El chat de la Unión Te­pi­to

El Universal - - NACIÓN - Héc­tor de Mau­león

Br­yan Quintero Apodaca des­apa­re­ció el 15 de ju­lio de 2016. Era miem­bro de la Unión Te­pi­to. Ha­bía asis­ti­do a una fies­ta en la que, entre otros in­te­gran­tes de esa or­ga­ni­za­ción, es­tu­vo pre­sen­te su to­ca­yo Bra­yan Gon­zá­lez, El Po­zo­le.

Cua­tro me­ses an­tes de ser ase­si­na­da y que­ma­da con áci­do, la es­cort ve­ne­zo­la­na Ken­ni Mi­re­ya Fi­nol re­ve­ló en un vi­deo que El Po­zo­le —con quien ha­bía sos­te­ni­do una re­la­ción— la te­nía ame­na­za­da de muer­te.

La no­che del 15 de ju­lio, Br­yan Quintero fue sa­ca­do de la fies­ta. Uno de los in­vi­ta­dos le ha­bía pe­di­do que lo acom­pa­ña­ra a com­prar ci­ga­rros. No re­gre­só. El in­di­vi­duo que se lo lle­vó di­jo que lo ha­bía de­ja­do en una tien­da.

En una pren­da, sin em­bar­go, el des­apa­re­ci­do ha­bía de­ja­do su te­lé­fono ce­lu­lar. Gra­cias a la ga­le­ría de fo­tos con­te­ni­da en el apa­ra­to, po­li­cías ca­pi­ta­li­nos lo­gra­ron iden­ti­fi­car a va­rios de los asis­ten­tes a la reunión. Se ha­bían re­tra­ta­do con ar­mas y mu­je­res.

El te­lé­fono con­te­nía tam­bién los chats de la cé­lu­la cri­mi­nal a la que Br­yan Quintero per­te­ne­cía. De es­te mo­do fue po­si­ble sa­ber que, ade­más de la ven­ta de dro­gas, el co­bro de pi­so y la ex­tor­sión, aque­lla cé­lu­la se de­di­ca tam­bién al ro­bo de mo­tos de pis­ta.

Br­yan con­ver­só el 14 de ju­lio con el usua­rio “Pp De Andres”:

“Br­yan: Soy brya Pa­ra ver si le pue­do su­bir una mo­to

PP de An­drés: No he po­di­do aca­bar la otra tu­ve que sa­lir co­mo a qué ho­ra subes pa­ra man­dar a mi com­pa­dre y te re­ci­ba”.

Un día an­tes, en el chat en el gru­po se ha­bía co­men­ta­do:

“Güe­ro Vilchis: Y el br­yan que se ro­ba la mo­to. Y la bri­tány aven­tan­do ba­la­sos.

Ri­chard: To­do es­ta­ba tran­qui­lo y el ki­ke se alo­có y sa­có los fie­rros. No­so­tros no su­pi­mos ni que pe­do se des­co­nec­to bien ga­cho el ki­ke”.

Ese mis­mo día Br­yan y “Da­vid” con­ver­sa­ron:

“Da­vid: Br­yan en­tro la po­li­cía ala ve­cin­dad no se q pe­do yo es­ta­ba co­mien­do ya mue­ve esa mo­to ne­to me di­jo ma­rie­la… En­tra­ron los po­lis y se lle­va­ron al candys. Es ese pin­che puer­co mo­reno… De­bes de sa­car esa mo­to. Br­yan: Si ya voy.

Da­vid: Si ya no trai­gas mo­tos Br­yan. No pu­de dor­mir”.

Unas ho­ras más tar­de, Br­yan y “An­drés” ha­bla­ron del ro­bo de una Du­ca­ti 2015 (“A lo me­jor la aga­rra­mos”, es­cri­bió An­drés), y de la com­pra de un “fierro”, “Prie­to be­re­ta” (sic), que ofre­cía el Br­yan.

En el chat de la Unión se ofre­ció tam­bién una mo­to “ro­ja con blan­co” a la que “le fal­ta el es­pe­jo de­re­cho”. Se­gún “Ri­chard”, se la ha­bían lle­va­do “en una ca­mio­ne­ta”. “Es­ta­ba es­ta­cio­na­da”, ex­pli­có, “pe­ro su edi­fi­cio tie­ne cá­ma­ras y ahí sa­le que lle­gan en una ca­mio­ne­ta y la suben y se van ten­di­dos… Ché­ca­le y me avi­sas si sa­le al­go”.

Por el chat tam­bién des­fi­lan idas “al an­tro”, via­jes en mo­to a Aca­pul­co y Cuer­na­va­ca. Los en­tre­te­lo­nes en la ac­ti­vi­dad de un gru­po cri­mi­nal que con­tro­la to­tal­men­te el Cen­tro His­tó­ri­co y cu­yo po­der se ha ex­ten­di­do has­ta abar­car las de­le­ga­cio­nes Cuauh­té­moc, Ve­nus­tiano Ca­rran­za y Gustavo A. Madero.

Ve­ci­nos y co­mer­cian­tes del cen­tro de­nun­cian que la Unión “es­tá peor que nun­ca”. Los co­mer­cian­tes de ca­lles en­te­ras no so­lo es­tán ba­jo ren­ta: tam­bién han si­do se­cues­tra­dos por los in­te­gran­tes del gru­po, que re­clu­ta lo mis­mo ado­les­cen­tes de 12 o 14 años, que ex­con­vic­tos re­cién sa­li­dos del re­clu­so­rio.

El guión se re­pi­te sin va­ria­ción: los co­mer­cian­tes son “le­van­ta­dos” al ce­rrar lo­ca­les o re­co­ger sus pues­tos. Con la ca­be­za cu­bier­ta son con­du­ci­dos a in­mue­bles de los que la Unión se ha apo­de­ra­do me­dian­te el des­po­jo: edi­fi­cios, te- rre­nos, es­ta­cio­na­mien­tos, de­par­ta­men­tos, lo­ca­les. En mu­chos ca­sos hay que­ma­du­ras con so­ple­te, áci­do en bra­zos y en pier­nas, ame­na­zas de cor­tar un de­do a las víc­ti­mas.

El día de hoy se ha­bla de más de un cen­te­nar de se­cues­tros en Pa­ra­guay, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Apar­ta­do y Eje 1. Pe­ro na­die quiere de­nun­ciar: “To­dos ca­llan por­que La Unión Te­pi­to —ase­gu­ra uno de los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos entre co­mer­cian­tes y ve­ci­nos— tie­ne en la nó­mi­na a po­li­cías de in­ves­ti­ga­ción, ele­men­tos de la SSP e in­clu­so mi­nis­te­rios pú­bli­cos”.

El 18 de sep­tiem­bre pa­sa­do, cua­tro co­mer­cian­tes que ha­bían ido a de­nun­ciar la si­tua­ción fue­ron ata­ca­dos en la de­le­ga­ción Cuauh­té­moc. Es­ta­ban es­pe­ran­do turno pa­ra ser aten­di­dos en la coor­di­na­ción te­rri­to­rial. Dos mo­to­ci­cle­tas se apro­xi­ma­ron. Les sol­ta­ron 14 ti­ros.

Los co­mer­cian­tes en­ten­die­ron el men­sa­je. Y quie­nes lo hi­cie­ron así aho­ra es­tán muer­tos: cin­co ho­mi­ci­dios de lí­de­res de am­bu­lan­tes se han re­gis­tra­do en los úl­ti­mos me­ses. “Ya to­do es de ellos”, di­cen los co­mer­cian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.