Pe­ña y su sin­gu­lar de­fi­ni­ción de aper­tu­ra

El Universal - - NACIÓN - Ana Fran­cis­ca Ve­ga Twit­ter: @anaf­ve­ga

En el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca he­mos adop­ta­do un en­fo­que proac­ti­vo en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia y aper­tu­ra gu­ber­na­men­tal. En es­ta sec­ción po­ne­mos a tu dis­po­si­ción in­for­ma­ción que con­tri­bu­ye a una ges­tión pú­bli­ca abier­ta y que rin­de cuen­tas.” Con es­tas pa­la­bras abre la pá­gi­na de trans­pa­ren­cia del por­tal del go­bierno fe­de­ral, del fa­mo­so (y cos­to­so) gob.mx.

Un en­fo­que proac­ti­vo. En ma­te­ria de trans­pa­ren­cia y aper­tu­ra gu­ber­na­men­tal. El chis­te se cuenta so­lo. En otro apar­ta­do, el go­bierno fe­de­ral pre­su­me su es­tra­te­gia de da­tos abier­tos, en cu­ya pá­gi­na se pue­den con­sul­tar “más de 34,066 da­tos de 252 ins­ti­tu­cio­nes”; en otro, pi­de que los usua­rios “com­par­tan his­to­rias” de có­mo los da­tos “son ca­pa­ces de crear va­lor e im­pac­to pa­ra to­dos”. En otro más, pre­su­me que Mé­xi­co es el “pri­mer país en im­ple­men­tar la Guía de Aper­tu­ra An­ti­co­rrup­ción en el mun­do”.

Esa es la na­rra­ti­va que la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to se ha em­pe­ña­do en em­pu­jar du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción: los da­tos abier­tos, la in­no­va­ción y la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de lo pú­bli­co.

Qué bien sue­na to­do eso, ¿no? Lás­ti­ma que no co­rres­pon­da con la reali­dad. O que, en to­do ca­so, co­rra en pa­ra­le­lo a és­ta.

To­me­mos un so­lo ca­so: en fe­bre­ro de 2017, las or­ga­ni­za­cio­nes que con­for­ma­ban el lla­ma­do “nú­cleo de la so­cie­dad ci­vil” de Mé­xi­co en la Alian­za por el Go­bierno Abier­to, le en­vió una car­ta al go­bierno fe­de­ral exi­gién­do­le una res­pues­ta frente a las acu­sa­cio­nes de es­pio­na­je a ac­ti­vis­tas y pe­rio­dis­tas que en su mo­men­to re­ve­ló el dia­rio The New York Ti­mes. La car­ta no ob­tu­vo res­pues­ta en 3 me­ses. Na­die se dig­nó a con­tes­tar a las que —se su­po­nía— eran or­ga­ni­za­cio­nes con las que es­ta­ban tra­ba­jan­do muy cer­ca­na­men­te en te­mas de aper­tu­ra y trans­pa­ren­cia. Co­mo con­se­cuen­cia, las or­ga­ni­za­cio­nes de­ci­die­ron ex­hi­bir la ac­ti­tud de la ad­mnis­tra­ción del pre­si­den­te Pe­ña y aban­do­na­ron el lla­ma­do Se­cre­ta­ria­do Téc­ni­co Tri- par­ti­ta —con­for­ma­do por ellos mis­mos, el go­bierno fe­de­ral y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Trans­pa­ren­cia, Ac­ce­so a la In­for­ma­ción y Pro­tec­ción de Da­tos Per­so­na­les (Inai)— ar­gu­men­tan­do, tex­tual, que “en Mé­xi­co no exis­ten las con­di­cio­nes pa­ra una par­ti­ci­pa­ción li­bre y se­gu­ra de la so­cie­dad ci­vil que per­mi­tan avan­zar en la agen­da del go­bierno abier­to”.

Pe­ro no so­lo eso, las 10 or­ga­ni­za­cio­nes que con­for­man el nú­cleo ar­gu­men­ta­ron tam­bién que no so­lo preo­cu­pa­ba el es­pio­na­je —y la nu­la in­ten­ción del go­bierno fe­de­ral de in­ves­ti­gar el ca­so— sino tam­bién “la ac­tua­ción de dis­tin­tas de­pen­den­cias del Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral que bus­ca­ron dis­mi­nuir el al­can­ce o mo­di­fi­car sus­tan­cial­men­te, de ma­ne­ra uni­la­te­ral, los com­pro­mi­sos y lí­neas de ac­ción” en ma­te­ria de aper­tu­ra y trans­pa­ren­cia, tal y co­mo ha­bían si­do ne­go­cia­das con ellos. En otras pa­la­bras: que la in­ten­ción de aper­tu­ra de la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña era me­ra­men­te cos­mé­ti­ca. Que ha­bría aper­tu­ra mien­tras no do­lie­ra, mien­tras no to­ca­ra in­tere­ses pro­fun­dos, mien­tras no lo­gra­ra des­ar­mar el apa­ra­to que per­mi­te la co­rrup­ción en Mé­xi­co, mien­tras les sir­vie­ra pa­ra ha­cer reunio­nes in­ter­na­cio­na­les en las que pu­die­ra pre­su­mir la far­sa.

En es­tos 11 me­ses, no so­lo no se ha cas­ti­ga­do a na­die por ese es­pio­na­je, ni se ha ofre­ci­do la mí­ni­ma ex­pli­ca­ción pú­bli­ca de lo su­ce­di­do. Lo que sí ha pa­sa­do es que la cri­sis de cre­di­bi­li­dad se ha pro­fun­di­za­do. La ci­ca­triz es­tá le­jos de ce­rrar. Ha­ce unos días se lle­vó a ca­bo la Pri­me­ra Cum­bre Na­cio­nal de Go­bierno Abier­to y Trans­pa­ren­cia: gran con­vo­ca­to­ria, ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les, re­pre­sen­tan­tes de go­bier­nos de va­rias par­tes del mun­do. En la con­vo­ca­to­ria, se leía: “In­vi­tan: Inai y Nú­cleo de la So­cie­dad Ci­vil pa­ra el Go­bierno Abier­to en Mé­xi­co”, es de­cir, dos de los tres que for­ma­ban el Se­cre­ta­ria­do Tri­par­ti­ta. —¿Y del Eje­cu­ti­vo?, —pre­gun­té, ¿quién va del Eje­cu­ti­vo? —¿De dón­de? —me res­pon­die­ron. Así las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.