¿Y la ideo­lo­gía, apá?

El Universal - - OPINIÓN - Por MA­RIO MEL­GAR-ADA­LID In­ves­ti­ga­dor na­cio­nal en el SNI. @DrMa­rioMel­ga­rA

La ideo­lo­gía ha si­do la gran au­sen­te en las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les, lo que de­mues­tra que los tres can­di­da­tos no la tie­nen, ni les im­por­ta. Tal vez quie­ren des­mar­car­se de la car­to­gra­fía po­lí­ti­ca. Co­mo eso de ser de iz­quier­da o de de­re­cha pue­de re­sul­tar pe­yo­ra­ti­vo, se­gún sean de iz­quier­da o de de­re­cha los que vo­tan, los tres can­di­da­tos se asu­men neu­tra­les ideo­ló­gi­ca­men­te. De­re­cha, iz­quier­da o cen­tro es lo de me­nos, lo im­por­tan­te es ir de fren­te, ga­nar las vo­lun­ta­des elec­to­ra­les. So­la­men­te que el ries­go co­lec­ti­vo de tal prag­ma­tis­mo es lle­var al país a la de­ri­va.

En Mé­xi­co las ca­te­go­rías se han tras­to­ca­do. Ser de iz­quier­da po­dría sig­ni­fi­car en una de mu­chas acep­cio­nes mos­trar­se a fa­vor de un Es­ta­do fuer­te y au­to­ri­ta­rio, mien­tras que los de de­re­cha se­rían en­ton­ces quie­nes fa­vo­re­cen un al­to gra­do de li­ber­tad in­di­vi­dual fren­te al Es­ta­do. Si eso fue­ra ver­dad tan­to Fi­del Cas­tro co­mo Hu­go Chá­vez es­ta­rían en la de­re­cha y Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, el más ad­mi­ra­do con­ser­va­dor me­xi­cano, hu­bie­ra si­do un hom­bre de iz­quier­da. Por otra par­te, los li­be­ra­les que pre­su­men su in­de­pen­den­cia de la au­to­ri­dad re­cha­za­rían, con ra­zón, la ubi­ca­ción en la de­re­cha po­lí­ti­ca.

Otra di­fe­ren­cia se­ría la pos­tu­ra eco­nó­mi­ca que dis­tin­gue a los ca­pi­ta­lis­tas de los so­cia­lis­tas. Otra más se da en­tre quie­nes fa­vo­re­cen el sta­tus quo (los con­ser­va­do­res) y quie­nes es­tán a fa­vor del cam­bio (los li­be­ra­les). En el si­glo XX el ca­pi­ta­lis­mo dio un gi­ro al so­cia­lis­mo y por ello las eti­que­tas se in­ter­cam­bia­ron. Hu­bo in­con­sis­ten­cias co­mo los re­gí­me­nes so­vié­ti­co y na­zi que, sien­do to­tal­men­te dis­tin­tos, com­par­tie­ron ca­rac­te­rís­ti­cas. El na­cio­nal so­cia­lis­mo fue un par­ti­do de la de­re­cha y el co­mu­nis­mo de la iz­quier­da. No obs­tan­te sus no­tas co­mu­nes fue­ron el au­to­ri­ta­ris­mo de Hitler y la san­grien­ta dic­ta­du­ra de Sta­lin, el ca­rác­ter so­cia­lis­ta de am­bos y ser na­cio­na­lis­tas, si bien los co­mu­nis­tas se pro­cla­ma­ban in­ter­na­cio­na­lis­tas. En el si­glo pa­sa­do Fi­del Cas­tro fue cier­ta­men­te el pa­la­dín de la trans­for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de Cu­ba, tan­to que en­ca­be­zó una re­vo­lu­ción vio­len­ta, has­ta el mo­men­to en que ya no acep­tó nin­gún cam­bio. En es­te sen­ti­do fue un co­mu­nis­ta que se re­fu­gió en el con­ser­va­du­ris­mo de la de­re­cha.

En Mé­xi­co, el cam­bio más dra­má­ti­co se dio en el PRI al con­ver­tir­se de Par­ti­do Na­cio­nal Re­vo­lu­cio­na­rio a Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, una con­tra­dic­ción en sus tér­mi­nos. Ello ex­pli­ca que hu­bie­ran al­ter­na­do en la Pre­si­den­cia fi­gu­ras em­ble­má­ti­cas de iz­quier­da co­mo el ge­ne­ral Lá­za­ro Cár­de­nas con Mi­guel Ale­mán, un mo­de­lo de la de­re­cha. Lo que exis­te aho­ra en ese par­ti­do es una con­fu­sión ideo­ló­gi­ca de tal mag­ni­tud, que sien­do un par­ti­do “re­vo­lu­cio­na­rio”, no se atre­vió a pos­tu­lar co­mo pre­can­di­da­to pre­si­den­cial a uno de sus mi­li­tan­tes, sino a un miembro de la éli­te fi­nan­cie­ra, un ajeno, co­mo Jo­sé An­to­nio Mea­de.

Con­for­me a es­te­reo­ti­pos AMLO se­ría de iz­quier­da por re­fren­da­ra me­nu­do su com­pro­mi­so con los po­bres. Sus enemi­gos le qui­tan el atri­bu­to de ser de iz­quier­da y lo ca­li­fi­can, co­mo si fue­ra un in­sul­to, per­te­ne­cer a la de­re­cha. Mea­de, aun­que no quie­ra, es de la de­re­cha, pues na­die pue­de re­nun­ciar im­pu­ne­men­te a su bio­gra­fía. Ri­car­do Ana­ya, que fue pre­si­den­te del PAN, que de­be­ría creer en la doc­tri­na ca­tó­li­ca, de­fen­der el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, ser de de­re­cha y no pro­po­ner co­mo lo hi­zo que “to­do mun­do, por el he­cho de ser me­xi­cano ten­ga de­re­cho a un mí­ni­mo vi­tal que le per­mi­ta vi­vir acor­de a su dig­ni­dad”.

El asun­to de las ideo­lo­gías no es un ga­li­ma­tí as aca­dé­mi­co o una cues­tión bi­zan­ti­na o re­tó­ri­ca, se tra­ta del rum­bo y des­tino de Mé­xi­co en don­de ade­más de los pro­ble­mas que abru­man: co­rrup­ción, po­bre­za, in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia, se pa­de­ce una con­fu­sión de las ideas y una dis­tor­sión de la po­lí­ti­ca. Si lo úni­co que in­tere­sa es ga­nar una elec­ción, si la po­lí­ti­ca se tra­ta so­la­men­te de de­rro­tar y des­truir al enemi­go, si la con­vo­ca­to­ria po­pu­lar es pa­ra re­si­dir en Pa­la­cio, pa­ra re­gre­sar o pa­ra per­ma­ne­cer en Los Pi­nos, to­do lo que al­gu­na vez so­ña­ron quie­nes cons­tru­ye­ron nues­tro país, ha­brá si­do una ho­ja al vien­to.

Don­de se es­té pa­ra­do ideo­ló­gi­ca­men­te, sea a la de­re­cha, a la iz­quier­da o al cen­tro, sig­ni­fi­ca­rá ha­cia don­de se quie­re ir. No te­ner ideo­lo­gía es co­mo per­der el rum­bo, es­tar ex­tra­via­do, ser un des­cas­ta­do y tan de­ses­pe­ra­do pa­ra to­mar cual­quier ve­re­da por in­tran­si­ta­ble que re­sul­te. Esa no es la vía pa­ra un gran país co­mo de­be­ría ser el nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.