Bu­llies vs. la jus­ti­cia

El Universal - - OPINIÓN - Por GA­BRIEL GUE­RRA CAS­TE­LLA­NOS Ana­lis­ta po­lí­ti­co y co­mu­ni­ca­dor

Una de las gran­des asig­na­tu­ras pen­dien­tes del Es­ta­do me­xi­cano si­gue sien­do la im­par­ti­ción de jus­ti­cia y la crea­ción de un ver­da­de­ro sis­te­ma de le­yes y de ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de pro­cu­rar­las.

Se ha de­ba­ti­do has­ta el can­san­cio el fe­nó­meno del cri­men or­ga­ni­za­do y de la sal­va­je ola de vio­len­cia que azo­ta al país ha­ce ya ca­si tres lus­tros. Mu­cha de la dis­cu­sión se cen­tra en una crí­ti­ca fe­roz a la de­ci­sión del en­ton­ces pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón de lan­zar una ofen­si­va ma­yús­cu­la, mi­li­tar, con­tra las dis­tin­tas agru­pa­cio­nes cri­mi­na­les que ha­bían sen­ta­do sus reales a lo lar­go y an­cho del país.

La mal lla­ma­da “gue­rra” de Cal­de­rón par­tió de un diag­nós­ti­co co­rrec­to, pe­ro se ba­só en una es­tra­te­gia in­com­ple­ta e im­po­si­ble de eje­cu­tar efi­caz­men­te. El diag­nós­ti­co, a sim­ple vis­ta, es que los cár­te­les del nar­co­trá­fi­co ha­bían pe­ne­tra­do de tal ma­ne­ra el te­ji­do so­cial e ins­ti­tu­cio­nal en mu­chas re­gio­nes y a ni­vel na­cio­nal que era in­dis­pen­sa­ble mar­car­les un al­to. No bas­ta­ba con las tác­ti­cas po­li­cia­cas de an­ta­ño: su ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, sus ar­se­na­les y en mu­chos ca­sos su con­trol te­rri­to­rial obli­ga­ban al go­bierno fe­de­ral a en­fren­tar­las con to­da su fuer­za. Y an­te la evi­den­te in­ca­pa­ci­dad y fre­cuen­te com­pli­ci­dad de los cuer­pos po­li­cia­cos era ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a las Fuer­zas Ar­ma­das mien­tras se en­tre­na­ba y equi­pa­ba a nue­vas cor­po­ra­cio­nes de po­li­cía. Y se do­ta­ba a mi­nis­te­rios pú­bli­cos y al Po­der Ju­di­cial de ca­pa­ci­ta­ción y he­rra­mien­tas ade­cua­das. Y se per­sua­día a go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les a su­mar­se al es­fuer­zo. Y se les da­ba el blin­da­je le­gal e ins­ti­tu­cio­nal ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer­lo. Y se les pro­te­gía de las ac­cio­nes vio­len­tas, de in­ti­mi­da­ción o re­pre­sa­lia, de par­te de los nar­cos. Y, y, y… Una lar­ga lis­ta de to­do lo que se ten­dría que ha­cer (y que si­gue sin ha­cer­se por com­ple­to) pa­ra te­ner éxi­to: un tra­ba­jo de va­rias ge­ne­ra­cio­nes pa­ra re­com­po­ner sis­te­mas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, de in­te­li­gen­cia y pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, del sis­te­ma tri­bu­ta­rio, que fa­ci­li­ta­ba el la­va­do de di­ne­ro en gran es­ca­la.

Cal­de­rón po­día pa­tear el ba­lón ha­cia ade­lan­te, co­mo lo ha­bía he­cho Vi­cen­te Fox, o en­fren­tar el pro­ble­ma. Hi­zo lo que de­bía ha­cer pe­ro sin el tiem­po ni las he­rra­mien­tas y re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ob­te­ner re­sul­ta­dos. Y a su su­ce­sor en Los Pi­nos no le que­dó mu­cha op­ción, por­que un re­plie­gue del Es­ta­do me­xi­cano hu­bie­ra si­do sui­ci­da. Pe­ro con­ti­nuar con una re­ce­ta in­com­ple­ta só­lo ga­ran­ti­za­ba más de lo mis­mo: a fal­ta de go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les com­pro­me­ti­dos, cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas mo­der­ni­za­das, sis­te­mas de in­te­li­gen­cia efi­ca­ces y de un sis­te­ma ju­di­cial al día, la ta­rea se­gui­ría —y si­gue— re­ca­yen­do en el Ejér­ci­to y la Ma­ri­na.

El que el nar­co­trá­fi­co sea hoy el ma­yor re­to vi­si­ble no quie­re de­cir que sea el peor ni el más pe­li­gro­so enemi­go de la se­gu­ri­dad y la ley en nues­tro país. A lo lar­go de dé­ca­das, si­glos tal vez, su­ce­si­vos go­bier­nos, di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y so­cia­les, aca­dé­mi­cos, ac­ti­vis­tas y me­dios de co­mu­ni­ca­ción he­mos fra­ca­sa­do en un em­pe­ño tan bá­si­co co­mo fun­da­men­tal: la con­cien­cia co­lec­ti­va, la edu­ca­ción cí­vi­ca, la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual que son in­dis­pen­sa­bles pa­ra cons­truir un sis­te­ma de le­yes, una na­ción en la que la im­pu­ni­dad sea una ex­cep­ción, una abe­rra­ción, y no la nor­ma co­mo lo es hoy en día.

Lo fá­cil pa­ra cual­quie­ra es aven­tar cul­pas: a tal o cual go­bierno, a equis o ye pre­si­den­te o par­ti­do. Lo cier­to es que a lo lar­go de la his­to­ria, des­de la con­quis­ta o la co­lo­nia, aquí las le­yes son siem­pre de quien pue­de pa­gar­las. Es por eso que na­die las obe­de­ce a me­nos que no les que­de de otra. Es por ello que re­sul­ta más ren­ta­ble cri­ti­car el com­ba­te a la de­lin­cuen­cia y no de­cir pío an­te los abu­sos y abo­mi­na­cio­nes del nar­co, ha­blar de “la gue­rra de Cal­de­rón” o “la gue­rra de Pe­ña” y no de la gue­rra de to­dos con­tra el azo­te de los cár­te­les. Y es por ello que sexenio tras sexenio caen pe­ces gor­dos y la pe­ce­ra si­gue cre­cien­do, se si­gue lle­nan­do.

La jus­ti­cia sufre de aco­so, de bull­ying, en Mé­xi­co, es cier­to. To­dos so­mos res­pon­sa­bles, to­dos la he­mos de­ja­do in­de­fen­sa, des­am­pa­ra­da y ella ha he­cho lo que cual­quie­ra ha­ría en su lu­gar: aban­do­nar­nos a no­so­tros.

El que el nar­co­trá­fi­co sea hoy el ma­yor re­to vi­si­ble no quie­re de­cir que sea el peor ni el más pe­li­gro­so enemi­go de la se­gu­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.