En Eu­ro­pa, entre 8% y 12% de ca­sos: OMS

El Universal - - NACIÓN - INDER BUGARIN —jus­ti­ciay­so­cie­dad@elu­ni­ver­sal.com.mx

bbb Bru­se­las.— Un diag­nós­ti­co in­co­rrec­to, una in­ter­ven­ción clí­ni­ca erró­nea, una do­sis equi­vo­ca­da de me­di­ca­men­to, un desa­ti­na­do cálcu­lo so­bre los efec­tos se­cun­da­rios de un fár­ma­co dis­pen­sa­do o vul­ne­ra­bi­li­da­des en los sis­te­mas de aten­ción pue­den re­sul­tar en un even­to no desea­do en los en­tor­nos mé­di­cos, sean hos­pi­ta­les, con­sul­to­rios pri­va­dos o al­ber­gues de an­cia­nos.

Se­gún la úl­ti­ma es­ti­ma­ción de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en los paí­ses miem­bros de la Unión Eu­ro­pea los erro­res mé­di­cos y los even­tos ad­ver­sos re­la­cio­na­dos con la aten­ción mé­di­ca ocu­rren de 8% a 12% de las hos­pi­ta­li­za­cio­nes.

Las in­fec­cio­nes, aje­nas a la cau­sa por las que in­gre­sa al cen­tro mé­di­co, afec­tan a uno de ca­da 20 pa­cien­tes in­ter­na­dos.

La Agen­cia de Es­ta­dís­ti­cas Eu­ro­pea (Eu­ros­tat), en un estudio pu­bli­ca­do en 2006 y que a la fe­cha si­gue sien­do re­fe­ren­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, se­ña­la que 23% de los ciu­da­da­nos co­mu­ni­ta­rios se ha vis­to di­rec­ta­men­te afec­ta­do por un error mé­di­co, 18% ase­gu­ra ser víc­ti­ma de un error gra­ve en el hos­pi­tal, mien­tras que 11% di­ce que le re­ce­ta­ron el me­di­ca­men­to in­co­rrec­to.

Tan só­lo en el Reino Uni­do, una de ca­da 28 muer­tes en los hos­pi­ta­les del Ser­vi­cio de Sa­lud Na­cio­nal (NHS) es con­se­cuen­cia de la de­fi­cien­te aten­ción del pa­cien­te, in­di­ca una in­ves­ti­ga­ción de la Es­cue­la de Hi­gie­ne y Me­di­ci­na Tro­pi­cal de Lon­dres.

El Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Paí­ses Ba­jos re­por­ta al­re­de­dor de 20 muer­tes al mes por erro­res mé­di­cos co­me­ti­dos en las clí­ni­cas.

Si bien no hay un sis­te­ma de sa­lud ar­mo­ni­za­do en la Unión Eu­ro­pea, las víc­ti­mas de un error o ne­gli­gen­cia mé­di­ca es­tán pro­te­gi­das por le­yes es­pe­cí­fi­cas na­cio­na­les.

Por ejem­plo, los paí­ses nór­di­cos (Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia, No­rue­ga y Sue­cia) se ca­rac­te­ri­zan por con­tar con un pun­to de contacto cen­tral pa­ra aten­der los re­cla­mos de com­pen­sa­ción por par­te de los pa­cien­tes. De es­ta ma­ne­ra evi­tan una car­ga del sis­te­ma ju­di­cial.

La com­pen­sa­ción pue­de otor­gar­se no só­lo por per­jui­cios ma­te­ria­les, ta­les co­mo gas­tos mé­di­cos o pér­di­da de ingresos, tam­bién por da­ños no tan­gi­bles, co­mo do­lor y even­tua­les tras­tor­nos.

Pa­ra ob­te­ner una com­pen­sa­ción por los da­ños, de­be ha­ber un víncu­lo cau­sal entre el tra­ta­mien­to mé­di­co y la le­sión cor­po­ral su­fri­da por el pa­cien­te, así co­mo cual­quier da­ño con­se­cuen­te.

Los pa­pás de Edward acu­san que su hi­jo fa­lle­ció por ne­gli­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.