López Obra­dor y la fin­ta del ae­ro­puer­to

El Universal - - NACIÓN - Luis Cár­de­nas

Di­cen que An­drés Ma­nuel López Obra­dor no fin­ta, que él siem­pre va directo; di­cen que no guar­da es­tra­te­gias ba­jo la man­ga más allá de la fran­que­za… Eso lo di­cen sus par­ti­da­rios.

Pe­ro sus de­trac­to­res, par­ti­cu­lar­men­te quie­nes más lo co­no­cen y en­tien­den, pien­san muy di­fe­ren­te.

El pun­te­ro de pun­te­ros, el ca­si in­ven­ci­ble, el inal­can­za­ble An­drés es un ge­nio po­lí­ti­co, so­bre to­do en cuan­to a es­tra­te­gia se re­fie­re. Hay he­chos in­ne­ga­bles, aje­nos a fi­lias y fo­bias: es el hom­bre, por mu­cho, más ex­pe­ri­men­ta­do en la cam­pa­ña; es el úni­co po­lí­ti­co de la cam­pa­ña, y ade­más, ¡qué co­sa!, es el úni­co priís­ta (ex, si se quiere) de la cam­pa­ña.

De ahí los re­sul­ta­dos en las pre­fe­ren­cias, de ahí el ma­ne­jo per­fec­to de las ma­sas, de ahí la for­ma de es­cul­pir el en­cono a su con­ve­nien­cia, de ahí el ar­te pa­ra di­ri­gir el en­ca­bro­na­mien­to so­cial cual maes­tro de or­ques­ta.

Sea­mos fran­cos: ¿a quién, real­men­te, le in­tere­sa el ae­ro­puer­to? No es un te­ma que le cues­te vo­tos a An­drés Ma­nuel; esos em­pre­sa­rios y ciu­da­da­nos enoja­dos, de cual­quier ma­ne­ra, no van ni iban a vo­tar por él, si aca­so, en la arit­mé­ti­ca elec­to­ral le re­pre­sen­ta­ban un apo­yo en ex­tre­mo mar­gi­nal. Con mu­cho di­ne­ro, pe­ro mar­gi­nal.

El ner­vio­sis­mo de Car­los Slim pa­re­ce ha­ber­se he­cho evi­den­te ayer, cuan­do sa­lió con to­do a de­fen­der el pro­yec­to del Nue­vo Ae­ro­puer­to, co­sa un tan­to inusual en su per­so­na, pe­ro que ter­mi­na abo­nan­do al dis­cur­so pe­jis­ta: Si Slim es­tá con­tra An­drés, el pue­blo bueno es­ta­rá con­tra Slim, así la ló­gi­ca que mar­ca la par­ti­che­la del enojo me­xi­cano. ¿Ra­di­cal?, ¡por su­pues­to!, ¿cor­to de mi­ras?, ¡cla­ro!, y tam­bién ex­tre­ma­da­men­te real.

An­drés Ma­nuel es un maes­tro de las fin­tas, aun­que pe­se el co­men­ta­rio en su equi­po más cer­cano: avien­ta un azue­lo, su pre­sa lo muer­de y en­ton­ces ¡el con­trol to­tal!, la za­ran­dea­da a pla­cer; sa­ca su pre­sa del agua, la vuel­ve a me­ter, le pro­vo­ca he­ri­das, a ve­ces de muer­te, pe­ro al fi­nal, ca­si siem­pre, per­do­na y de­ja vi­vir… pe­ro man­sos en su pe­ce­ra per­so­nal.

El ae­ro­puer­to no le im­por­ta a la ma­yor par­te de la so­cie­dad me­xi­ca­na; es tris­te, pe­ro así es. Los más de cin­cuen­ta mi­llo­nes de me­xi­ca­nos con ca­ren­cias no es­tán pen­san­do en las nue­vas pis­tas o en la co­nec­ti­vi­dad in­ter­na­cio­nal que de­to­na­ría in­ver­sio­nes, es­tán pen­san­do, más bien, en la co­mi­da de ma­ña­na, en el pa­go de luz, agua o gas (si es que tie­nen esos ser­vi­cios o al­guno de ellos); pien­san en li­brar la quin­ce­na, en lo ca­ro del pa­sa­je, en que la ga­so­li­na es­tá muy ca­ra, en que no al­can­za. No, el ae­ro­puer­to no le im­por­ta a la ma­yor par­te de la so­cie­dad me­xi­ca­na.

An­drés Ma­nuel ha so­me­ti­do a vo­lun­tad el te­ma y, di­cen los que sa­ben en sus es­tra­te­gias, que es­to no es más que un jue­go cal­cu­la­do, es­to es un es­ti­rar la li­ga has­ta al pun­to del re­vien­te, y jus­to ahí, no an­tes ni des­pués, cuan­do to­do pa­rez­ca per­di­do, ce­der an­te el em­pre­sa­ria­do; jus­to ahí, no an­tes ni des­pués, co­brar el en­ten­di­mien­to con in­tere­ses ex­tra­or­di­na­rios, co­mo el aplau­so más for­za­do y más fuer­te en la his­to­ria: ¡gra­cias, se­ñor pre­si­den­te, gra­cias por el ae­ro­puer­to!

Y cuan­do eso pa­se, lo sa­be, di­cen que lo sa­be, An­drés ga­na­rá por par­ti­da do­ble: a la ma­yor par­te de la so­cie­dad me­xi­ca­na le se­gui­rá sin im­por­tar el ae­ro­puer­to y no ha­brá nin­gu­na de­rro­ta, pe­ro él ya ten­drá en la bol­sa, por la mala si se quiere, a los que so­me­tió con una gran fin­ta. De esas fin­tas que so­lo sa­ben ha­cer los más ex­pe­ri­men­ta­dos po­lí­ti­cos.

DE COLOFÓN.— Ma­zatlán es un ejem­plo de éxi­to. Aquí la gen­te es­tá or­gu­llo­sa de su ciu­dad, les ha cos­ta­do mu­cho sa­lir del ato­lla­de­ro y sa­ben que es­tán des­ti­na­dos a un gran fu­tu­ro con una con­di­cio­nan­te: le de­ben de chin­gar du­ro. Es al­go ra­ro, aquí se tra­ba­ja con el go­bierno y no a pe­sar del go­bierno, y la res­pon­sa­bi­li­dad de su éxi­to o fra­ca­so re­cae en la gen­te. ¡Pu­ro Si­na­loa, chin­gao!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.