“JUA­NI­TO ES UN MI­LA­GRO”

PA­DRE E HI­JO LLE­VAN 13 AÑOS DE LU­CHA PA­RA SA­NAR LAS QUE­MA­DU­RAS QUE SU­FRIÓ DE BE­BÉ.

El Universal - - PORTADA - RE­BE­CA JI­MÉ­NEZ Co­rres­pon­sal —re­be­ca.ji­me­nez@elu­ni­ver­sal.com.mx

Nau­cal­pan, Méx.— A sus 13 años Jua­ni­to en­fren­ta­rá otra se­rie de ope­ra­cio­nes, pa­ra re­cu­pe­rar su ca­be­llo, a las que se­gui­rán ci­ru­gías pa­ra res­ti­tuir sus orejas, na­riz y los de­dos de su mano de­re­cha.

Des­de el Te­ja­ma­nil, en la zo­na bos­co­sa del mu­ni­ci­pio de Nau­cal­pan, Jua­ni­to y su pa­dre Car­los Suá­rez se tras­la­dan has­ta el hos­pi­tal Sh­ri­ners, ubi­ca­do en Ave­ni­da del Imán, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en un tra­yec­to que se pro­lon­ga has­ta tres ho­ras, pa­ra la se­rie de ope­ra­cio­nes con las que es­tá re­cu­pe­ran­do su ca­be­llo.

El 28 de fe­bre­ro de 2005, el cuer­po de Jua­ni­to que­dó en­vuel­to en lla­mas, cuan­do una ve­la ca­yó so­bre su ca­ma y el fue­go trans­for­mó su piel, ros­tro y ma­nos, sien­do apenas un be­bé de cua­tro me­ses de edad.

Des­de en­ton­ces “han si­do 13 años de ci­ru­gías y te­ra­pias, gran par­te de su vi­da la ha pa­sa­do en el hos­pi­tal y yo con él”, co­men­tó Car­los, quien se que­dó so­lo con sus dos hi­jos, lue­go que su es­po­sa op­tó por re­gre­sar a su pue­blo en Oa­xa­ca.

“No hay em­pleo que me aguan­te fal­tar en ca­da hos­pi­ta­li­za­ción, por­que co­mo es un ni­ño, siem­pre de­be es­tar acom­pa­ña­do”, men­cio­nó Car­los Suá­rez Mar­quéz.

Jua­ni­to ne­ce­si­ta una be­ca del Sis­te­ma Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo In­te­gral de la Fa­mi­lia (DIF) o te­ner un apo­yo fi­jo, que com­ple­te el in­gre­so por la ven­ta de lla­ve­ros de es­tam­bre que Car­los y sus hi­jos ela­bo­ran pa­ra sub­sis­tir.

Con es­ta se­rie de ope­ra­cio­nes pa­ra ha­cer los in­jer­tos de ca­be­llo, “me que­dé sin di­ne­ro, ya ven­dí el re­fri­ge­ra­dor, el mi­cro, el es­té­reo y la la­va­do­ra”, afir­mó Car­los, quien cui­da y man­tie­ne a sus dos hi­jos.

El ci­ru­jano que atien­de al me­nor re­co­men­dó a su pa­dre bus­car una per­so­na que le ta­tue las ce­jas a Jua­ni­to des­pués de que re­cu­pe­re su ca­be­llo.

El hos­pi­tal Sh­ri­ners en Mé­xi­co, pres­ta aten­ción es­pe­cia­li­za­da a ni­ños de entre 0 a 18 años, con pro­ble­mas or­to­pé­di­cos y se­cue­las de que­ma­du­ras, sin im­por­tar la sol­ven­cia eco­nó­mi­ca de las fa­mi­lias, don­de el me­nor de edad tam­bién re­ci­be te­ra­pias si­co­ló­gi­cas y de reha­bi­li­ta­ción, que son un apo­yo im­por­tan­te, pa­ra que Jua­ni­to afian­ce su con­fian­za y desem­pe­ño.

De no ser por el apo­yo mé­di­co gra­tui­to, Jua­ni­to no ha­bría lo­gra­do la re­cu­pe­ra­ción que hoy tie­ne, pues su pa­dre es un hom­bre de ori­gen hu­mil­de, quien cui­da y man­tie­ne a sus dos hi­jos, con quie­nes vi­ve en una ca­sa con te­cho de car­tón en San Jo­sé Te­ja­ma­nil, una de las co­mu­ni­da­des más po­bres de Nau­cal­pan.

“Jua­ni­to es un mi­la­gro, es­tá vi­vo, tie­ne mo­vi­li­dad, es in­te­li­gen­te, su ob­je­ti­vo es re­in­te­grar­se a la es­cue­la, del Conafe en el Te­ja­ma­nil, don­de cur­sa el pri­mer año de se­cun­da­ria”, ase­gu­ró su pa­dre, mien­tras el ni­ño lava tras­tes y ba­rre su ca­sa, don­de el agua es otro de los tesoros más pre­cia­dos, que só­lo lle­ga una ho­ra a la se­ma­na.

El pe­que­ño en­fren­ta una de las épo­cas aca­dé­mi­cas más crí­ti­cas, en la que es­ta­ría a pun­to de de­jar la es­cue­la, por las se­rie de ope­ra­cio­nes a las que se ha so­me­ti­do en enero, mar­zo y abril, de una se­rie de seis pro­gra­ma­das, ex­pli­có su pa­dre.

Lo que im­pli­ca tras­la­dos, es­tan­cias en el hos­pi­tal y cui­da­dos per­ma­nen­tes, que “me im­pi­den tra­ba­jar en un em­pleo for­mal”, por lo que prác­ti­ca­men­te se sos­tie­nen de la ven­ta de lla­ve­ros de es­tam­bre, es­pe­cial­men­te de las mas­co­tas de los cua­tro equi­pos clá­si­cos del fut­bol me­xi­cano, Chi­vas, Amé­ri­ca, Cruz Azul y Pumas, que son los que más se ven­den en tien­das y pa­pe­le­rías de la zo­na.

La ayu­da pa­ra Jua­ni­to “lle­ga por tem­po­ra­das, pe­ro hay épo­cas co­mo es­ta en la que es­ca­sean”, por lo que Car­los pla­nea ven­der la li­cua­do­ra y una pan­ta­lla.

Jua­ni­to y su pa­dre man­tie­nen un nú­me­ro de cuenta 25321364429973, con cla­be 127180013644299737, en la cual re­ci­ben apor­ta­cio­nes pa­ra pa­gar los gas­tos de sus ope­ra­cio­nes.

“Jua­ni­to es un mi­la­gro, es­tá vi­vo, tie­ne mo­vi­li­dad, es in­te­li­gen­te, su ob­je­ti­vo es re­in­te­grar­se a la es­cue­la del Conafe don­de cur­sa el pri­mer año de se­cun­da­ria” CAR­LOS SUÁ­REZ Pa­dre de Jua­ni­to

Los di­ver­sos tras­la­dos al hos­pi­tal los cui­da­dos del ni­ño, de­bi­do su ca­be­llo, le im­pi­den a Car­los Suá­rez te­ner un em­pleo for­mal. la se­rie de ci­ru­gías que le rea­li­zan pa­ra que re­cu­pe­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.