Pre­gun­tas a los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co

El Universal - - PORTADA -

Abril de 2018 El pró­xi­mo pri­me­ro de ju­lio los me­xi­ca­nos de­ci­di­re­mos quién se­rá el pró­xi­mo Pre­si­den­te de nues­tro país. Es­pe­ra­mos un Go­bierno con au­to­ri­dad mo­ral y ca­pa­ci­dad pa­ra en­fren­tar los múl­ti­ples pro­ble­mas de Mé­xi­co. Sa­be­mos que es im­po­si­ble re­sol­ver­los to­dos en el cor­to pla­zo, pe­ro es po­si­ble ar­ti­cu­lar po­lí­ti­cas que nos per­mi­tan avi­zo­rar que va­mos en el ca­mino co­rrec­to. To­dos los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca bus­can el bien de los me­xi­ca­nos, pe­ro re­que­ri­mos co­no­cer sus ob­je­ti­vos acer­ca de los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les. Se­gu­ra­men­te al ha­cer­lo los ciu­da­da­nos es­ta­re­mos me­jor in­for­ma­dos y po­dre­mos vo­tar con ple­na con­cien­cia por aquél que mar­que el rum­bo que más nos sa­tis­fa­ga pa­ra la so­lu­ción de los pro­ble­mas.

Es­ta­do de De­re­cho 1. A lo lar­go de po­co más de 100 años, la Cons­ti­tu­ción me­xi­ca­na ha si­do re­for­ma­da más de 700 ve­ces. Más allá de esos cam­bios, la es­truc­tu­ra del Es­ta­do me­xi­cano se ha man­te­ni­do. Sin em­bar­go, hoy es­tá vi­gen­te la dis­cu­sión si es ne­ce­sa­rio o no re­no­var la Cons­ti­tu­ción. ¿En qué as­pec­tos pro­pon­dría re­for­mas y, en su ca­so, en qué sen­ti­do o con­vo­ca­ría a la re­dac­ción de un nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal? ¿A tra­vés de qué me­ca­nis­mos le­ga­les cons­trui­rá una ma­yo­ría es­ta­ble pa­ra dar­le go­ber­na­bi­li­dad al país? ¿Va a rea­li­zar al­gu­na re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal? ¿Va a des­apa­re­cer se­cre­ta­rías, se van a crear otras? ¿Có­mo evi­ta­ría la po­li­ti­za­ción de nom­bra­mien­tos o el re­par­to de cuo­tas par­ti­dis­tas en los ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les au­tó­no­mos y en el Po­der Ju­di­cial? ¿Qué ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas to­ma­rá pa­ra dar cer­ti­dum­bre a la so­cie­dad en ge­ne­ral pa­ra re­cu­pe­rar el res­pe­to a la Ley? ¿Có­mo me­jo­ra­rá las re­la­cio­nes entre el go­bierno fe­de­ral y los go­bier­nos es­ta­ta­les pa­ra for­ta­le­cer el fe­de­ra­lis­mo? ¿Có­mo pro­fun­di­za­rá la des­cen­tra­li­za­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas? ¿Es con­ve­nien­te que el go­bierno fe­de­ral con­cen­tre pro­gra­mas, fun­cio­nes y re­cur­sos, y qué pa­pel ju­ga­rán las de­le­ga­cio­nes de las de­pen­den­cias fe­de­ra­les? ¿Có­mo go­ber­na­ría: con la con­cen­tra­ción del po­der que ha pre­va­le­ci­do en la po­lí­ti­ca na­cio­nal o pro­cu­ran­do otras for­mas de go­bierno? De ser así, ¿cuá­les se­rían? ¿Có­mo se­ría su re­la­ción con el Congreso? ¿Acep­ta­ría que los in­te­gran­tes de su ga­bi­ne­te asis­tie­ran con re­gu­la­ri­dad a in­for­mar a las cá­ma­ras del Congreso? ¿Qué ha­ría si en al­gún mo­men­to la ma­yo­ría del Congreso des­apro­ba­ra a al­guno de sus co­la­bo­ra­do­res? Al es­tar con­ce­bi­das las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de Mé­xi­co co­mo una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, ¿có­mo ca­rac­te­ri­za­rá la vin­cu­la­ción bi­la­te­ral y mul­ti­la­te­ral del país en los si­guien­tes años? ¿cuá­les se­rán los ob­je­ti­vos na­cio­na­les que pro­mo­ve­rá y có­mo se pro­po­ne al­can­zar­los?

2. Se han cam­bia­do pa­ra­dig­mas en el Es­ta­do de De­re­cho, en es­pe­cial en la pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de justicia en ma­te­ria pe­nal y de re­co­no­ci­mien­to de De­re­chos Hu­ma­nos. No obs­tan­te, el nue­vo sis­te­ma de justicia pe­nal pre­sen­ta gra­ves de­fi­cien­cias y la in­se­gu­ri­dad en el país con­ti­núa sien­do una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes ciu­da­da­nas. ¿Con­si­de­ra que el sis­te­ma pe­nal acu­sa­to­rio es ade­cua­do? Si no fue­ra así, ¿qué ha­rá pa­ra me­jo­rar­lo y ha­cer reali­dad el ac­ce­so a una justicia pron­ta y ex­pe­di­ta? ¿En qué as­pec­tos pien­sa que de­be re­vi­sar­se el mo­de­lo de justicia pe­nal con pleno res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos? ¿Qué ac­cio­nes to­ma­rá pa­ra trans­for­mar el sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio y con­ver­tir­lo en un mo­de­lo efec­ti­vo de rein­ser­ción so­cial? ¿Qué rol de­ben ju­gar las ins­tan­cias de pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de justicia es­ta­ta­les en el nue­vo es­que­ma de justicia pe­nal? ¿La Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca au­tó­no­ma pa­ra ga­ran­ti­zar im­par­cia­li­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo en la in­ves­ti­ga­ción y per­se­cu­ción de los de­li­tos es con­ve­nien­te en los tér­mi­nos es­ta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción o en su ca­so qué cam­bia­ría del mo­de­lo pa­ra lo­grar esos ob­je­ti­vos?

3. La vio­len­cia tie­ne una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res que la cau­san. La es­tra­te­gia que se ha se­gui­do es com­ba­tir la vio­len­cia cri­mi­nal con vio­len­cia del Es­ta­do. En oca­sio­nes, es­ta po­lí­ti­ca ha pro­pi­cia­do que se con­fun­da la per­se­cu­ción de de­li­tos con re­pre­sión. ¿Qué me­di­das con­si­de­ra efec­ti­vas pa­ra dis­mi­nuir la vio­len­cia y de­vol­ver un cli­ma de tran­qui­li­dad a la so­cie­dad en las di­ver­sas re­gio­nes del país? ¿Cuá­les se­rán las ac­cio­nes que lle­va­rá a ca­bo pa­ra re­du­cir la vio­len­cia, en es­pe­cial entre los jó­ve­nes? ¿Cuá­les se­rán las prin­ci­pa­les me­di­das pa­ra com­ba­tir a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da? ¿Es via­ble pac­tar con las or­ga­ni­za­cio­nes de­lic­ti­vas pa­ra re­du­cir la vio­len­cia? ¿Se re­quie­ren pe­nas más se­ve­ras pa­ra re­du­cir los de­li­tos de al­to im­pac­to? ¿Me­dian­te que de­ci­sio­nes se pue­den ba­jar los ni­ve­les de vio­len­cia y los de­li­tos de al­to im­pac­to? ¿Es po­si­ble y con­ve­nien­te ins­tau­rar el mo­de­lo de man­do úni­co po­li­cial? ¿Cuál se­rá el pa­pel de las fuer­zas ar­ma­das pa­ra la reducción de la vio­len­cia? ¿Có­mo se es­ta­ble­ce­rá una ade­cua­da y efi­caz coor­di­na­ción entre ór­de­nes de go­bierno pa­ra re­du­cir la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca? ¿Con­si­de­ra la po­si­bi­li­dad de ins­tru­men­tar ac­cio­nes de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia? ¿Con­si­de­ra adop­tar me­di­das com­ple­men­ta­rias en ma­te­ria de aten­ción a la ju­ven­tud, me­jo­ra­mien­to ur­bano e in­ver­sión pú­bli­ca, por ejem­plo, pa­ra com­ba­tir el fe­nó­meno de­lic­ti­vo con ma­yor efi­ca­cia?

4. La co­rrup­ción es el fe­nó­meno que más las­ti­ma a la so­cie­dad y es cau­sa de gran irri­ta­ción. Se ha per­di­do el es­fuer­zo pa­ra com­ba­tir­la con efi­ca­cia, los ór­ga­nos res­pon­sa­bles es­tán bu­ro­cra­ti­za­dos, se han cons­trui­do sis­te­mas muy com­ple­jos y que exi­gen el acuer­do entre fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra su fun­cio­na­mien­to, su im­par­cia­li­dad es­tá cues­tio­na­da y sus re­sul­ta­dos son muy li­mi­ta­dos. ¿Qué ac­cio­nes ju­rí­di­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas con­cre­tas pre­ten­de em­pren­der pa­ra re­cu­pe­rar las fun­cio­nes de un Es­ta­do efi­caz, trans­pa­ren­te y ho­nes­to? ¿Su go­bierno per­se­gui­ría to­do ac­to de co­rrup­ción sin dis­tin­gos par­ti­dis­tas, sec­to­res o per­so­na­li­da­des y sin acuer­dos de im­pu­ni­dad? ¿Su go­bierno se­ría de bo­rrón y cuenta nue­va o in­ves­ti­ga­ría y cas­ti­ga­ría los abu­sos y ac­tos de co­rrup­ción? ¿Có­mo me­jo­ra­rá la efi­cien­cia gu­ber­na­men­tal pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción? ¿Qué ac­cio­nes pre­ven­ti­vas y qué me­di­das co­rrec­ti­vas adop­ta­ría pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción? ¿Es su­fi­cien­te la pre­sen­ta­ción de la de­cla­ra­ción 3 de 3 de los fun­cio­na­rios? ¿Pro­pon­drá la eli­mi­na­ción del fue­ro que otor­ga pri­vi­le­gios o pro­tec­ción a po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios de to­dos los ni­ve­les con el fin de evi­tar que se uti­li­ce pa­ra en­cu­brir ac­tos de co­rrup­ción o que se les so­me­ta a la justicia en con­di­cio­nes de igual­dad co­mo el res­to de los ciu­da­da­nos? ¿Có­mo ga­ran­ti­za­rá que los al­tos man­dos de la ad­mi­nis­tra­ción se con­duz­can con ape­go a la Ley y de for­ma ho­nes­ta? ¿En qué sen­ti­do re­for­za­ría las le­yes que es­ta­ble­cen las res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas y pe­na­les de los ser­vi­do­res pú­bli­cos? ¿Qué pien­sa ha­cer pa­ra re­for­mar el sis­te­ma de ser­vi­cio ci­vil fe­de­ral? ¿En qué as­pec­tos con­si­de­ra que de­be me­jo­rar­se el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción? ¿Cuál se­rá la res­pon­sa­bi­li­dad de la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca y de la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción pa­ra ase­gu­rar el ejer­ci­cio ho­nes­to, efi­caz, efi­cien­te y opor­tuno del gas­to pú­bli­co, al tiem­po de mo­der­ni­zar la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca? La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción es una ins­tan­cia fun­da­men­tal pa­ra que, con ape­go es­tric­to a De­re­cho y res­pe­to a las ga­ran­tías y de­re­chos hu­ma­nos, se in­ves­ti­guen, per­si­gan y cas­ti­guen los de­li­tos co­me­ti­dos por los ser­vi­do­res pú­bli­cos, des­de su pers­pec­ti­va ¿cuá­les de­ben ser sus fun­cio­nes y es­truc­tu­ra pa­ra que sea una ins­tan­cia efi­caz y efi­cien­te? ¿có­mo ga­ran­ti­za­ría su im­par­cia­li­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo? ¿Có­mo pien­sa abor­dar el pro­ble­ma de los abu­sos y de la co­rrup­ción que ge­ne­ra el ca­ci­quis­mo?

Eco­no­mía 5. El mo­de­lo eco­nó­mi­co se ha orien­ta­do fun­da­men­tal­men­te a alen­tar las ex­por­ta­cio­nes y el mer­ca­do in­terno se en­cuen­tra en una ru­ta de cre­ci­mien­to iner­cial. El gas­to gu­ber­na­men­tal se de­di­ca a sol­ven­tar de ma­ne­ra pre­pon­de­ran­te el gas­to co­rrien­te, pe­ro se ha dis­mi­nui­do el gas­to de in­ver­sión, al tiem­po de que se han re­du­ci­do los ins­tru­men­tos de fo­men­to y pro­mo­ción eco­nó­mi­ca, jun­to al au­men­to de la deu­da pú­bli­ca y nue­vos re­tos in­ter­na­cio­na­les. ¿En qué as­pec­tos y có­mo de­be cam­biar­se el mo­de­lo eco­nó­mi­co pa­ra cre­cer más, con ma­yor equi­dad y au­men­tar las ex­por­ta­cio­nes que per­mi­tan for­ta­le­cer el mer­ca­do in­terno y am­pliar la par­ti­ci­pa­ción de Mé­xi­co en el ex­te­rior? Con­si­de­ran­do que la asis­ten­cia téc­ni­ca, el ac­ce­so a fi­nan­cia­mien­to, la in­ves­ti­ga­ción y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y cien­tí­fi­co son úti­les pa­ra for­ta­le­cer al apa­ra­to pro­duc­ti­vo ¿Qué ha­ría pa­ra alen­tar el sector ex­por­ta­dor en un con­tex­to de al­ta com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal? ¿Ha­bría que re­ne­go­ciar los acuer­dos de li­bre co­mer­cio, en par­ti­cu­lar en qué as­pec­tos de­ber re­vi­sar­se el TLCAN pa­ra pro­pi­ciar la in­ver­sión en el país co­mo una ac­ción com­pen­sa­to­ria sin con­tra­ve­nir las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio? ¿Es con­ve­nien­te que Mé­xi­co to­me de­ci­sio­nes pa­ra pro­te­ger su mer­ca­do in­terno frente a las eco­no­mías ex­tran­je­ras? ¿Qué ins­tru­men­tos uti­li­za­ría pa­ra im­pul­sar el mer­ca­do in­terno? ¿Cuál se­ría la prio­ri­dad de su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca: man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de pre­cios o pro­mo­ver el cre­ci­mien­to? ¿Có­mo re­cu­pe­ra­ría el gas­to pú­bli­co de in­ver­sión co­mo pa­lan­ca del desa­rro­llo? ¿Es po­si­ble y con­ve­nien­te que el go­bierno re­cu­pe­re la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar pro­yec­tos de in­ver­sión o de­be con­cen­trar­se en la ad­mi­nis­tra­ción de con­tra­tos? ¿Qué ha­ría pa­ra ele­var el gas­to de in­ver­sión y re­di­ri­gir o al me­nos con­tro­lar el gas­to co­rrien­te en las cues­tio­nes prio­ri­ta­rias del país? ¿Cuá­les son los ni­ve­les ade­cua­dos de la deu­da pú­bli­ca? En ma­te­ria fis­cal, ¿có­mo au­men­ta­rá la re­cau­da­ción pa­ra ele­var los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra la in­ver­sión pú­bli­ca? ¿Có­mo plan­tea­rá el fi­nan­cia­mien­to del gas­to pú­bli­co, me­dian­te nue­vos im­pues­tos, re­duc­cio­nes al ISR y el IVA a pe­sar de los efec­tos re­gre­si­vos en la dis-

Los asun­tos son múl­ti­ples y va­ria­dos. Sin em­bar­go, cree­mos que hay tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les que, a nues­tro jui­cio, re­quie­ren res­pues­tas de los can­di­da­tos. Por ello, en nues­tro ca­rác­ter es­tric­ta­men­te ciu­da­dano les pre­sen­ta­mos un cues­tio­na­rio so­bre as­pec­tos que con­si­de­ra­mos son la ba­se de cual­quier pro­pues­ta po­lí­ti­ca y de Go­bierno, pe­ro que an­te to­do son del in­te­rés de la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos. Se for­mu­lan un con­jun­to de pre­gun­tas en gran­des ru­bros so­bre Es­ta­do de De­re­cho, in­clu­yen­do vio­len­cia y co­rrup­ción, Eco­no­mía y Desa­rro­llo So­cial.

tri­bu­ción del in­gre­so? ¿Pro­pon­drá apli­car el IVA en ali­men­tos y me­di­ci­nas y en qué pro­por­ción? ¿Có­mo va a dis­mi­nuir la dis­cre­cio­na­li­dad de las de­ci­sio­nes en ma­te­ria de gas­to pú­bli­co? ¿Va a con­ti­nuar un ra­mo pre­su­pues­tal ti­po el 23, que per­mi­te de­ci­dir, sin au­to­ri­za­ción del Congreso, can­ti­da­des de re­cur­sos ca­da vez ma­yo­res? ¿Có­mo dis­mi­nuir la so­bre­re­gu­la­ción que pa­de­ce la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y pro­pi­cia los subejer­ci­cios? ¿Se va a man­te­ner la su­pre­ma­cía de SHCP so­bre el res­to de las de­pen­den­cias fe­de­ra­les en ma­te­ria pre­su­pues­tal?

6. La eco­no­mía mun­dial tie­ne sig­nos de es­tar di­na­mi­zán­do­se, aun­que requiere cre­cer más y más rá­pi­do so­bre to­do en los paí­ses emer­gen­tes co­mo Mé­xi­co, la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre que afec­tan la es­ta­bi­li­dad de las mo­ne­das y los pre­cios de las mer­can­cías con efec­tos in­fla­cio­na­rios, ade­más del re­sur­gi­mien­to de prác­ti­cas co­mer­cia­les pro­tec­cio­nis­tas. ¿Qué de­ben ha­cer las ins­ti­tu­cio­nes me­xi­ca­nas, en par­ti­cu­lar el go­bierno, pa­ra en­fren­tar con opor­tu­ni­dad el cam­bio de pa­ra­dig­mas a ni­vel in­ter­na­cio­nal en ma­te­ria eco­nó­mi­ca? ¿Có­mo apro­ve­char las nue­vas cir­cuns­tan­cias in­ter­na­cio­na­les? ¿Es­ta­ble­ce­ría me­di­das com­pen­sa­to­rias pa­ra evi­tar las res­tric­cio­nes que se es­tán im­po­nien­do en los mer­ca­dos ex­ter­nos? ¿Qué ac­cio­nes to­ma­ría pa­ra dis­mi­nuir la vo­la­ti­li­dad y la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra? ¿Có­mo va a afec­tar a la eco­no­mía na­cio­nal el cam­bio en las ta­sas de in­te­rés in­ter­na­cio­na­les, que ha­ría des­de el go­bierno pa­ra atraer in­ver­sio­nes a Mé­xi­co y en su ca­so evi­tar la sa­li­da de ca­pi­ta­les? ¿Có­mo apro­ve­char me­jor a la ban­ca de desa­rro­llo y al sis­te­ma de pa­gos que ope­ran los ban­cos pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y ca­na­li­zar re­cur­sos al desa­rro­llo del país? ¿De qué ma­ne­ra o a tra­vés de qué ins­tru­men­tos su go­bierno con­tro­la­ría los pre­cios, en es­pe­cial de la ca­nas­ta bá­si­ca y los ener­gé­ti­cos pa­ra evi­tar abu­sos o es per­ti­nen­te man­te­ner una eco­no­mía de li­bre mer­ca­do sin res­tric­cio­nes? ¿Des­de su pun­to de vis­ta de­be man­te­ner­se una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria fluc­tuan­te? ¿Cuá­les se­rían las ven­ta­jas y qué pa­pel desem­pe­ña­rá su go­bierno en esa po­lí­ti­ca?

7. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en al me­nos los úl­ti­mos 25 años, ha si­do in­su­fi­cien­te pa­ra alen­tar la in­ver­sión, la ge­ne­ra­ción de em­pleos y dis­mi­nuir la de­sigual­dad. ¿Qué cam­bios pro­po­ne ha­cer a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pa­ra fo­men­tar el cre­ci­mien­to? En es­te sen­ti­do, ¿a tra­vés de que me­ca­nis­mos se pue­de re­cu­pe­rar la au­to­no­mía en la fi­ja­ción de los ob­je­ti­vos na­cio­na­les? ¿Cuá­les se­rán las ac­cio­nes que to­ma­rá pa­ra atraer nue­vas in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas? ¿Qué ac­cio­nes to­ma­ría pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a una ta­sa su­fi­cien­te que per­mi­ta ge­ne­rar em­pleos, for­ta­le­cer el mer­ca­do in­terno y re­cu­pe­rar el po­der ad­qui­si­ti­vo de los sa­la­rios? ¿Uti­li­za­ría la in­ver­sión pú­bli­ca y el acuer­do entre em­pre­sa­rios, tra­ba­ja­do­res y go­bierno co­mo me­dios pa­ra los em­pleos que se re­quie­ren? ¿En qué con­sis­ti­ría una po­lí­ti­ca ac­ti­va de sa­la­rios que per­mi­ta me­jo­rar su po­der ad­qui­si­ti­vo y dis­mi­nuir la de­sigual­dad? ¿Con­si­de­ra que de­ben fo­men­tar­se los pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción y edu­ca­ción, sub­si­dios y apo­yos di­ver­sos pa­ra des­em­plea­dos bus­ca­do­res de em­pleo (so­bre to­do en el ca­so de los jó­ve­nes), así co­mo los sis­te­mas de in­ter­me­dia­ción la­bo­ral pa­ra me­jo­rar la con­ver­gen­cia entre la ofer­ta y la de­man­da de em­pleos? ¿Qué ac­cio­nes po­drían to­mar­se pa­ra ace­le­rar el trán­si­to de la ocu­pa­ción in­for­mal a la for­ma­li­dad? ¿Con­si­de­ra que de­be for­ta­le­cer­se la ca­pa­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes la­bo­ra­les pa­ra evi­tar prác­ti­cas no­ci­vas co­mo los con­tra­tos de pro­tec­ción, la sub­con­tra­ta­ción (o out­sour­cing) in­de­bi­dos, o la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res sin se­gu­ri­dad so­cial? ¿Cuál se­rá el pa­pel que desem­pe­ña­rán las em­pre­sas es­ta­ta­les PE­MEX y CFE pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ener­gé­ti­ca, con­tri­buir a la tran­si­ción ener­gé­ti­ca y apun­ta­lar el desa­rro­llo ge­ne­ral del país, al tiem­po de con­tri­buir al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, a las fi­nan­zas pú­bli­cas y la eco­no­mía de las per­so­nas y fa­mi­lias?

Desa­rro­llo So­cial 8. La de­sigual­dad so­cial me­xi­ca­na cru­za to­do el es­pa­cio so­cial, pro­fun­di­za la mar­gi­na­ción, la ex­clu­sión, la dis­cri­mi­na­ción y la po­bre­za, in­ci­dien­do en el ni­vel de desa­rro­llo de las re­gio­nes del país. Se tra­ta del pro­ble­ma es­truc­tu­ral más agu­do de Mé­xi­co. Si es­tá us­ted de acuer­do con es­ta con­cep­ción, ¿en qué con­sis­ti­ría el com­pro- mi­so de su go­bierno pa­ra dis­mi­nuir las di­fe­ren­cias entre los me­xi­ca­nos y có­mo se pue­de rom­per el círcu­lo vi­cio­so de la de­sigual­dad y la po­bre­za en la que se en­cuen­tran 53 mi­llo­nes de per­so­nas? La es­tra­te­gia de desa­rro­llo de­be ser más am­plia que só­lo el aba­ti­mien­to de la po­bre­za. Los in­di­ca­do­res es­ta­ble­ci­dos pa­ra la me­di­ción se han con­ver­ti­do en el hi­lo con­duc­tor de la po­lí­ti­ca so­cial de­jan­do fue­ra el ac­ce­so efec­ti­vo y de ca­li­dad de los de­re­chos so­cia­les. ¿Qué ha­ría su ad­mi­nis­tra­ción pa­ra ha­cer exi­gi­bles los de­re­chos so­cia­les? ¿Cuá­les se­rán las me­tas es­pe­cí­fi­cas en ma­te­ria de edu­ca­ción, sa­lud, ali­men­ta­ción, vi­vien­da du­ran­te su go­bierno, a fin de lo­grar cum­plir las me­tas a cu­yo cum­pli­mien­to el Es­ta­do me­xi­cano se com­pro­me­tió con la adop­ción de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble? Des­de la pre­mi­sa de que los in­di­ca­do­res so­cia­les exis­ten­tes re­fle­jan pi­sos mí­ni­mos de ac­ce­so a de­re­chos, ¿es­tá de acuer­do en que de­be­rán es­ta­ble­cer­se ob­je­ti­vos so­cia­les más al­tos? ¿Cuá­les se­rían los in­di­ca­do­res que pro­pon­dría pa­ra in­cre­men­tar los ob­je­ti­vos so­cia­les? ¿Có­mo se re­fle­ja­rá en el Pre­su­pues­to de Egre­sos el fi­nan­cia­mien­to de pro­gra­mas pa­ra el dis­fru­te de los de­re­chos so­cia­les? ¿Qué ac­cio­nes se re­quie­ren pa­ra ga­ran­ti­zar que el gas­to des­ti­na­do a los estados del sur-su­r­es­te se re­fle­jen en me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da de su po­bla­ción? ¿Có­mo re­ver­ti­rá el he­cho de que 7 de ca­da 10 in­dí­ge­nas se en­cuen­tran en po­bre­za? ¿Cuál se­rá su po­lí­ti­ca pa­ra ga­ran­ti­zar edu­ca­ción bá­si­ca e in­cre­men­tar la co­ber­tu­ra de edu­ca­ción su­pe­rior a los jó­ve­nes? ¿A tra­vés de qué me­di­das e ins­tru­men­tos es po­si­ble tran­si­tar de ma­ne­ra rá­pi­da y efec­ti­va de una re­for­ma la­bo­ral educativa in­dis­pen­sa­ble, pe­ro in­su­fi­cien­te ha­cia una re­for­ma que in­clu­ya los pro­ce­sos y con­te­ni­dos de la en­se­ñan­za-apren­di­za­je que fa­vo­rez­ca la igual­dad so­cial, al tiem­po de in­cor­po­rar co­no­ci­mien­tos de van­guar­dia en to­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo?

9. Los pro­gra­mas so­cia­les que se han im­ple­men­ta­do des­de ha­ce 20 años se han ca­rac­te­ri­za­do por ser pa­ter­na­lis­tas, y mu­chos de ellos han si­do atra­pa­dos por el clien­te­lis­mo po­lí­ti­co. ¿Có­mo cons­trui­rá una po­lí­ti­ca so­cial que ar­ti­cu­le a to­dos los pro­gra­mas so­cia­les de to­dos los ni­ve­les de go­bierno? ¿Qué ac­cio­nes pro­po­ne a fin de en­fren­tar el gra­ve pro­ble­ma de coor­di­na­ción que exis­te entre los pro­gra­mas fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les? ¿Có­mo vin­cu­la­rá el Pro­gra­ma Pros­pe­ra a los pro­gra­mas es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les? ¿Có­mo le da­rá ar­ti­cu­la­ción a los cien­tos de pro­gra­mas de trans­fe­ren­cias mo­ne­ta­rias a fin de que ga­ran­ti­cen un pi­so bá­si­co de in­gre­so pa­ra to­dos? La par­ti­ci­pa­ción so­cial en los pro­gra­mas so­cia­les es­tá es­ta­ble­ci­da co­mo re­qui­si­to en la Ley Ge­ne­ral de Desa­rro­llo So­cial y en las re­glas de ope­ra­ción. ¿Qué pro­po­ne a fin de que es­ta par­ti­ci­pa­ción so­cial se con­vier­ta en la ba­se de la re­cons­truc­ción del te­ji­do so­cial? 10. La aten­ción de la sa­lud y la edu­ca­ción pú­bli­ca son los pi­la­res de la po­lí­ti­ca so­cial del Es­ta­do me­xi­cano. Es­tas po­lí­ti­cas han si­do re­for­ma­das y se han crea­do nue­vos pro­gra­mas, pe­ro su co­ber­tu­ra es li­mi­ta­da y de­sigual. ¿Qué de­be ha­cer el go­bierno fe­de­ral pa­ra es­ta­ble­cer un sis­te­ma uni­ver­sal de sa­lud y de edu­ca­ción de ca­li­dad? ¿Có­mo ga­ran­ti­za­ría que las aso­cia­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das cum­plan con las nor­mas es­ta­ble­ci­das y cuá­les son los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra de­fi­nir en qué ca­sos es­te ti­po de aso­cia­cio­nes son con­ve­nien­tes pa­ra com­ple­men­tar la ofer­ta educativa y de sa­lud? ¿Ba­jo qué con­di­cio­nes se da­ría la re­la­ción de su go­bierno con el ma­gis­te­rio? ¿Cuál se­ría su pro­pues­ta a fin de ga­ran­ti­zar una edu­ca­ción de ca­li­dad? ¿Có­mo im­ple­men­ta­ría una más rá­pi­da mo­der­ni­za­ción del sector edu­ca­ti­vo que lo­gre ele­var la ca­li­dad de sus ser­vi­cios? ¿Có­mo en­fren­ta­ría el pro­ble­ma de ha­ci­na­mien­to que afec­ta a 2 mi­llo­nes de vi­vien­das? El 60% de la po­bla­ción tra­ba­ja­do­ra per­ci­be ingresos por de­ba­jo de la lí­nea de bie­nes­tar, por lo cual se en­cuen­tra en con­di­cio­nes de po­bre­za ¿Qué pro­po­ne en ma­te­ria de sa­la­rio mí­ni­mo? Ca­si 5 de ca­da 10 adul­tos ma­yo­res de 65 años se en­cuen­tran en si­tua­ción de po­bre­za, no obs­tan­te, los pro­gra­mas de trans­fe­ren­cias es­ta­ble­ci­dos. ¿Cuál se­ría su pro­pues­ta a fin de ase­gu­rar una vi­da dig­na pa­ra los adul­tos ma­yo­res? Di­ver­sos es­tu­dios sos­tie­nen que la po­bla­ción que cuenta con sis­te­mas de aho­rro pa­ra el re­ti­ro (AFO­RES) no han lo­gra­do in­cre­men­tar el aho­rro, por lo que la gran ma­yo­ría de los adul­tos ma­yo­res ten­drán ingresos in­su­fi­cien­tes pa­ra ga­ran­ti­zar una vi­da dig­na, ¿cuál se­ría su pro­pues­ta a fin de re­ver­tir es­ta ten­den­cia? El INE­GI re­por­tó que en el 2014, 626 mil 933 ni­ñas y ado­les­cen­tes de entre 12 y 19 años fue­ron ma­dres, 8 mil 676 te­nían entre 12 y 14 años de edad. ¿Cuál se­ría su pro­pues­ta a fin de en­fren­tar es­te fe­nó­meno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.