• Maes­tros de Ti­jua­na po­nen en ries­go elec­ción de Díaz.

El Universal - - PORTADA - GA­BRIE­LA MAR­TÍ­NEZ Corresponsal —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

••• Ti­jua­na, BC.— La sus­pen­sión de am­pa­ro que ga­na­ron tres maes­tros de Ti­jua­na con­tra la to­ma de no­ta de Juan Díaz des­de mar­zo de 2013, y du­ran­te el tiem­po que es­tu­vo al fren­te del Sindicato Na­cio­nal de Trabajadores de la Edu­ca­ción (SNTE), aún po­dría po­ner en ries­go su re­cien­te re­elec­ción e in­clu­so la re­for­ma edu­ca­ti­va, ase­gu­ran los do­cen­tes de Ti­jua­na que pre­sen­ta­ron el pro­ce­di­mien­to en con­tra del lí­der.

Ape­nas el lu­nes pa­sa­do Díaz de la To­rre asu­mió por se­gun­da oca­sión el li­de­raz­go del sindicato de maes­tros en un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio rea­li­za­do en Puer­to Va­llar­ta, elec­ción don­de só­lo par­ti­ci­pó una pla­ni­lla.

El am­pa­ro que el vier­nes pa­sa­do otor­gó un juez de Ba­ja Ca­li­for­nia a los tres maes­tros de Ti­jua­na es­ta­ble­ce, en­tre otras co­sas, la in­va­li­dez de “to­dos y ca­da uno de los ac­tos ce­le­bra­dos con Juan Díaz de la To­rre en su ca­rác­ter de pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral Sin­di­cal pa­ra el For­ta­le­ci­mien­to de la Edu­ca­ción Pú­bli­ca del SNTE, así co­mo los que esa au­to­ri­dad ha­ya ce­le­bra­do con cual­quier per­so­na a la que Juan Díaz de la To­rre ha­ya otor­ga­do po­de­res ge­ne­ra­les, es­pe­cia­les o le ha­ya de­le­ga­do fun­cio­nes pro­pias de la pre­si­den­cia”, in­clui­da la con­vo­ca­to­ria pa­ra su re­cien­te re­elec­ción.

Ca­ta­li­na He­re­dia, una de las maes­tras que in­ter­pu­sie­ron el re­cur­so le­gal, ex­pli­có en en­tre­vis­ta con EL UNI­VER­SAL que des­de no­viem­bre pa­sa­do, cuan­do el sindicato lan­zó la con­vo­ca­to­ria pa­ra ele­gir al su­ce­sor de Díaz de la To­rre, pen­sa­ron en in­ter­po­ner el am­pa­ro, pe­ro fue has­ta fe­bre­ro pa­sa­do cuan­do se no­ti­fi­có al juez fe­de­ral so­bre el ex­pe­dien­te 191/2018, me­dian­te el cual los pro­fe­so­res pi­die­ron de­jar sin efec­to los ac­tos rea­li­za­dos por el lí­der sin­di­cal des­de mar­zo de 2013 y has­ta que se dé a co­no­cer la sus­pen­sión de­fi­ni­ti­va, la cual se­rá de­ter­mi­na­da el pró­xi­mo 15 de fe­bre­ro.

El re­cur­so le­gal, ase­gu­ró He­re­dia, no só­lo deja sin efec­to a Díaz de la To­rre, sino que tam­bién abar­ca el re­gre­so de la lí­der sin­di­cal El­ba Esther Gor­di­llo al fren­te del Sindicato Na­cio­nal de Trabajadores de la Edu­ca­ción (SNTE), sec­ción 2, e in­clu­so “po­ne en ries­go la re­for­ma edu­ca­ti­va del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to”, pues­to que se de­ja­rían sin efec­to los acuer­dos al­can­za­dos por Díaz de la To­rre.

Ca­ta­li­na He­re­dia in­ter­pu­so el am­pa­ro jun­to con Ra­fael Ol­ve­ra y Emilia Cas­ti­llo, to­dos ellos co­mo par­te de un mo­vi­mien­to na­cio­nal en el que par­ti­ci­pa­ron do­cen­tes de 30 es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca, con una ac­ción le­gal pa­ra am­pa­rar­se con­tra las ac­cio­nes de Díaz de la To­rre, que fi­nal­men­te tu­vie­ron una res­pues­ta a fa­vor.

Ape­nas el 10 de fe­bre­ro, el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra Fe­de­ral (CJF) se­ña­ló que la de­ci­sión só­lo apli­ca pa­ra las tres per­so­nas que pre­sen­ta­ron el re­cur­so, por lo que el car­go de Juan Díaz de la To­rre no se mo­di­fi­ca­ría. “La sus­pen­sión pro­vi­sio­nal no sur­te efec­tos ha­cia el pa­sa­do, ni mo­di­fi­ca de­ter­mi­na­cio­nes sin­di­ca­les pre­via­men­te adop­ta­das. La sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de­cre­ta­da be­ne­fi­cia ex­clu­si­va­men­te a los tres que­jo­sos”, se­ña­ló el CJF.

A pe­sar de ello, la do­cen­te es­tá con­ven­ci­da de que la res­pues­ta de­fi­ni­ti­va a su am­pa­ro ten­drá efec­tos a ni­vel na­cio­nal. “Es­te mo­vi­mien­to tie­ne un so­lo ob­je­ti­vo: qui­tar a Díaz de la To­rre, no só­lo por lo que hi­zo con el ma­gis­te­rio, sino por lo que no hi­zo pa­ra de­fen­der­nos al en­tre­gar­nos al go­bierno”, di­jo la maes­tra al terminar su cla­se de in­glés, en el sa­lón 46, en la Es­cue­la Pre­pa­ra­to­ria Fe­de­ral Lá­za­ro Cár­de­nas.

He­re­dia, quien tie­ne más de 30 años de ser­vi­cio en la do­cen­cia, afir­ma que es­tá cons­cien­te de la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca del país; sin em­bar­go, nie­ga que al­guno de los tres do­cen­tes mi­li­te con la vie­ja guardia de los “el­bis­tas”.

“Si ac­tual­men­te lo que hi­ci­mos be­ne­fi­cia a unos u a otros es­tá bien, pe­ro nues­tra vi­sión siem­pre ha si­do equi­li­brar lo que se per­dió en el ma­gis­te­rio con la lle­ga­da de Díaz”, di­jo.

“Es­te mo­vi­mien­to tie­ne un so­lo ob­je­ti­vo: qui­tar a Díaz de la To­rre, no só­lo por lo que hi­zo con el ma­gis­te­rio, sino por lo que no hi­zo pa­ra de­fen­der­nos al en­tre­gar­nos al go­bierno” CA­TA­LI­NA HE­RE­DIA Maes­tra

Ca­ta­li­na He­re­dia, una de los maes­tros que in­ter­pu­sie­ron el am­pa­ro, da cla­ses en la Es­cue­la Fe­de­ral Pre­pa­ra­to­ria Lá­za­ro Cár­de­nas en Ti­jua­na, BC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.