De­ba­te: el ca­tá­lo­go de dón­de pe­gar

El Universal - - NACIÓN - Ro­ber­to Rock L. roc­kro­ber­to@gmail.com

Los cuar­te­les ge­ne­ra­les de An­drés Ma­nuel López Obra­dor, Ri­car­do Ana­ya, Jo­sé An­to­nio Mea­de y Margarita Zavala (ci­ta­dos en or­den de re­le­van­cia en el pro­me­dio de las en­cues­tas) re­por­tan es­tar lis­tos an­te las exi­gen­cias bá­si­cas que su­po­ne un de­ba­te pre­si­den­cial co­mo el pro­gra­ma­do pa­ra es­te do­min­go.

Pro­vo­car equi­vo­ca­cio­nes, sa­car de sus ca­si­llas al ad­ver­sa­rio, cum­plir las ex­pec­ta­ti­vas que el pú­bli­co ten­ga so­bre ca­da quien y te­ner efi­ca­cia en el post-de­ba­te pa­ra lo­grar que los me­dios y el pú­bli­co iden­ti­fi­que un ga­na­dor, se ha­llan entre los ob­je­ti­vos a lo­grar. Y ca­da quien sa­be ya qué ha­cer, se­gún re­por­tes alle­ga­dos a es­te es­pa­cio.

Las es­tra­te­gias ha­cia el de­ba­te co­men­za­ron des­de ha­ce me­ses, lo que in­clu­ye no so­lo un cre­cien­te cli­ma de gue­rra si­co­ló­gi­ca, sino gol­pes cu­yo efec­to ha si­do ad­mi­nis­tra­do en el tiem­po y se­rá ex­plo­ta­do en el mo­men­to cla­ve. En es­te apar­ta­do de­ben in­cluir­se des­de los su­ce­si­vos se­ña­la­mien­tos so­bre el pa­tri­mo­nio per­so­nal y fa­mi­liar del se­ñor Ana­ya, has­ta la con­fe­ren­cia de pren­sa ayer de Car­los Slim pa­ra to­mar abier­ta­men­te dis­tan­cia de An­drés Ma­nuel López Obra­dor. Y des­de lue­go, el re­vi­vi­do es­cán­da­lo por los con­tra­tos irre­gu­la­res en la Se­de­sol, de la que fue ti­tu­lar Mea­de Ku­ri­bre­ña.

Des­de ha­ce 60 años los de­ba­tes pre­si­den­cia­les em­pe­za­ron a po­ner­se en bo­ga en el mun­do, pues de­mos­tra­ron que en ca­da uno de ellos em­pie­za de nue­vo la cam­pa­ña; que en ese mo­men­to to­dos es­tán en con­di­ción de igual­dad, sin im­por­tar quién va ade­lan­te en la per­cep­ción pú­bli­ca. Ese día se re­par­te ba­ra­ja nue­va, y cual­quie­ra tie­ne la mis­ma opor­tu­ni­dad de ele­var sus vo­tos ca­van­do la tum­ba del ad­ver­sa­rio.

La di­ná­mi­ca de la con­tien­da y la pre­sen­cia ex­hi­bi­da en las en­cues­tas mar­ca­rá otra de las me­cá­ni­cas tra­di­cio­na­les, al vol­ver obli­ga­to­rio que tan­to Mea­de, pos­tu­la­do por la coa­li­ción que do­mi­na el PRI, co­mo López Obra­dor, de Morena y sus alia­dos, va­yan a te­ner a Ana­ya co­mo ob­je­ti­vo cla­ro de sus ata­ques. Mea­de, bus­can­do el se­gun­do lu­gar que si­gue sin con­so­li­dar. López Obra­dor, pa­ra ale­jar al que­re­tano.

Ello val­drá pa­ra Margarita Zavala, que di­ri­gi­rá sus ata­ques so­bre Ana­ya, a quien res­pon­sa­bi­li­za de ha­ber si­do mar­gi­na­da en el PAN, cu­yo li­de­raz­go le dispu­tará fron­tal­men­te pa­se lo que pa­se el día de los co­mi­cios.

La se­ño­ra Zavala lle­ga­rá al de­ba­te cons­cien­te de que se re­vi­sa­rán con lu­pa sus po­si­cio­na­mien­tos con res­pe­to a Mea­de a in­clu­so so­bre López Obra­dor, an­te ver­sio­nes de que en la par­te al­ta de ma­yo po­dría de­cli­nar en fa­vor de al­guno de ellos, en fun­ción del lu­gar que ca­da quien ten­ga en las en­cues­tas en ese mo­men­to.

En los cuar­tos de gue­rra del PRI y Morena han es­tu­dia­do reite­ra­da­men­te el vi­deo de la desas­tro­sa vi­si­ta de Ana­ya al ITESO de Gua­da­la­ja­ra, don­de tras un dis­cur­so de una ho­ra y es­pe­cial­men­te an­te un cam­bio con­ti­nuo de guión, con pre­gun­tas du­ras, el pa­nis­ta nau­fra­gó.

A su vez, in­te­gran­tes de los equi­pos de Ana­ya y Mea­de tie­nen de­tec­ta­do que López Obra­dor mos­tra­rá su la­do más tem­pe­ra- men­tal si sus ad­ver­sa­rios sa­can a co­la­ción la no­ta­ble par­ti­ci­pa­ción que en la cam­pa­ña y en la con­duc­ción de Morena ex­hi­ben sus hi­jos Jo­sé Ma­nuel y An­drés López Bel­trán. Es­te úl­ti­mo po­dría ser ma­te­rial es­pe­cí­fi­co de crí­ti­ca, por su pe­so es­pe­cí­fi­co en la cam­pa­ña, por ha­ber im­pul­sa­do a per­so­na­jes cues­tio­na­bles co­mo can­di­da­tos a car­gos de elección, o por re­unir­se en si­tios pú­bli­cos con le­yen­das ne­gras de la po­lí­ti­ca, co­mo Re­né Bejarano.

Los es­tra­te­gas de PRI, PAN, PRD e in­clu­so Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano di­cen te­ner la cer­te­za de que to­car en el de­ba­te a la fa­mi­lia de López Obra­dor pue­de ha­cer ex­plo­tar al ta­bas­que­ño. Pe­ro has­ta ha­ce al­gu­nos días mos­tra­ban re­ser­vas so­bre la lec­tu­ra que ten­dría el pú­bli­co ha­cia el uso del te­ma fa­mi­liar en el de­ba­te.

Mea­de re­ci­bi­rá sin du­da me­tra­lla uni­for­me so­bre los se­ña­la­mien­tos de co­rrup­ción ex­ten­di­da en el PRI y mu­chos de los go­ber­nan­tes que ha lle­va­do a sus pues­tos. Se­rá di­fí­cil que el aban­de­ra­do del blo­que ofi­cia­lis­ta no car­gue con una fac­tu­ra en es­te cam­po, sal­vo que por fin en­sa­ye ma­yo­res már­ge­nes de des­lin­de de los que ha in­ten­ta­do has­ta aho­ra.

Más allá de to­do lo an­te­rior es­ta­rán las do­tes de tri­buno que ca­da quien ex­hi­ba, y el co­no­ci­mien­to de los te­mas que con­fec­cio­na­rán el de­ba­te. Mea­de mues­tra en es­te cam­po su apues­ta ma­yor, por te­ner la men­te más en­tre­na­da y una ex­pe­rien­cia su­pe­rior en el ser­vi­cio pú­bli­co. Adi­cio­nal­men­te, se tra­ta de un hom­bre que dis­fru­ta la po­lé­mi­ca en cor­to.

Ana­ya cuenta con un ma­ne­jo su­per­fi­cial de los te­mas, es un no­va­to en el ser­vi­cio pú­bli­co, pe­ro tam­bién po­see una men­te or­de­na­da, y más pre­sen­cia que Mea­de. López Obra­dor es sin du­da el más ca­ris­má­ti­co del gru­po, el más agu­do po­lí­ti­ca­men­te, y de­be pre­ver­se que lle­ve ba­jo el bra­zo cier­ta ar­ti­lle­ría de se­cre­tos de sus ad­ver­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.