Los pa­dri­nos del Na­po

El Universal - - NACIÓN - Sal­va­dor Gar­cía So­to

Cuan­do An­drés Ma­nuel López Obra­dor ase­gu­ró, la se­ma­na pa­sa­da, an­te em­pre­sa­rios que lo cues­tio­na­ron so­bre su re­la­ción con Na­po­león Gó­mez Urru­tia: “No lo co­noz­co, no lo he vis­to. Lo ten­go co­mo se­na­dor por­que ha si­do víc­ti­ma, se­gún nues­tro pun­to de vis­ta, de per­se­cu­ción”, no men­tía. Los dos per­so­na­jes nun­ca se han en­con­tra­do fí­si­ca­men­te, aun­que se­gún tes­ti­mo­nios sí han ha­bla­do te­le­fó­ni­ca­men­te; pe­ro fue­ron otros dos per­so­na­jes, una mu­jer de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en Mé­xi­co y el lí­der del Par­ti­do La­bo­ris­ta de In­gla­te­rra, Je­remy Corbyn, los que le su­gi­rie­ron al can­di­da­to pre­si­den­cial de Morena la pos­tu­la­ción del ex di­ri­gen­te del sin­di­ca­to mi­ne­ro ra­di­ca­do en Ca­na­dá.

Entre la pe­rio­dis­ta me­xi­ca­na —su ami­ga cer­ca­na— y el prin­ci­pal lí­der de la opo­si­ción bri­tá­ni­ca con­ven­cie­ron a López Obra­dor de que una can­di­da­tu­ra a Gó­mez Urru­tia, le ga­na­ría apo­yos po­lí­ti­cos de la red mun­dial de sin­di­ca­tos que res­pal­da al ex di­ri­gen­te mi­ne­ro. Or­ga­ni­za­cio­nes tan po­de­ro­sas co­mo la In­dus­trial Glo­bal Unión, que agru­pa a más de 50 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res de 150 paí­ses; la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo; The Wor­kers Uni­ting, or­ga­nis­mo glo­bal in­te­gra­do por los sin­di­ca­tos más im­por­tan­tes de In­gla­te­rra, Estados Unidos, Ir­lan­da, Ca­na­dá y Mé­xi­co, jun­to al Par­ti­do La­bo­ris­ta de Gran Bre­ta­ña, apo­ya­ron a Na­po­león en su de­fen­sa de las acu­sa­cio­nes de frau­de de gru­pos mi­ne­ros alen­ta­dos y fi­nan­cia­dos por el em­pre­sa­rio Ger­mán La­rrea, de Gru­po Mé­xi­co, por el des­vío de 55 mi­llo­nes de un fon­do mi­ne­ro.

La re­la­ción con el lí­der de la opo­si­ción bri­tá­ni­ca na­ció du­ran­te la vi­si­ta de López Obra­dor a Lon­dres en sep­tiem­bre de 2017. A par­tir de con­tac­tos pre­vios de Al­fon­so Ro­mo, fue in­vi­ta­do por Corbyn al Par­la­men­to del Reino Uni­do. La ideo­lo­gía so­cial­de­mó­cra­ta del di­ri­gen­te que de­vol­vió al Par­ti­do La­bo­ris­ta a la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta y que pro­po­ne re­na­cio­na­li­zar ser­vi­cios pri­va­ti­za- dos por go­bier­nos de Gran Bre­ta­ña, uni­ver­si­dad gra­tui­ta y re­vi­sión de con­tra­tos pre­ca­rios, entre otros te­mas que le ga­nan po­pu­la­ri­dad entre los bri­tá­ni­cos, hi­zo que los dos po­lí­ti­cos se en­ten­die­ran, ade­más de que Corbyn ha­bla un per­fec­to es­pa­ñol, pues es­tá ca­sa­do con la me­xi­ca­na Lau­ra Ál­va­rez, 20 años me­nor que él y con quien se ca­só en 2013, lue­go de que el po­lí­ti­co ayu­da­ra a en­con­trar a una so­bri­na de Lau­ra que ha­bía si­do se­cues­tra­da por su pa­dre in­glés.

Fue tal la coin­ci­den­cia ideo­ló­gi­ca, po­lí­ti­ca y has­ta ge­ne­ra­cio­nal —68el bri­tá­ni­co y 64 el ta­bas­que­ño— que Corbyn le de­vol­vió la vi­si­ta a López Obra­dor el fin de año de 2017 cuan­do es­tu­vo in­vi­ta­do en su ran­cho La Chin­ga­da, en Pa­len­que, y re­co­rrie­ron jun­tos Ta­bas­co. En esas reunio­nes se ar­mó la can­di­da­tu­ra de Na­po­león Gó­mez Urru­tia, que se anun­cia­ría en fe­bre­ro de 2018, con to­dos sus apo­yos in­ter­na­cio­na­les y al mis­mo tiem­po se se­lló una alian­za entre Morena y el in­flu­yen­te Par­ti­do La­bo­ris­ta.

Por eso y por­que for­ma par­te de un plan pa­ra re­for­mar la mi­ne­ría en Mé­xi­co, a par­tir de im­pues­tos a las gran­des com­pa­ñías me­xi­ca­nas y ex­tran­je­ras que ex­plo­tan mi­ne­ra­les, López Obra­dor ha de­fen­di­do, sin co­no­cer per­so­nal­men­te, a Gó­mez Urru­tia. Con to­do y la cam­pa­ña que, con des­ple­ga­dos, ha ini­cia­do nue­va­men­te el em­pre­sa­rio al que se en­fren­tó el ex di­ri­gen­te mi­ne­ro, Ger­mán La­rrea, de Gru­po Mé­xi­co, que se opo­ne a la can­di­da­tu­ra del Na­pi­to .

Así que, el Na­pi­to tie­ne mu­chos mal­que­rien­tes, so­bre to­do los que se ve­rían afec­ta­dos con su re­gre­so al país y a una po­si­ción de po­der e el Congreso; pe­ro tam­bién tie­ne po­de­ro­sos e in­flu­yen­tes “pa­dri­nos” que lo co­bi­ja­ron y lo im­pul­sa­ron des­de el sindicalismo in­ter­na­cio­nal, los mis­mos que hoy es­tán de­trás de la fra­se de López Obra­dor. “No lo co­noz­co, no lo he vis­to… pe­ro va a ser se­na­dor”.

NO­TAS INDISCRETAS…Cuan­do se ha­bla de “focos ro­jos” y de “ul­ti­má­tums” a la cam­pa­ña del can­di­da­to del PRI, Jo­sé An­to­nio Mea­de, la ur­gen­cia no es pa­ra to­dos. Al me­nos eso di­cen ju­ga­do­res y cad­dies que el vier­nes pa­sa­do, des­de las 9 de la ma­ña­na, afir­man ha­ber vis­to al di­ri­gen­te del PRI, Enrique Ochoa, ju­gan­do Golf de lo más tran­qui­lo en el Club de Bos­ques San­ta Fe. A Ochoa lo acom­pa­ña­ban en el cam­po su se­cre­ta­rio de Ope­ra­ción Po­lí­ti­ca, Héc­tor Gó­mez Ba­rra­za, y el coor­di­na­dor priís­ta en el Se­na­do, Emi­lio Gam­boa. Ti­ra­ron va­rios ho­yos mien­tras con­ver­sa­ban y reían re­la­ja­dos. Con ra­zón di­cen en Insurgentes Nor­te que aho­ra el PRI tie­ne un di­ri­gen­te “for­mal” y al “real”, que es el se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción, Ru­bén Mo­rei­ra…Los da­dos man­dan Es­ca­le­ra do­ble. Bueno el ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.