Las imá­ge­nes de un Mé­xi­co en gue­rra

Ha­ce 105 años, del 9 al 19 de fe­bre­ro, se re­gis­tró uno de los he­chos his­tó­ri­cos más fo­to­gra­fia­dos en nues­tra capital: la De­ce­na Trá­gi­ca. Así sur­gie­ron va­rios fa­mo­sos fo­tó­gra­fos

El Universal - - NEWS - CAR­LOS VI­LLA­SA­NA Y RUTH GÓ­MEZ Lee el tex­to com­ple­to en la web. www.elu­ni­ver­sal.com.mx

En épo­cas an­te­rio­res a la nues­tra era inima­gi­na­ble que pu­dié­ra­mos co­no­cer lu­ga­res y lo que su­ce­día le­jos en ese mo­men­to.

Las no­ti­cias se acom­pa­ña­ban de ilus­tra­cio­nes, gra­ba­dos o ca­ri­ca­tu­ras que des­cri­bían al lec­tor lo su­ce­di­do. A fi­na­les del si­glo XIX y prin­ci­pios del XX, la fo­to­gra­fía fue po­si­cio­nán­do­se y sa­lió de la pri­va­ci­dad de los es­tu­dios fo­to­grá­fi­cos a las ca­lles, con lo que ase­gu­ró su in­mer­sión en los me­dios im­pre­sos y así, sin fe­cha exac­ta, na­ció el lla­ma­do fo­to­pe­rio­dis­mo.

Da­niel Es­cor­za y Sa­muel Vi­lle­la, in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria (INAH), nos per­mi­tie­ron des­cu­brir los orí­ge­nes del fo­to­pe­rio­dis­mo y su im­por­tan­cia en la his­to­ria na­cio­nal.

Si bien ya exis­tían fo­tó­gra­fos que se de­di­ca­ban a re­tra­tar pai­sa­jes, per­so­na­jes o tra­di­cio­nes que se im­pri­mían en al­gu­na pos­tal co­mo sou­ve­nir de via­je, la in­ves­ti­ga­ción de Es­cor­za ahon­da en có­mo la fo­to­gra­fía pa­só de ser una prác­ti­ca pa­ra el dis­fru­te per­so­nal a una “ima­gen ma­si­fi­ca­da” en la que los fo­tó­gra­fos cap­tu­ra­ban mo­men­tos de la vi­da ci­ta­di­na, li­bre de po­ses, que iban des­de ac­tos ofi­cia­les del go­bierno, ac­tos con­me­mo­ra­ti­vos -co­mo el Cen­te­na­rio de la In­de­pen­den­cia-, fes­ti­vi­da­des al ai­re li­bre o even­tos de­por­ti­vos.

“De tal suer­te que pa­ra los ini­cios de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na -es­cri­bió Es­cor­zaha­bía un equi­po muy só­li­do de fo­to­rre­por­te­ros que rea­li­za­rían el re­gis­tro de los even­tos re­vo­lu­cio­na­rios, no só­lo en la ciu­dad, sino en las dis­tin­tas re­gio­nes del país (...) Los pri­me­ros fo­tó­gra­fos del pe­rio­dis­mo pro­ve­nían de las cla­ses me­dias: em­plea­dos, mu­chos de ellos ha­bían sa­li­do de sus ciu­da­des o pue­blos na­ta­les en los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca (Ge­ró­ni­mo Her­nán­dez, Eze­quiel Ál­va­rez Tos­ta­do, Ma­nuel Ra­mos, Eze­quiel Carrasco, An­to­nio Gar­du­ño), otros eran ori­gi­na­rios de la capital (Agus­tín y Mi­guel Ca­sa­so­la). Otros ini­cia­ron co­mo ayu­dan­tes de fo­tó­gra­fos o co­mo em­plea­dos sen dia­rios o re­vis­tas...”.

Eran per­so­nas que se veían o re­tra­ta­ban cons­tan­te­men­te, ya que en el án­gu­lo don­de uno de ellos lan­za­ba el “ti­ro” po­dría es­tar otro de sus com­pa­ñe­ros cap­tu­ran­do la mis­ma es­ce­na, pe­ro des­de otro en­fo­que.

Pa­ra 1910 ya era bas­tan­te co­mún ver no só­lo gen­te con cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas, sino tam­bién ci­neas­tas que via­ja­ban por el país pa­ra cu­brir even­tos, prin­ci­pal­men­te po­lí­ti­cos.

De acuer­do con el in­ves­ti­ga­dor, es­tos per­so­na­jes iban ves­ti­dos “de for­ma pul­cra, in­va­ria­ble­men­te con tra­je, cor­ba­ta y bombín, o som­bre­ro de fiel­tro, de­bían car­gar sus cá­ma­ras y sus im­ple­men­tos, que con­sis­tían las más de las ve­ces en una es­pe­cie de ma­le­tín que con­te­nía los ne­ga­ti­vos de cris­tal —ya que ape­nas se co­men­za­ba a usar el ne­ga­ti­vo de ni­tra­to—...”, re­la­ta.

Tras el es­ta­lli­do de la Re­vo­lu­ción, los fo­tó­gra­fos no se in­mu­ta­ron an­te las es­ce­nas de muer­te o des­truc­ción, al con­tra­rio, re­gis­tra­ban sin pa­rar to­do lo que su­ce­día en el país y, al fi­nal, sus imá­ge­nes que­da­ron plas­ma­das en dia­rios o se­ma­na­rios.

La De­ce­na trá­gi­ca tam­bién tu­vo gran co­ber­tu­ra por par­te de los fo­to­pe­rio­dis­tas. Du­ran­te diez días (del 9 al 19 de fe­bre­ro de 1913) la capital fue es­ce­na­rio de un gol­pe de Es­ta­do con­tra del go­bierno de Fran­cis­co I. Ma­de­ro que cul­mi­nó con su muer­te y la de Jo­sé Ma­ría Pino Suá­rez.

Da­niel Es­cor­za co­men­ta que to­do lo su­ce­di­do en ese pe­rio­do fue muy “fo­to­gra­fia­do” ya que: “la capital es una gran ca­ja de re­so­nan­cia, hay una fuer­te con­cen­tra­ción de me­dios in­for­ma­ti­vos y por en­de, de re­por­te­ros...las ba­ta­llas de es­te ti­po eran un he­cho sin pre­ce­den­te pa­ra la ciu­dad y ocu­rrie­ron en pleno Cen­tro His­tó­ri­co... el con­tem­plar a fi­las de he­ri­dos o muer­tos -al­gu­nos ca­si in­ci­ne­ra­dos­so­bre las ca­lles o el Zó­ca­lo ca­pi­ta­lino con­mo­cio­nó a los ha­bi­tan­tes”.

Nos ex­pli­ca que las ave­ni­das más afec­ta­das fue­ron Bal­de­ras y Bu­ca­re­li, por ser las ru­tas de en­tra­da ha­cia la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Ar­mas -hoy la Bi­blio­te­ca de Mé­xi­co- que fun­gía co­mo cuar­tel pa­ra los gol­pis­tas, li­de­ra­dos por Vic­to­riano Huer­ta, Fé­lix Díaz y Ma­nuel Mon­dra­gón. Mu­chos edi­fi­cios, mo­nu­men­tos y ca­sas de la zo­na fue­ron ame­tra­lla­dos.

Pa­ra Sa­muel Vi­lle­la, el fo­to­pe­rio­dis­mo con­tri­bu­yó a que la so­cie­dad ges­ta­ra una opi­nión pú­bli­ca a tra­vés de la im­pre­sión de un he­cho.

Es­ti­ma que cer­ca de ochen­ta fo­tó­gra­fos cu­brie­ron la De­ce­na Trá­gi­ca, de me­dios im­pre­sos des­ta­ca­ban Ma­nuel Ra­mos, An­to­nio Gar­du­ño, Ge­ró­ni­mo Her­nán­dez, Eduar­do Mel­ha­do, Sa­muel Ti­no­co de No­ve­da­des, Ma­ca­rio Gon­zá­lez, Agus­tín V. Ca­sa­so­la, Eze­quiel Ál­va­rez Tos­ta­do, Eze­quiel Carrasco o Abraham Lu­per­cio; en­tre los “in­de­pen­dien­tes” lu­cían las to­mas de Sa­bino Osu­na, Hu­go Breh­me y Char­les B. Wai­te. Tam­bién hu­bo mu­chos fo­tó­gra­fos afi­cio­na­dos cu­yos nom­bres se des­co­no­cen.

De tra­je, cor­ba­ta y bombín, car­ga­ban cá­ma­ras y has­ta es­ca­le­ras pa­ra ob­te­ner las me­jo­res to­mas, eran los fo­to­pe­rio­dis­tas.

Com­ba­tes de la De­ce­na Trá­gi­ca en hoy Re­pú­bli­ca de Uru­guay y el Eje Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.