Sal­va­dor Gar­cía So­to

El ex­tra­ño ca­so de los es­pías tro­pi­ca­les

El Universal - - NACIÓN - Sgar­cia­so­to@hot­mail.com

De­trás del bi­za­rro in­ci­den­te de es­pio­na­je de­nun­cia­do por Ri­car­do Ana­ya en su con­tra en Ve­ra­cruz, que­da la ex­tra­ña sen­sa­ción de que to­do ha ve­ni­do a me­nos en la po­lí­ti­ca de es­te país. Por­que si las acu­sa­cio­nes de un can­di­da­to pre­si­den­cial que se sien­te “es­pia­do por el go­bierno” fue­ran tan de­li­ca­das, por la for­ma en que se pre­sen­ta­ron los he­chos y la pos­te­rior ava­lan­cha de acla­ra­cio­nes y di­mes y di­re­tes en­tre los pro­ta­go­nis­tas de es­te ca­so, pa­re­cie­ra que es­ta­mos an­te una ra­ra co­me­dia de en­re­dos en la que el es­pia­do le jue­ga al hé­roe, el es­pia­dor afir­ma que te­nía per­mi­so pa­ra es­piar, y el es­pía se pre­sen­ta ama­ble­men­te an­te su ob­je­ti­vo con nom­bre y ape­lli­do.

Es co­mo si es­tu­vié­ra­mos an­te una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond tro­pi­ca­li­za­do en la que los es­pías son per­so­nas ama­bles y res­pe­tuo­sas, que no tie­nen pro­ble­ma pa­ra re­ve­lar su iden­ti­dad cuan­do se ven des­cu­bier­tos. Y en don­de, en lu­gar del mí­ti­co agen­te bri­tá­ni­co, el can­di­da­to co­no­ci­do co­mo el chi­co ma­ra­vi­lla, nos die­ra una mues­tra más —gra­ba­da por él mis­mo en vi­deo— de su va­lor y ga­llar­día al en­ca­rar te­me­ra­ria­men­te a un su­je­to des­co­no­ci­do que lo se­guía en la ca­rre­te­ra, jus­to en uno de los es­ta­dos que pa­de­ce más vio­len­cia y ase­si­na­tos del cri­men or­ga­ni­za­do co­mo es Ve­ra­cruz.

Y co­mo re­ma­te de tan bi­za­rra tra­ma apa­re­ce el nue­vo se­cre­ta­rio de Go­ber­na­ción, Al­fon­so Na­va­rre­te Pri­da, que con re­duc­cio­nis­mo per­fec­ta­men­te to­lu­que­ño, pre­ten­de dar co­mo ex­pli­ca­ción que “no se tra­ta­ba de un es­pio­na­je, sino de un se­gui­mien­to que se rea­li­za a to­das las can­di­da­tu­ras por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad”. Lue­go el mis­mo fun­cio­na­rio, tra­tan­do de ex­pli­car lo inex­pli­ca­ble, afir­ma que fue la ofi­ci­na del Ci­sen en Ve­ra­cruz la que reali­zó el “se­gui­mien­to” y que és­te fue acor­da­do con el go­bierno del pa­nis­ta Mi­guel An­gel Yu­nes, por lo que, afir­ma Na­va­rre­te, “el equi­po de Ana­ya sí sa­bía so­bre el se­gui­mien­to del Ci­sen”.

El in­ci­den­te, con to­da su bi­za­rrez, que­da co­mo tes­ti­mo­nio de que, aun­que las áreas de in­te­li­gen­cia fe­de­ra­les ya no son lo que fue­ron —na­da que ver los edu­ca­dos y ama­bles es­pías del Ci­sen con los ma­to­nes y tor­tu­ra­do­res de la DFS—, aún per­sis­ten prác­ti­cas de es­pio­na­je gu­ber­na­men­tal en el go­bierno de Pe­ña Nie­to, aho­ra con tec­no­lo­gías so­fis­ti­ca­das co­mo el fa­mo­so vi­rus “Pe­ga­sus”.

Lo que sí abre el epi­so­dio, bau­ti­za­do jo­co­sa­men­te en las re­des so­cia­les co­mo una más de “Las aven­tu­ras del Chi­co Ma­ra­vi­lla” jus­to des­pués de mos­trar su agi­li­dad es­ca­lan­do una to­rre me­tá­li­ca, es el te­ma de la se­gu­ri­dad obli­ga­da que de­ben te­ner los can­di­da­tos du­ran­te sus re­co­rri­dos por el país, en el con­tex­to de in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia del cri­men or­ga­ni­za­do en la ma­yor par­te del país. La pre­gun­ta es a quién se va a en­car­gar esa se­gu­ri­dad, pues tam­bién es­to sir­ve pa­ra re­cor­dar que en las úl­ti­mas cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les, so­bre to­do des­pués del ase­si­na­to de Luis Do­nal­do Co­lo­sio, va­rios can­di­da­tos ya no con­fían en la se­gu­ri­dad del Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial o de al­gún otro cuer­po fe­de­ral, no só­lo por­que se sien­ten vi­gi­la­dos o es­pia­dos, sino por­que, la­men­ta­ble­men­te, los guar­dias pre­si­den­cia­les no pu­die­ron o no qui­sie­ron cui­dar al que en 1994 ya se veía co­mo vir­tual pre­si­den­te.

NO­TAS IN­DIS­CRE­TAS… Sor­pre­sa cau­só en el PRD el ama­go de Gua­da­lu­pe Acos­ta, de ir­se con Mo­re­na. Y no por­que sea el pri­mer pe­rre­dis­ta que sal­ta del bar­co, sino por­que en las cú­pu­las del sol az­te­ca di­cen que no es ver­dad que el je­fe Ga­li­leo se sien­ta atraí­do por la fuer­za gra­vi­ta­cio­nal de Ló­pez Obra­dor. En reali­dad, di­ce un ex dirigente pe­rre­dis­ta, Gua­da­lu­pe es­tá “chan­ta­jean­do y ame­na­zan­do” por­que quie­re la can­di­da­tu­ra del Fren­te al Se­na­do por Na­ya­rit, y su men­sa­je es: “si no me la dan, me voy”. No la tie­ne fá­cil Acos­ta, pri­me­ro por­que esa can­di­da­tu­ra la tie­ne el go­ber­na­dor pa­nis­ta na­ya­ri­ta, An­to­nio Eche­va­rría, y se­gun­do, por­que si de­ci­de ir­se a Mo­re­na, con al­gu­nos Ga­li­leos que lo se­gui­rían, na­da le ga­ran­ti­za que ha­brá can­di­da­tu­ra pa­ra él de aquel la­do, don­de las no­mi­na­cio­nes pa­re­cen de­fi­ni­das y An­drés Ma­nuel ha di­cho que “ya no hay car­gos pa­ra quie­nes lle­guen”. ¿Se irá don Gua­da­lu­pe a cos­ta de lo que sea?.. Vo­ce­ros del go­ber­na­dor Ma­nuel Ve­las­co se co­mu­ni­ca­ron pa­ra de­cir que la con­ver­sa­ción de What­sapp con Ale­jan­dra La­gu­nes “no es de él” y ase­gu­ra­ron que “el go­ber­na­dor no usa el ser­vi­cio de men­sa­je­ría de What­sapp ni tie­ne cuen­ta”. So­bre La­gu­nes di­je­ron que “la co­no­ce y tie­ne con ella un tra­to cor­tés, pe­ro nun­ca ha­blan y me­nos por men­sa­je­ría”. Has­ta ahí la acla­ra­ción del man­da­ta­rio. La fuen­te que pro­por­cio­nó la cap­tu­ra de pan­ta­lla in­sis­te: la con­ver­sa­ción es real, el tono co­lo­quial de los dos per­so­na­jes ha­bla de su re­la­ción cer­ca­na y es cier­to, el go­ber­na­dor no usa cuen­ta per­so­nal de What­sapp, “pe­ro pa­ra esas con­ver­sa­cio­nes usa cuen­tas de co­la­bo­ra­do­res”. La cuen­ta de la se­ño­ra La­gu­nes sí es real, fue ve­ri­fi­ca­da y el diá­lo­go exis­tió. Si Ve­las­co afir­ma que él no par­ti­ci­pó en ese chat, en­ton­ces de­bió ser otro po­lí­ti­co cu­ya es­po­sa se lla­ma Anahí… Los da­dos re­pi­ten Ser­pien­te. Fa­lla el ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.