver­da­de­ra li­ber­tad.

Por esa ra­zón, bien ha­ce el go­bierno me­xi­cano en no acep­tar los ca­pri­chos de Trump al re­ne­go­ciar el TLCAN, que per­si­guen ins­tau­rar pri­vi­le­gios en fa­vor de EU a cos­ta de sus so­cios, lo cual con­lle­va­ría el sin­sen­ti­do de crear un pi­so dis­pa­re­jo con­tra­rio a la com­pe­ti­ti­vi­dad en el mé­ri­to, la in­no­va­ción y el es­fuer­zo.

A di­fe­ren­cia del mun­do utó­pi­co que pro­mue­ve el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se, que atenta con­tra los fun­da­men­tos que die­ron ori­gen a su pro­pio país, pre­ci­sa­men­te al pre­ten­der man­te­ner un dis­cor­dan­te “uni­ver­sa­lis­mo de­mo­crá­ti­co”, que se sus­ten­ta en la ex­clu­sión ét­ni­ca, cul­tu­ral y tam­bién eco­nó­mi­ca, Mé­xi­co de­be se­guir apos­tan­do de­ci­di­da men­te por el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y la in­ter­de­pen­den­cia en­tre to­dos los pue­blos.

Es­ta­mos an­te el cam­bio de va­lo­res uni­ver­sa­les so­bre la nue­va jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va que im­pul­san Chi­na y Ru­sia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.