Javier Te­ja­do

El Universal - - PORTADA - Javier Te­ja­do Don­dé Twit­ter: @JTe­ja­do

“Le­gis­la­do­res y can­di­da­tos del PRI man­dan un men­sa­je a las igle­sias, en es­pe­cial a la ca­tó­li­ca: con una ini­cia­ti­va de ley bus­can re­cons­truir la re­la­ción que tie­nen con el Es­ta­do”.

Pa­re­ce que el te­ma de la re­li­gión que pro­fe­san los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, a di­fe­ren­cia de otras elec­cio­nes, ten­drá un pa­pel re­le­van­te. An­drés Ma­nuel López Obra­dor ha se­ña­la­do que es cris­tiano —se co­men­ta que evan­gé­li­co—, lo que in­clu­so lo uni­ría con el par­ti­do al que va coali­ga­do, el PES, mis­mo que tie­ne una fuer­te ba­se evan­gé­li­ca.

Ri­car­do Ana­ya, el as­pi­ran­te del PAN-PRD-MC ha se­ña­la­do en entrevista con el dia­rio El País que es “acon­fe­sio­nal”, mien­tras que Jo­sé An­to­nio Mea­de es ca­tó­li­co y prac­ti­can­te. De he­cho, en su pla­ta­for­ma di­gi­tal apa­re­ce una foto de él, con su es­po­sa, Jua­na Cue­vas, jus­to en el mo­men­to en que en la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa de su ma­tri­mo­nio son “la­za­dos”. Por don­de se le vea, no es me­nor que esa sea la foto del can­di­da­to priís­ta pa­ra re­se­ñar su vi­da fa­mi­liar: es rom­per con dé­ca­das de tra­di­cio­nes de no mez­clar re­li­gión y po­lí­ti­ca.

Otras se­ña­les del PRI pa­ra con las igle­sias, par­ti­cu­lar­men­te la ca­tó­li­ca, es que en su pla­ta­for­ma na­cio­nal se ha­bla de la “vi­da fa­mi­liar” y aún mas cla­ro, en la cam­pa­ña del PRI en la CDMX, se es­ta­ble­ce un apar­ta­do “Fa­mi­lia y Va­lo­res” en el que se des­plie­ga: “Va­mos a re­cu­pe­rar los va­lo­res fa­mi­lia­res pa­ra reorien­tar las ac­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción de la Ciu­dad…” y “El eje de go­bierno se­rá la de­fen­sa de la vi­da y la pro­tec­ción de las fa­mi­lias…”. To­do un cam­bio con res­pec­to a la ideo­lo­gía por la que las iz­quier­das han ve­ni­do pug­na­do y que las ha en­fren­ta­do con la igle­sia ca­tó­li­ca.

Pe­ro la pro­pues­ta de cam­bio más im­por­tan­te, has­ta aho­ra, vie­ne des­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en don­de va­rios le­gis­la­do­res del PRI, se­ña­la­da­men­te su coor­di­na­dor par­la­men­ta­rio, Car­los Iriar­te, pre­sen­ta­ron mo­di­fi­ca­cio­nes a la Ley de Aso­cia­cio­nes Re­li­gio­sas. Es­ta es la ley que re­gu­la lo que pue­den y no ha­cer las igle­sias en Mé­xi­co. El jue­ves pa­sa­do, sin su­bir a la tri­bu­na y so­la­men­te me­dian­te el re­gis­tro de la ini­cia­ti­va en la Ga­ce­ta Par­la­men­ta­ria, se pre­sen­ta­ron de­ce­nas de cam­bios.

Des­de un pun­to de vis­ta le­gal, los cam­bios pro­pues­tos son los más re­le­van­tes des­de que en 1992 el pre­si­den­te Car­los Sa­li­nas pu­bli­có la Ley de Aso­cia­cio­nes Re­li­gio­sas. Pe­ro da­do to­do el tras­fon­do y lo que aho­ra se per­mi­ti­ría ha­cer a las igle­sias, lo pre­sen­ta­do el jue­ves re­pre­sen­ta una nue­va re­la­ción del Es­ta­do me­xi­cano con las igle­sias, des­de la épo­ca de Be­ni­to Juá­rez.

La ini­cia­ti­va pro­po­ne los si­guien­tes cam­bios (ac­ti­vi­da­des que es­tán hoy en día, to­das prohi­bi­das):

*Po­der ha­cer ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra ex­pre­sar creen­cias y con fi­nes re­li­gio­sos.

*De­re­cho a ejer­cer la ob­je­ción de con­cien­cia. *Po­der ad­qui­rir bie­nes in­mue­bles sin el vis­to bueno de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción.

*De­re­cho a con­tro­lar y ope­rar me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción (re­vis­tas y pe­rió­di­cos).

*Po­der ser ti­tu­lar y ope­rar es­ta­cio­nes de ra­dio y te­le­vi­sión, así co­mo con­ce­sio­nes de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

*De­re­cho a con­tri­buir (abier­ta­men­te) con di­ne­ro al sos­te­ni­mien­to de aso­cia­cio­nes re­li­gio­sas.

Tam­bién, la ini­cia­ti­va es­ta­ble­ce que los mi­nis­tros de cul­to y sus au­xi­lia­res de­be­rán in­for­mar in­me­dia­ta­men­te a las au­to­ri­da­des so­bre cual­quier pro­ba­ble de­li­to co­me­ti­do en su ejer­ci­cio de cul­to o en sus ins­ta­la­cio­nes y, ade­más, que cuan­do el de­li­to se co­me­ta en con­tra de “ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes se de­be­rá in­for­mar a los tu­to­res de los menores”. Cla­ra­men­te, tra­tan­do de ha­cer­se car­go de los va­rios y so­na­dos ca­sos de abu­so se­xual en la Igle­sia y en va­rias sec­tas.

Así que el cam­bio no es me­nor, so­bre to­do en cuan­to a po­der ad­qui­rir di­rec­ta­men­te pro­pie­da­des y en la po­si­bi­li­dad de ser due­ños y ope­rar me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción. El cam­bio es tan ra­di­cal que con­tras­ta con lo que hoy exis­te: si cual­quier me­dio de co­mu­ni­ca­ción quiere lle­var la trans­mi­sión de una mi­sa en la Ba­sí­li­ca de Gua­da­lu­pe —o al­gu­na ce­re­mo­nia des­de el Va­ti­cano— se requiere per­mi­so ex­pre­so de la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción pa­ra no ser mul­ta­dos igle­sia y me­dio. Aho­ra, de apro­bar­se la ini­cia­ti­va, ya no só­lo no se re­que­ría per­mi­so, sino que las igle­sias po­drían te­ner sus pro­pios pe­rió­di­cos, re­vis­tas y con­ce­sio­nes de ra­dio­di­fu­sión y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, con lo que se abri­ría la po­si­bi­li­dad de lle­var ce­re­mo­nias re­li­gio­sas to­do el día si así lo qui­sie­ran.

En los círcu­los cer­ca­nos a la je­rar­quía ca­tó­li­ca se se­ña­la que mu­chas de es­tas pro­pues­tas se de­ben al ca­bil­deo de la agru­pa­ción Red Fa­mi­lia, entre cu­yos prin­ci­pa­les be­ne­fac­to­res es­tá Patricio Slim. De he­cho, es de las ONGs que más re­cur­sos ob­tie­nen en Mé­xi­co: des­de 2009, ha re­ci­bi­do más de mil mi­llo­nes de pe­sos en do­na­ti­vos.

Ma­rio Ro­mo, quien en­ca­be­za Red Fa­mi­lia, es­pe­ra que a la ini­cia­ti­va del PRI se su­men otros par­ti­dos po­lí­ti­cos y que sea apro­ba­da en am­bas Cá­ma­ras del Congreso, lo que no se­rá fá­cil da­do que al Congreso le res­tan tan só­lo 15 días de se­sio­nes, ade­más de que cual­quier te­ma se po­li­ti­za por las cam­pa­ñas elec­to­ra­les en cur­so. Y es­te es un te­ma de gran tras­cen­den­cia pa­ra to­dos los po­lí­ti­cos.

Los cam­bios y los men­sa­jes que el PRI es­tá man­dan­do son por de­más in­tere­san­tes y pa­re­cen tra­tar de eli­mi­nar te­mas que eran ta­bú, ade­más de de­jar atrás si­mu­la­cio­nes co­mo que las igle­sias, e in­clu­so sec­tas, con­tra­tan pro­gra­mas en ra­dio y TV, o las que in­clu­so ins­ta­lan en el su­r­es­te es­ta­cio­nes ile­ga­les de ra­dio pa­ra avan­zar en la pro­pa­ga­ción de su men­sa­je.

Qué ma­yor si­mu­la­ción que con la que cre­ci­mos to­dos: la prohi­bi­ción, des­de la Cons­ti­tu­ción en su ar­tícu­lo 3º, que es­ta­ble­ce que la edu­ca­ción se­rá lai­ca en Mé­xi­co, pe­ro en mi­les de sa­lo­nes de es­cue­las nos en­con­tra­mos con un cru­ci­fi­jo. Des­de ahí, cuan­do ni­ños, apren­de­mos a vio­lar la Cons­ti­tu­ción y des­obe­de­cer las le­yes (ade­más de co­rrom­per a los ins­pec­to­res de la SEP). Oja­lá se dé el de­ba­te en el Congreso y lo que sea que se aprue­be, se cum­pla ca­bal­men­te.

Por lo pron­to, los men­sa­jes que le­gis­la­do­res y can­di­da­tos del PRI man­dan a las Igle­sias, par­ti­cu­lar­men­te a la ca­tó­li­ca, son re­ve­la­do­res y de­jan ver un áni­mo de re-cons­truc­ción en la re­la­ción Es­ta­do-Igle­sia. Tam­bién son una apues­ta del PRI pa­ra bus­car atraer el vo­to ca­tó­li­co y de la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca por bus­car una nue­va con­di­ción le­gal, mis­ma que se em­pe­zó a tra­ba­jar des­de la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co, ha­ce dos años. Pe­ro tam­bién la igle­sia ca­tó­li­ca pue­de es­tar­se ju­gan­do su res­to.

Cam­bian­do de te­ma. Sor­pren­dió la aper­tu­ra y fir­me­za con la que el in­ge­nie­ro Car­los Slim de­fen­dió el NAICM, ade­más de que evi­den­ció, in­di­rec­ta­men­te, in­con­sis­ten­cias en el dis­cur­so de AMLO. Ni las cú­pu­las em­pre­sa­ria­les, ni los des­ple­ga­dos de 21 or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil ha­bían si­do tan con­tun­den­tes. Mi úni­ca crí­ti­ca al even­to es que las hi­jas del in­ge­nie­ro fue­ron re­le­ga­das a una se­gun­da fi­la, de­trás de los hi­jos y yerno. Hu­bie­ra es­ta­do me­jor que fue­ran in­ter­ca­la­dos. Tam­bién, oja­lá la po­si­ción del in­ge­nie­ro Slim no trai­ga in­tere­ses aje­nos al te­ma del NAICM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.