Ba­las per­di­das, po­lí­ti­cas fa­lli­das

El Universal - - OPINIÓN - Por LAYDA NEGRETE Can­di­da­ta a doc­to­ra en Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas por la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley. @Lay­daNe­gre­te

Dos fo­tos: una sel­fie fa­mi­liar con los pa­pás y sus hi­jas son­rien­tes. Otra: la mis­ma fa­mi­lia den­tro de su co­che mos­tran­do sus cuer­pos en­san­gren­ta­dos por las ba­las re­ci­bi­das des­de un he­li­cóp­te­ro de la Ma­ri­na. Na­die de­be­ría de guar­dar imá­ge­nes así en sus re­cuer­dos; sin em­bar­go, ca­da vez son más los me­xi­ca­nos que do­lo­ro­sa­men­te las tie­nen.

Efraín (25 años), su es­po­sa Na­llely (28 años) y sus hi­jas Chel­sea (6 años) y Ke­nia (4 años) re­gre­sa­ban a ca­sa. Los acom­pa­ña­ba tam­bién su pri­ma Les­lie (12 años) y otro me­nor (8 años).

Del cielo llo­vie­ron las ba­las. Cuan­do Efraín, muy mal­he­ri­do, de­tu­vo el co­che, un ma­rino de éli­te des­cen­dió de su he­li­cóp­te­ro y se dio cuenta del error. Gri­tó que se tra­ta­ba de una fa­mi­lia y que man­da­ran una am­bu­lan­cia. Re­gre­só a la ae­ro­na­ve e irres­pon­sa­ble­men­te de­jó a la fa­mi­lia a su suer­te.

La am­bu­lan­cia no lle­gó, po­si­ble­men­te nun­ca se pi­dió. Chel­sea mu­rió en bra­zos de su pri­ma. La más pe­que­ña, en el re­ga­zo de su ma­dre y po­co des­pués, pe­se a los rue­gos de Efraín de re­sis­tir, Na­llely lan­zó un úl­ti­mo que­ji­do en el hom­bro de su es­po­so. Efraín per­dió el co­no­ci­mien­to. Les­lie lo­gró lla­mar a su ma­dre pa­ra pe­dir­le que no la de­ja­ra mo­rir, que se es­ta­ba de­san­gran­do.

Una mu­jer que pa­sa­ba por ahí, tu­vo el va­lor de lle­var a Les­lie y al me­nor a un hos­pi­tal. Des­pués de va­rias lla­ma­das de au­xi­lio por fa­mi­lia­res, una am­bu­lan­cia de la Cruz Ro­ja res­ca­tó a Efraín.

Efraín lo­gró vi­vir lo su­fi­cien­te pa­ra ir unas ho­ras al ve­lo­rio de sus hi­jas y su es­po­sa, pos­tra­do en una ca­mi­lla. Es­ce­na des­ga­rra­do­ra. Días des­pués fa­lle­ció. Los tes­ti­mo­nios de los so­bre­vi­vien­tes con­tri­bu­ye­ron a re- cons­truir la tra­ge­dia.

El in­ves­ti­ga­dor Ernesto López Por­ti­llo, de­di­ca­do a pro­mo­ver me­ca­nis­mos in­de­pen­dien­tes y ex­ter­nos pa­ra eva­luar el uso de la fuer­za de las cor­po­ra­cio­nes, nos aler­ta so­bre el im­pul­so que en­fren­tan au­to­ri­da­des a au­to-in­ves­ti­gar­se, a des­es­ti­mar la gra­ve­dad de los even­tos y a en­cu­brir sus erro­res.

Es­te es un cla­ro ejem­plo de có­mo la Se­cre­ta­ría de Ma­ri­na (Se­mar) ce­dió a las tres ten­ta­cio­nes. En un pri­mer co­mu­ni­ca­do, la Se­mar omi­tió la muer­te de la fa­mi­lia. En un se­gun­do, su­gi­rió que las ba­las mor­tí­fe­ras per­te­ne­cían a pre­sun­tos nar­co­tra­fi­can­tes y ne­gó ca­te­gó­ri­ca­men­te el ex­ce­so en el uso de la fuer­za. Tre­ce días des­pués, la Se­mar ad­mi­tió par­cial­men­te los gra­ves even­tos ca­li­fi­cán­do­los, eu­fe­mís­ti­ca­men­te, co­mo un “he­cho cir­cuns­tan­cial”.

Opor­tu­nos pe­ri­ta­jes rea­li­za­dos por la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca evi­den­cia­ron que las ba­las que ma­ta­ron a la fa­mi­lia fue­ron per­cu­ti­das des­de una má­qui­na de gue­rra, des­de el cielo, por nues­tros ma­ri­nos.

Es­ta­mos en due­lo. Es­pe­re­mos que la PGR pa­se del po­wer point a la ju­di­cia­li­za­ción. Pe­ro, ¿son real­men­te los ma­ri­nos quie­nes ja­la­ron el ga­ti­llo los res­pon­sa­bles, o es la gue­rra que en­ta­bló Fe­li­pe Cal­de­rón ha­ce diez años y que con­ti­núa en la pre­sen­te ad­mi­nis­tra­ción?

Cal­de­rón inau­gu­ró una po­lí­ti­ca de dro­ga sin des­tino. Pro­me­tió se­gu­ri­dad que nun­ca lle­gó y or­de­nó a nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das di­ri­gir sus ar­mas con­tra no­so­tros. Hoy re­gis­tra­mos un ré­cord his­tó­ri­co en vio­len­cia le­tal y ca­si la to­ta­li­dad de la po­bla­ción en el país se per­ci­be in­se­gu­ra. No exis­te un so­lo in­di­ca­dor de éxi­to.

Po­de­mos en­ga­ñar­nos cre­yen­do que lo­gra­re­mos un re­sul­ta­do dis­tin- to ha­cien­do lo mis­mo. Po­de­mos vol­ver a apos­tar en una po­lí­ti­ca fa­lli­da de com­ba­te al cri­men ba­la a ba­la, cuer­po a cuer­po, in­sis­tir en erra­di­car la vio­len­cia ejer­cién­do­la. Tam­bién po­de­mos cam­biar. Oja­lá, en un día no muy le­jano, lo­gre­mos ar­ti­cu­lar una au­tén­ti­ca po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y una ver­da­de­ra es­tra­te­gia pa­ra pa­ci­fi­car al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.