Luis Cár­de­nas

Es­pías re­gión cua­tro

El Universal - - NACIÓN -

Cuan­do pen­sa­mos en un es­pía, pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te, es nor­mal que nos ima­gi­ne­mos a un ti­po del es­ti­lo Ja­mes Bond, al­guien ele­gan­te, un hom­bre de mun­do que qui­zá ha­ble va­rios idio­mas, ave­za­do en téc­ni­cas de com­ba­te mi­le­na­rias, co­no­ce­dor de es­tra­te­gias com­ple­jas, su­mer­gi­do en con­tac­tos di­ver­sos y siem­pre des­aper­ci­bi­do, pe­ro con la ha­bi­li­dad de ga­nar­se la con­fian­za de quien sea… fran­ca­men­te no pen­sa­mos en al­guien co­mo el agen­te ve­te­rano que se­guía a Ri­car­do Ana­ya.

El Ci­sen ha si­do una ins­ti­tu­ción que ha ser­vi­do a la cla­se po­lí­ti­ca go­ber­nan­te des­de siem­pre, ni sus agen­tes ni sus es­tra­te­gias ni sus fra­ca­sos son, real­men­te, su res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta, ha­cen, li­te­ral­men­te, lo que les man­dan a ha­cer co­mo lo pue­dan ha­cer.

A di­fe­ren­cia de la avan­za­da in­te­li­gen­cia mi­li­tar de la Se­de­na y la Ma­ri­na de­di­ca­da so­bre to­do al com­ba­te del cri­men or­ga­ni­za­do, el Ci­sen, jun­to a al­gu­nas áreas es­pe­cí­fi­cas de Po­li­cía Fe­de­ral, re­pre­sen­ta nues­tra úni­ca in­te­li­gen­cia ci­vil, con ta­reas ex­tre­ma­da­men­te di­ver­sas acor­des con los de­sig­nios y ca­pri­chos del je­fe en turno.

La ta­rea prin­ci­pal de los agen­tes del Ci­sen con­sis­te fun­da­men­tal­men­te en re­ca­bar in­for­ma­ción que se tra­du­ce en re­por­tes di­ver­sos que sir­ven pa­ra to­mar de­ci­sio­nes de Es­ta­do, la ma­yo­ría de­ben ser en­cu­bier­tos y co­no­cer a pro­fun­di­dad la zo­na don­de la­bo­ran, de­ben de te­ner un con­tac­to so­cial im­por­tan­te, sa­ber, por ejem­plo, qué di­cen y qué pa­sa en de­ter­mi­na­do lu­gar so­bre los se­cues­tros, la tra­ta de per­so­nas, el hua­chi­co­leo, qué dro­ga se ven­de y en dón­de se con­si­gue, qué gru­pos po­lí­ti­cos ope­ran y tie­nen fuer­za, cuál es el sen­tir so­cial y re­co­no­cer con to­dos esos da­tos ries­gos pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Ni la in­te­li­gen­cia ni el es­pio­na­je es­tán, ne­ce­sa­ria­men­te, pe­lea­dos con una de­mo­cra­cia, la reali­dad es que las gran­des de­mo­cra­cias tam­bién tie­nen gran­des y dig­nos sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ci­vil, in­clu­so de in­te­li­gen­cia ci­vil con fi­nes po­lí­ti­cos con el ob­je­ti­vo cla­ro de evi­tar una des­es­ta­bi­li­za­ción del Es­ta­do, pe­ro, tam­bién, con for­tí­si­mos pi­la­res éti­cos que las lle­van a tra­ba­jar de un mo­do na­tu­ral.

Evi­den­te­men­te, si al­guien aten­ta­ra con­tra la vi­da de Ri­car­do Ana­ya o de cual­quier otro can­di­da­to pre­si­den­cial ha­bría un gra­ve pro­ble­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal, es nor­mal y desea­ble que los can­di­da­tos y sus fa­mi­lias re­ci­ban la ma­yor se­gu­ri­dad po­si­ble en pos de la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca, pe­ro pa­ra ello hay for­mas y pro­to­co­los que de­ben se­guir­se.

El agen­te que se­guía al can­di­da­to del Fren­te, ve­te­rano con más de 20 años de ex­pe­rien­cia, se­gún in­for­ma la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción, deja mu­cho que desear en cuan­to al ni­vel de per­so­nal que tie­ne hoy Ci­sen.

Y es que, le­jos de su ta­rea prin­ci­pal, la ma­yor par­te de los agen­tes, mu­chos de ellos va­lio­sos, son tra­ta­dos co­mo em­plea­dos me­no­res de se­gu­ri­dad pri­va­da, co­mo tro­pa, co­mo hom­bres del mon­tón, sin el me­nor res­pe­to a su tra­ba­jo y ca­pa­ci­dad, en­via­dos un día al nor­te y otro al sur, a ta­reas to­tal­men­te di­ver­sas… co­mo la de se­guir a un can­di­da­to pre­si­den­cial.

Le­jos de su ta­rea prin­ci­pal, los ele­men­tos de Ci­sen no tie­nen la opor­tu­ni­dad de es­pe­cia­li­zar­se en áreas con­cre­tas y sus re­por­tes va­len, so­la­men­te, de acuer­do al ca­pri­cho del go­bierno en turno.

Qui­zá por eso es que los ca­chan tan fá­cil­men­te.

El es­pio­na­je no es­tá pe­lea­do con una de­mo­cra­cia, la reali­dad es que las gran­des de­mo­cra­cias tam­bién tie­nen gran­des y dig­nos sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ci­vil

DE CO­LO­FÓN.— Au­men­ta­ron los ca­sos de SI­DA y en­fer­me­da­des ve­né­reas y dis­mi­nu­yó el di­ne­ro pa­ra pro­mo­ver el uso del con­dón… bo­ni­ta no­ta de San Va­len­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.